"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioLO MÁS RELEVANTE

El fin de las utopías mexicanas

Columna del 19 de enero de 2022

El fin de las utopías mexicanas. Una lección de Maquiavelo

Jorge Miguel Ramírez Pérez jmramirez5

 

Una de las cosas que se le aprende a Nicolás Maquiavelo es su idea práctica de la voluntad ajena en política. El florentino decía que era importante que el pueblo amara a su soberano, porque la emoción positiva del desprendimiento de los ciudadanos hacia quien los regía, le originaban obediencia, lo enaltecían y le acompañaban en las decisiones siempre enmarcadas en la consideración que la gente las apoyaba como elemento de afecto, mas que una política que les resultara aceptable. Era lo ideal, decía.

El problema radica en la naturaleza del afecto de los demás, porque en gran medida ese amor al gobernante, estaba atado a cuestiones subjetivas, que calificaban un prestigio sostenido o la imagen que produjo originalmente el sentimiento, a veces clara y a veces incierta, pero sobre todo volátil. Mas que todo, era algo que no le pertenecía al gobernante, algo que le era ajeno, una voluntad que el gobernante no poseía y que le era indispensable para ser obedecido. He allí el problema.

Porque un gobierno que no es obedecido no es gobierno. Punto.

Para el autor de "El Príncipe", solo había dos formas: obedecían al gobernante por el amor profesado o le obedecían por miedo.

Reflexionaba el antiguo canciller de Florencia, que esa diferencia se solucionaba entendiendo que el gobernante no podía producir amor a su persona o por lo menos no lo podía conservar indefinidamente, y en cambio si estaba en su voluntad plena producir y reproducir el miedo.

Insistir en retener el amor ajeno siempre ha sido una experiencia incierta. En política la gente deja de amar a un partido favorito, a líderes que no cumplieron con las expectativas que la propaganda pregonaba, y se produce el vacío a sus órdenes o consignas.

Luego de dejar de amar, la gente empieza a odiar para después despreciar, para finalizar con desdén, o indiferencia.

Por eso una vez perdido el apego al PRI o al PAN, ha sido enormemente difícil recuperar lo perdido; y como no causan temor, se quedan ahí, sin ser obedecidos, nadie los toma en serio. Existen, pero no viven la pasión del juego de poder, son inservibles hasta para ellos mismos.

Por eso el planteamiento de Maquiavelo es una fórmula sin actualizaciones automáticas, de hecho, el argumento del amor de los súbditos, literalmente solo lo conserva la realeza como los Windsor, que se plantean diariamente sin cuentan con ese favor afectivo de su pueblo. Perderlo les aterra.

Pero los líderes de las democracias apresuradas, adoptan el modelo, no analizan las realidades, sencillamente, se obsesionan con recibir cariño de su pueblo, les hablan hermoso, les dicen gente buena y sabia, y otras lindezas para manipularlos, "les compran dulces", les anuncian dádivas y les reiteran que los anteriores eran muy malos, y se quedaban con lo de ellos.

Y lo creen, lo siguen creyendo, hasta que se desmorona el reparto y crece la inflación, ya pronto.

La caída del amor es en cascada, empiezan pocos a rebelarse al engaño, luego muchos se muestran lejanos al viejo liderazgo; para terminar, aborreciéndolo.

El amor estaba ligado indisolublemente a un mundo feliz, a una utopía que cada quien le daba forma en su mente; y cuando la utopía se vuelve repetitiva e insolente, se cae.

Las utopías como todo lo que pertenece a la imaginación sin piso, tienen esa función de restituir amores perdidos, objetos abandonados, personas distanciadas, sustituir planes por otros mas fantasiosos. Y la debacle empieza cuando se apaga el sentimiento.

Entra en acción el miedo...

  Escribir comentario (0 Comentarios)

¿Qué nos depara el 2022?

Columna del 29 de diciembre del 2021

 

¿Qué nos depara el 2022?

 

Jorge Miguel Ramírez Pérez jmramirez4

 

 

 

Claro que todos deseamos comodidades en la vida. Por
eso las felicitaciones de cajón anticipan: salud, bienestar económico, paz y tranquilidad; nadie quiere ni siquiera pensar en enfermedades, tampoco en pérdidas económicas, problemas con la justicia o accidentes. Algún comentario que no concuerde con en ese ramillete de deseos que llamamos felicidad, suena inapropiado, fuera de lugar y tono. No es lo que se estila, lo de estos días es repartir formulismos buena onda ¡faltaba más!
 
Así que un pronóstico que no curse única y exclusivamente por los senderos del pensamiento positivo, no es grato; porque impera en el colectivo el pensamiento mágico, donde la suerte, -ese fantasma inexistente- puede volcar nuestros errores que mejor no se comentan, en un paraíso espontáneo, sin las consecuencias de lo hecho mal en el pasado por descuido o candor.
 
Lamentablemente la verdad se opone al deseo de no cosechar malos frutos de lo mal sembrado, no es lógico, y por eso lo que viene inexorablemente, se finca en la dura realidad de los antecedentes, mas allá de los exorbitantes deseos del voluntarismo personal.
 
Así qué, a lo hecho pecho.
 
Y en el terreno de la política, aunque a muchos no les interese mucho el tema mis queridos lectores, hay que asumir los costos de lo que decidimos en el pasado. Porque si votas influyes, y si no lo haces también influyes, no hay para donde hacerse.
 
Y a pesar de que unos y otros quieran cambiar las cosas ya sea para sacar del gobierno a Obrador en el 2022, o para ratificarlo como difunden sus seguidores; el hecho es que el error se debe completar y será hasta el 2024, cuando expire su mandato, y digo mandato, porque fueron los votantes en el 2018 los que decidieron que estuviera hasta esa fecha, a nadie le pasó por la cabeza que sería menos, como también casi nadie queremos que sea más tiempo.
 
Porque precisamente lo que se trata es materializar una tomada de pelo, por medio de la insulsa e inoperante revocación de mandato. Es hacer relativo el término temporal de la presidencia y no respetar lo que se establece con precisión en la Constitución: una votación que en el 2018 fue y es para seis años.
 
¿O será México el único país con democracia y leyes, donde se engaña a la gente y se le burlan sus derechos políticos, al condenar al país de parte de sus autoridades a poner en uso leyes de manera retroactiva?
Esa ley en todo caso, debería ser puesta en marcha después, de concluida la presidencia de Obrador, como se hace con todas las leyes que se aprueban de manera transicional, en tanto su vigencia solo se aplica, cuando a los ciudadanos se les notifica públicamente que votarán sólo por tres años y una prolongación de tres más, o en su defecto: que votarán por seis años y en caso concreto de…. alguna anomalía, que todavía no se discute, porque debe proceder una causa fundamentada y motivada ¿cuál sería? Habría que buscar un tipo de figura que tenga seriedad, que sea legal, no que mida popularidades, no es para reina de la simpatía, como se imaginan incluso los propios presidentes en México.
 
Ve usted mi querido lector con claridad que es una burla y burda.
 
Una burla que los propios consejeros del INE avalaron, y ahora para deshacer su enorme pifia pretextan insuficiencia presupuestaria.
 
Como señalo, no hay uno solo de los involucrados en las decisiones, que la libre con un conocimiento elemental del derecho y respeto por las leyes. De Obrador no me sorprende, cada día ratifica su ignorancia supina -ignorantio elenchi-, como esa entre las últimas, de que México fue fundado hace 10 mil años, ¡para Ripley!
 
Imagínese que el sujeto de las mañaneras no sabe la diferencia entre una civilización, una cultura de un pueblo y la fundación nacional de un país ¡y… preside uno! Sencillamente no sabe que cuando arribaron los europeos a las costas de lo que hoy es México, hallaran pueblos en la edad de piedra, porque los mexicas y a los que sojuzgaban atrozmente, no conocían los metales y no usaban la rueda… punto.
 
Pero de quien si me sorprende es de Lorenzo Córdova que presume ser hijo de un intelectual de izquierda, la misma tendencia de Obrador; porque entre paréntesis todo el pleito es entre izquierdas; Lorenzo es egresado del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, de donde han salido: Jorge Carpizo, Diego Valadez, Jorge Madrazo y hasta se ha colado John Ackerman el autoelogiado ideólogo del obradorismo; para salir con la propuesta novedosa de apoyar una revocación que está fuera de lugar, de tiempo y de las garantías constitucionales.
 
Así que, con esas desgastantes decisiones de parte de las autoridades, en lo político, en lo emocional y sobre todo del dinero de los contribuyentes para el 2022, tenemos además los pronósticos del que fuera gobernador del Banco de México, quien declaró el fin de semana que las alzas de los precios iban a continuar, o lo que es lo mismo, que las tasas de interés subirán también, afectando tarjetas de crédito y otros compromisos que van a golpear fuertemente en el bolsillo de los mexicanos.
 
La misma ruta de in eficiencias en salud y en el suministro de medicamentos. De hecho, nada de lo que el gobierno ha emprendido tiene futuro cierto.
 
Otros temas corren de manera similar: el crimen crece, los perniciosos están ensoberbecidos; la migración se ha convertido en un problema mayúsculo que va alcanzando consecuencias mayores y en síntesis la vida política no tiene visos de una mejoría. Se va a ir dividiendo más Morena.
 
Por eso es mejor la verdad que predispone a usar la cabeza, que pensar que una solución mágica puede darnos lo que no construimos.
  Escribir comentario (0 Comentarios)

México alcanzó el desorden y la ficción el nivel de locura colectiva jamás imaginado

Columna del 22 de diciembre del 2021

México alcanzó el desorden y la ficción el nivel de locura colectiva jamás imaginado

Jorge Miguel Ramírez Pérez jmramirez3

 

No solo hay una larga lista de datos reales que indican el título de esta entrega, y no los transcribo porque se agotaría el espacio y todos los conocen y los padecen; además sería, un ejercicio desalentador recordar que cada día el país en su conjunto, se desbarranca entre un desastre descomunal y una división promovida desde arriba para confrontar a los mexicanos.

Este entorno que proyecta mayores e incontenibles daños a la economía, a la desintegración nacional y a la pérdida territorial de la materialización legal consustancial a un país serio y estructurado, apenas asoma consecuencias para la mayoría de los pobladores, que se sienten encantados con la situación que se impulsa en la demolición institucional.

¿Porqué no pueden 7 de cada 10 mexicanos según las encuestas de apoyo al presidente, ver el panorama desalentador como está realmente?

Porque ni modo que no vean las pérdidas de empleos y del valor adquisitivo de la moneda. Ni modo que no padezcan directa o indirectamente la proliferación de las bandas delincuenciales ¡Claro que sí!

Hablar de un 7.8 % de inflación de acuerdo con las mediciones que toman como referencia la canasta básica, es solamente precisar una parte de la crisis inflacionaria, que, en su conjunto, llega a duplicar los precios de algunos productos que no se encuentran en la lista de los indicadores oficiales. El hecho, es que la escalada inflacionaria no tienen forma de pararla y la cortina de concreto que detenía la inundación ya se fisuró y cada día se va abrir más, representando un peligro para México, como se dijo parafraseando otras épocas electorales.

Entonces la causa por haber votado por esa entelequia que es Morena y por Obrador, no debe buscarse en los resultados de tres años de fracasos y promesas incumplidas; porque es obvio que nadie está pensando objetivamente en hacer una evaluación del "gobierno", que por cierto se rehúsa a gobernar, se niega a poner orden que es su primera obligación. Y en cambio todo mundo, aunque identifican errores específicos y los señalan, le siguen brindando apoyo a Obrador. ¿Inexplicable la contradicción?

Aparentemente no puede ser congruente esa muestra de percepciones, porque se esperaría que la lógica se impusiera en lo elemental: ¿cómo mostrar satisfacción a quien tienen el control absoluto del gobierno y a la vez tropieza burdamente en todo, en sus planteamientos estrambóticos y en sus procedimientos de acción gubernamental inmersos en lo absurdo y de ignorancia plena de las ciencias del gobierno?

¿Es una locura?

Por un lado, definitivamente, sí. Porque lo que plantea es ficticio, y mucha gente no le da la cabeza a entender que regalar dinero con fines electorales lleva a la quiebra al país, a cualquiera, si no fuera así otros demagogos más experimentados lo habrían hecho. O tirar un dineral en una consulta que no tiene pies ni cabeza, es solamente un capricho por la sencilla razón que las leyes de todo el mundo no son retroactivas, y así cada día los caprichos se suceden como ese de regalar un libro a asesinos profesionales, secuestradores, y hampones de toda laya violentos; un libro, cualquier libro como medicina o recurso sucedánea en vez de aplicar las leyes que entonces habría que tirarlas a la basura, según esas recetas candorosas o acobardadas, lo que usted prefiera.

Pero me parece que mas allá de lo desorbitada que puede ser una masa, hay una motivación mayor que personifica Obrador, un deseo irrefrenable de envidia y venganza por la gente que estuvo en el poder o por la gente que tiene un peso más, así de pedestre y terrible resulta ser el común denominador que conjunta una emoción colectiva de odio en la comisura de los labios, de millones que sabiéndose mediocres, desmotivados y sin rumbo, se conforman con mascullar sus resentimientos en la satisfacción de ver o sentir o al menos creer, que les está yendo mal a los que se les envidia.

Grave conclusión que ha pasado por mi cabeza que espero sea solo una postura de moda pública y no de raíces de amargura inacabable.

Pero la insidia colectiva se sembró entre los mexicanos. Es un hecho, cotidiano.

Quien debería ser el líder de los mexicanos se solaza, disfruta, dividiéndolos por diversión perversa.

¿O que se busca además de destilar veneno entre las personas que debería ser conducidos a verdaderas acciones legales y legítimas?

Un país rico y poderoso en manos de criminales considerados como amigos. Un gran y enorme México en manos de la misma oligarquía de siempre, sin castigos a los corruptos que ya no se puede pensar que lo sean porque no hay voluntad capacidad o carácter para castigar a nadie, un territorio en muchos lugares intransitable, peligroso; una burocracia incapaz, una oposición amenazada o comprada a cambio de impunidades, un país de tráfico de personas y en cada mala noticia, en cada mala decisión, incondicionales de Obrador haciendo de las suyas...

  Escribir comentario (2 Comentarios)

El tráfico moderno de esclavos

Columna del 15 de diciembre del 2021

El tráfico moderno de esclavos. México embarrado por un gobierno cómplice

Jorge Miguel Ramírez Pérez jmramirez2

 

¡Qué tragedia lo sucedido en Chiapas con los migrantes muertos y lastimados la semana pasada!

Pero, la tragedia es triple, aparte de los daños irreparables a la vida de las personas, de suyo graves; se anota la incuestionable colusión de las autoridades federales de Migración y de la Guardia Nacional, en el tinglado macabro de la venta de protección a las rutas criminales, que surten de esclavos virtuales a los Estados Unidos.

Se suma, además, la actitud de la población de México insensible, desprovista de humanidad que prefieren ver todo esto como calamidades de la lógica y optan por escuchar a los líderes cobardes de enfrentar el mal público, arguyendo causas que por cierto saben cínicamente son imposibles de resolver y menos con los programitas, simples paliativos, como los de sembrar árboles tumbando otros, para enriquecer a los socios de la parentela corrupta siempre presente en todos los sexenios del poder presidencial. Porque ahora es el cacao, para la fábrica fantasma de chocolate "gourmet": son iguales. Todos.

No hay quien entienda, nadie quiere detalles que alteren el egoísmo consuetudinario de los tercer mundistas, que prefieren la destrucción de todo, mejor, que ir resolviendo con cabeza y pantalones, lo que debe solucionarse con racionalidad, sanciones suficientes y con método, no con arranques caprichosos.

Mire usted querido lector, si leyéramos un libro de historia en particular de la historia del esclavismo en el mundo, tal vez podríamos entender mejor el problema en el que estamos los mexicanos en ese juicio de la historia, que nos es adverso totalmente; y que, por ahora no se muestra como debe ser objetivamente, la maldad de nuestros gobernantes y del sistema de bajezas que siguen implantando y promoviendo día con día.

Si alguien en el futuro no lejano, se pudiera preguntar lo que no vemos hoy, podrá concluir que en nuestro país se ha perdido el respeto esencial y primigenio a la vida humana.

Para empezar, los migrantes que se meten arbitrariamente a otro país el que sea, sin tener documentos que los avalen, que los identifiquen como personas libres, urgidos por un ingreso o por el deseo de mejorar; están reproduciendo un modelo de esclavitud moderna, porque cuando llegan a los cruces fronterizos y aún dentro de EUA no tienen derecho a nada, son tratados como seres inferiores, como objetos de persecución con perros y policías que los violentan y no hay nada que hacer para que ellos puedan ser tratados de mejor manera, sino como si fueran una subespecie sin consideraciones de la dignidad humana. Es un drama que, por común, pasa desapercibido en la moralidad del hombre moderno, si es que esta existiera.

Una persona que trabaja, que presta su servicio a un sistema productivo sin tener derechos de ninguna especie no tiene que andar encadenado o con cepos, para saber que se asemeja a un esclavo, pero de estos tiempos, más interesados en las condiciones de vida de las mascotas que en las de los seres humanos.

Por eso, vergüenza les debería dar a los gobernantes que se ufanan de que los únicos ingresos que crecen realmente en México son las divisas por la vía de remesas que mandan los mexicanos desde el exterior, para engrosar el sistema financiero de nuestro país.

Eso, piénselo, es equivalente a que el pueblo malo e insensible, reciba esos ingresos como pago de renta de compatriotas esclavizados, por la incapacidad manifiesta y creciente de los gobiernos tontos y demagógicos, que hacen todo para bloquear la inversión privada, la que, en todo el mundo, se usa para generar empleos remunerados y productividad.

Aquí las remesas dejan más dinero que el turismo, no se diga que los recursos petroleros que son realmente al revés, representan un barril sin fondo, y que incluso las exportaciones o el apestoso narco.

Porque se demuestra con claridad, que gente trabajadora existe y mucha, lo que no existe es un sistema que garantice trabajo, simplemente son escasas las oportunidades de esfuerzos remunerados y legítimos; porque en México hay dádivas para pagar un electorado cautivo con los mal llamados programas sociales derivados de los impuestos de los que sí producen, pero muy poco para crear empleos dignos. Y los que hay, el gobierno falaz se dedica a hacerles la vida pesada mediante la tripleta del terror de estado: terrorismos fiscales, delincuenciales y militares.

Y para nadie es un secreto que públicamente el gobierno actual tanto el presidente, como la estorbosa que era secretaria de Gobernación, promovían llamados a atestar la frontera con Estados Unidos con migrantes hasta de África, para crear problemas allá y acá, ahora los de allá te devuelven la maldad y les cierran más el paso.

La prueba de que quienes debían controlar el acceso al país, no lo hacen, son los 688 mil extranjeros que informa antier Alejandro Encinas, el subsecretario de Gobernación, que ya metió "legalmente" por órdenes de los mencionados, para que de un plumazo se les den más garantías que a los mexicanos en un tiempo record mundial.

¡Claro que con eso incentivos todos los pobres del mundo se va a arrimar, porque aquí hasta los van a convertir en botín electoral de Morena, sin que nadie, absolutamente nadie se oponga! Negociazo en nombre de un humanitarismo falso.

Porque como se sabe, lo prohibido eleva los costos y el esquema armado por el gobierno de Obrador, encaja en beneficio de las mafias de trata de esclavos, tal parece que los sostienen en esa concesión aquí. No en otro lado, y ya se vio que es mediante los funcionarios sucios de Migración y de la Guardia Nacional, que se llenan de dinero ensangrentado. Porque los pobres desgraciados que pagaron con su vida, también pagaron cuotas en dólares a los intermediarios del poder.

De modo que no le hagan al cuento buscando causas especulativas del marxismo, o causas filosóficas o echándole la culpa a todos: a los gringos o a los chapines, el hecho, el hecho real y oprobioso, sucedió en México, no en otro lugar, fue aquí donde se cometieron esos crímenes de lesa humanidad, fue en los retenes de San Cristóbal, de Comitán y Chiapa de Corzo donde pasaron fantasmagóricamente dentro del tráiler de la muerte, no en otros lugares desconocidos. Y están embarrados todos los que deberían evitar esos lamentables sucesos si cumplieran con su deber.

No hay detenidos, no hay culpables...

Así que la salida planeada para enmendar un hecho nefasto, es la de formar "una comisión investigadora internacional" de seis países. Sencillamente es una tomada de pelo, atroz, deshumanizadora y criminal, para diluir, como todo lo que se hace en el anonimato y en "comisiones" falsas, para encubrir con impunidad criminal al gobierno de hoy, no el de ayer, ni de antier, porque lo que pasó, fue aquí y ahora... ¿o no?

  Escribir comentario (1 Comentario)

Página 1 de 421