"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioLO MÁS RELEVANTE

La perspectiva del 2021

Columna del 6 de enero del 2020

La perspectiva del 2021

Jorge Miguel Ramírez Pérez jmramirez2

 

Estamos en el umbral de las definiciones de las candidaturas a los 21 mil cargos públicos que se elegirán en este año. Son las elecciones mas grandes. Cerca de 95 millones de electores, mucho; y, además, nunca han estado tantos partidos compitiendo a niveles nacional y local. Es todo un evento mayor.

La característica es que todos van contra el Partido Morena, el partido de turbas que representa a uno solo: a López Obrador. Los partidos que fueron aliados en la pasada elección se ve difícil que se integren sin llevar a la cabeza al que ahora está en el Palacio Nacional. Incluso los nuevos que de alguna manera dicen entrar bajo el paraguas de la cuarta transformación, tienen que ir por lo suyo si no, desaparecen. Así de práctico.

Del otro lado lo mas significativo es la alianza opositora que surge de los organismos cívicos y empresariales agrupados en "Si, por México" que le han dado oxígeno a unos partidos agonizantes que ya no generaban ninguna opción ni discursiva, menos la posibilidad de estructurar una oferta política. Fueron su salvación los cívicos que les ofrecieron vida artificial, para formar "Va por México", sobre todo al PRI y al PAN, porque el PRD es un lastre para cualquier alianza dado que tiene el mismo objetivo de la izquierda morenista, sin la fuerza del gobierno y de su líder, con quien tienen diferencias de fondo, pero no ideológicas.

De modo que, si las burocracias partidistas se ponen difíciles y no abren sus institutos con miras hacia el futuro, en verdad armando las candidaturas con gente diferente; lo mas probable es que se estanquen o sean descalificados fuera del esquema ya muy agotado del sistema de partidos de México.

Por supuesto que una primera mano muestra que las plurinominales y las regidurías son el botín apetecible para los grupos oligárquicos de cada partido, pero el reparto debe incluir esas trincheras, si en verdad se quiere salir adelante en esta coyuntura nada fácil. Si se empecinan en retener las posiciones "seguras" se verá que no aprendieron la lección.

Hace falta una estrategia integral que no debe limitarse a presentar un frente común formal, porque debe ser real con toda la honestidad posible, lo que es mucho pedir. Una estrategia en todo el esquema político, económico y social.

A Morena se le debe vencer para frenar el régimen de un solo hombre. Tarea como de romanos, si se tiene en cuenta que todas las mañas se están fraguando, operando y asentando en el esquema de gobierno, para prolongar con margen, el desbarajuste, que ni ellos entienden.

El propósito "ideológico" de Morena es no pensar, solo someterse, seguir al líder en las ocurrencias diarias y aferrarse a los cargos, no tienen plan, no tienen programa, no tienen discurso, ni organización, no tienen operadores profesionales y no tienen disciplina. Así de claro.

Pero lo que tienen es el erario para corromper el voto.

¿Será suficiente?

  Escribir comentario (1 Comentario)

Las verdaderas razones del poder para hacer los cambios

Columna del 9 de diciembre del 2020

Las verdaderas razones del poder para hacer los cambios

Jorge Miguel Ramírez Pérezjmramirez4

 

La filosofía del Dr. House: "Todos mienten"

Por supuesto que el Dr. House no es mas que un personaje de la ficción moderna de los autores Henry Jacoby y William Irwin, que repiten en drama una de las evidencias de la condición humana mas nocivas y también mas comunes: mentir. Desde el principio, en el Génesis, fue así: no hablar con la verdad y esgrimir justificaciones falsas, insulsas, ante la contundente realidad que muestra las egoístas y ventajosas motivaciones de la codicia... "y seréis como dioses".

En el poder, es la mentira la moneda de cambio de uso natural, por eso las versiones nunca encajan en la realidad; se aceptan porque es mejor creerlo que averiguarlo –dicen los escépticos– pero no se convencen.

Y sale el peine... rápido, como las razones políticas de los nombramientos de esta semana.

Los nombramientos en sí se explican porque la política es lógica, contra los que dicen lo contrario con la intención de manipular.

La salida de Alfonso Romo se había tardado. Nunca decidió nada de importancia y jamás fue tomada en cuenta su opinión, a menos que se tomara para hacer exactamente lo opuesto.

Se esperó Romo, desde el principio, cuando constató que el proyecto de gobierno era en contra del sector privado, y cuando a Tatiana, la que rentó barato su apellido, no le dieron nada, le ofrecían estar bajo la secretaria de Gobernación, en un área que no existía, sin posibilidades como ahora, de nombrar a nadie tal vez ni a su secretario particular.

Pero aguantaron, se disciplinaron, deteriorando Alfonso su prestigio de hablarle a los políticos al oído en el tema de negocios no ortodoxos; y ella, la carismática Tatiana como justiciera, fue desarmada y se volvió una más de la masa amorfa de levanta dedos morenacos. Su desgaste fue quirúrgicamente diseñado. Mordieron el polvo.... ¿porqué?

Porque la esperanza es lo último que muere y no podían regresar derrotados. Fueron usados, uno para hacer creer a los mercaderes que sí habría negocios más allá de la familia, y la otra para que legitimara la candidatura de Obrador, nada mas y nada menos la hija del supuesto padre de la democracia moderna.

Tenía Romo la esperanza de que les diera poder el presidente López Obrador: a Tatiana Clouthier la candidatura para la gubernatura de Nuevo León. Para el empresario era importante no solo por tener un espacio político y económico propio, sino porque con ese territorio catapultaba un liderazgo real entre los capitanes de los negocios regiomontanos. No se los concedió el presidente López, y no había mas que hacer. Alguien le ganó la disputa, los de siempre, ahora con una candidata de origen priísta. Se veía difícil que Tatiana ganara después de la congeladora legislativa de donde venía.

Inusitadamente contra su costumbre de no negociar, López Obrador le entregó a la dupla especuladora la disminuida Secretaría de Economía, que tiene más nombre que contenido; y de esa manera quitó a la persona que guardaba el espacio, la que no tenía ninguna utilidad más allá de eso y de que como esposa del manejador de las cifras a modo en el Banco de México, Gerardo Esquivel, se prestaban a presentar los informes que ahora pretenderán cuadrar en el INEGI, cuando la improvisada funcionaria sea investida de la dirección de ese organismo en el 2021.

Nadie sabe para quien trabaja, o más bien se trabaja para operar tras bambalinas: la Secretaría de Economía le conviene a Heriberto Félix Guerra, cuñado de Tatiana, más que a nadie. De ahí saco los apoyos para ser un próspero negociante de sushis, y ahora, después de haber sido el sexenio antepasado el secretario de Desarrollo Social, de su íntimo Felipe Calderón, se ha convertido en todo un magnate, de esos que dicen "voy a hacer solo un poco más".

Nuevo León es un hueso duro de roer, está por el PAN Felipe Cantú, quien fue alcalde y andaba pidiendo por encargo de Paty Flo, Patricia Flores del círculo cercano de su tocayo Calderón, dinero para repartírselo so pretexto de elecciones. A un funcionario le pidió sin más, diez millones. De esa calaña es Cantú.

Los regios no se llevan con el Centro, cuando metió el PRI de Peña a una joven como candidato, los empresarios a solicitud de Rodrigo Medina, impulsaron a Jaime Rodríguez el dizque Bronco, con la consigna de protegerlo. Y ni Rodrigo, ni su papá han tenido un solo mal trato.

Cuando Echeverría por encomienda de Díaz Ordaz, le pidió el apoyo a Don Eugenio Garza Sada para ser presidente, el empresario lo condicionó a que Eduardo Elizondo, entonces gobernador de Nuevo León, fuera su sucesor. El desenlace es conocido. Por eso Ricardo Margaín Zozaya le dijo asesino a Luis Echeverría en su discurso de los funerales de Don Eugenio, el perturbado presidente manejaba la guerrilla a trasmano.

Regresando a los otros nombramientos de esta semana, son para puros familiares de Pablo Gómez, que se ha visto callado, después de que habla por los codos. Hasta su exmujer salió tesorera de la Federación, aunque lo único que sabe es la versión tercermundista del marxista Louis Althousser, el desquiciado, que fue maestro de la chilena Martha Harnecker, mentora de comunismo para párvulos.

El nepotismo, que es la marca de la casa como se demuestra hace, además, coincidir en otra beneficiada: Galia Borja, sobrina de Pablo Gómez; el hecho que la fémina también es esposa de Arturo Herrera, el secretario de Hacienda. Todo quedó en familia, así es la cuarta, se ratifica como un aquelarre de parientes.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

¿Porqué López Obrador se burla de las alianzas opositoras?

Columna del 2 de diciembre del 2020

¿Porqué López Obrador se burla de las alianzas opositoras?

Jorge Miguel Ramírez Pérezjmramirez3

 

Puede sonar ofensivo para la oposición que el presidente de México se burle de los intentos aliancistas del PRI, del PAN y del todavía moribundo PRD, pero nadie lo contradice, ni en el discurso, ni en los hechos, esgrimiendo una estrategia bien pensada para frenar al partido del gobierno.

Se podría decir que el escenario es inmejorable para catapultar una coalición de fuerzas que están fuera de toda consideración del poder.

De hecho, la acción del mayoriteo desde el gobierno, es decir reconocer como ciudadanos únicamente a los segmentos que se estima seguirán votando por el partido del Presidente, desconociendo a más de la mitad de la población como si no existieran o fueran un estorbo, es suficiente peso, tanto para mostrar que algo debe hacerse, como para ratificar que lo que se comporta en ese sentido, definitivamente no se corresponde a un modelo democrático que tanto se presume, pero poco se demuestra.

Lo hemos señalado reiteradamente: la democracia según su mas aceptado estudioso, Giovanni Sartori, dice que para que exista una democracia se necesitan dos factores indispensables, uno, que se elijan los gobiernos aplicando el principio de la regla de la mayoría... pero, dos, a la vez, -ojo autoritarios- se respeten los derechos de la minoría.

Porque si sólo se aplica el principio de la mayoría para definir a la democracia, el PRI, en todos los años que estuvo en el poder era "democrático" y no es así, se le consideraba y se le considera una sucesión de regímenes autoritarios, porque en la mayor parte de los procesos electorales donde participó y ganó, fueron elecciones donde obtuvo la mayoría, pero... apabullando sistemáticamente los derechos de las minorías.

De modo que un gobierno que "no los ve, ni los oye" o que no considera a los demás por su forma de pensar o porque no se someten ideológicamente a la corriente que tuvo la mayoría, no es de ninguna manera un gobierno democrático.

Pero eso no lo van a escuchar en las voces de los dirigentes de los partidos de oposición porque para acabarla de complicar, no le entienden a cabalidad a las definiciones políticas y porque finalmente lo que buscan es ser cooptados por el régimen en turno, sin importar que representan siglas diferentes en cuanto a colores y emblemas, porque en el fondo son coincidentes en un izquierdismo trasnochado, en el que se ofrecen visiones ilusorias y exceso de optimismo incumplible; vamos, ¡son lo mismo!... en sus utópicos e irrealizables sueños guajiros.

Todos, absolutamente todos, son partidos que se dicen progresistas, contradicen lo que la ley busca: entidades públicas que representen la pluralidad de las ideas, es decir que los partidos demuestren que tienen plataformas diferenciadas unas de otras y, por supuesto, programas y estrategias distintas, eso no se da en el simulador sistema de partidos mexicanos.

No se quien les metió en la cabeza a los intelectuales orgánicos e inorgánicos que ser de izquierda o socialista es ser inteligente, como si no fuera evidente a lo largo de la historia mundial, que los líderes de esa religión de utopistas, se especializan en matar de hambre a los pueblos y en mandarlos a la miseria. Y es tanta la presión que ni el PAN es de derecha. Es decir, ¿México es país de comunistoides vergonzantes? Habría que planteárselo.

Pero la burla a los opositores de parte de López Obrador proviene seguramente, de la evidente incapacidad de los dirigentes de los partidos que no forman parte del gobierno, para formar un frente contra él.

Porque a la hora de definir las candidaturas se aferran a sus privilegios, y si no acceden ellos por razones de género o por causas que los excluyen, meten a sus parejas y familiares, pero jamás ceden sus intereses mezquinos, enanos, a salvar las siglas con gente que "no ha bailado"; porque sus intereses siempre son del mismo círculo, los mismos personajes abominables, que una y otra vez han circulado por puestos, gubernaturas, alcaldías, senadurías y diputaciones sin una pizca de resultados para mejorar las condiciones de vida de los mexicanos, que más allá de las ideologías, quieren empleos reales y que alguien detenga el crimen que nadie quiere, ni pude detener.

La prueba que tienen que pasar los dueños de las franquicias partidistas es ceder plurinominales y las posiciones "seguras", como las regidurías, para salir de la crisis.

Pero se ve difícil que se pueda armar una fórmula general que sea a la vez generosa, -un término que de entrada se excluye- como estratégica, porque de alcanzarse el éxito de la operación se tendría, -por las consecuencias- que replantear todo el sistema de partidos. En otras palabras, sería el génesis de la renovación del sistema político nacional que ya llegó con este régimen, a su fase terminal.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Obama, el poder de la demagogia y la fantasía política

Columna del 25 de noviembre del 2020

Obama, el poder de la demagogia y la fantasía política

Jorge Miguel Ramírez Pérez jmramirez2

 

Acaba de publicar un libro Barak Obama, que tituló ampulosamente "La Tierra Prometida", en inglés: "The Promise land", es un mamotreto de casi mil páginas por lo menos, la versión que circula en las redes con todo el apoyo seguramente de los propietarios de esos medios, que nada advierten sobre si es o no una copia autorizada.

Pretende ser el libelo propagandístico, una autobiografía escrita al estilo de James Baldwin. Lo hojeé y me pareció doble i, insulso e intrascendente. No me atreví a usar mucho tiempo para leer las inclinaciones del expresidente creado en un ambiente musulmán intolerante, el de Indonesia en sus primeros años; por las lecturas protomarxistas; tampoco me parece interesante saber lo "casto" que no se pudo comportar Obama, con las chicas del Occidental College, donde cursaba. No me gustó que las describiera con su nombre y las denostara, no porque sea falto de caballerosidad que lo es, sino porque dragonéa políticamente en el papel, de un supuesto defensor de la mujer y sus derechos.

En fin, Obama es el mismo del estilo rebuscado, propio de sus discursos sin consistencia, indefinidos, llenos de lugares comunes y sus referencias que conducen siempre a la discriminación hacia los negros, que es su tema, por no decir que es el único, porque cierra presumiendo ser el conductor de los estadounidenses a una tierra prometida, que desconoce y que le parece bien robarse el concepto bíblico, que no entiende sino como una utopía de su propia mente manipuladora.

Reforzó Obama la estrategia de la promoción del libro, con una serie entrevistas. Entre ellas una larga con el periódico español "EL País" donde no dijo nada nuevo, atacó a Donald Trump en términos de ser distinto a él, pero sin un solo argumento consistente, por ejemplo se refirió a la pandemia y aseguró que Biden, la iba "a controlar", está igual, pero con mayor sofisticación, que la secuaz de Maduro, que dice que ya tienen un convenio con el corona virus para que no afecte a la salud de los venezolanos.

Revela Obama entre líneas que no pueden hacer mucho para devolverle viabilidad al proyecto que traían antes de la llegada de Trump.

La entrevista y el libro mostraron inusitadamente, una deliberada acción en los medios por llenar el vacío que se ha producido por las menciones del fraude electoral y el cuestionamiento al sistema democrático de los Estados Unidos.

Por una parte, tanto el libro como las entrevistas en los diferentes medios, persiguen el propósito evidente de apuntalar a un Joe Biden que no logra cuajar en el ánimo de los estadounidenses. Un político desabrido, que no trae propuestas realistas que no sean deseos descabellados, y que no evoluciona hacia su legitimación, no su legitimidad, no se siente Biden con los hilos de la conducción, tiene tropiezos. De hecho, sigue la línea demagógica del propio Obama, hablar mucho, con buena rima, pero sin claridad en los temas, o con intenciones y sueños que por acá en nuestros lares les llamamos sueños guajiros.

En el fondo también habría que sumarle a las gestiones abogadiles de Obama en favor de Biden, que parece caminar entre la duda de los estadounidenses "promedio", también el intento prematuro por lanzar una campaña orquestada para hablar exageradamente a favor de Michelle Obama, su candidata tapada, porque le urge posicionarla para que la Kamala Harris, no le gana el brinco; que de hecho le lleva ventaja sobre todo si sustituye a Biden, que se le ve abrumado.

Obama es todo un dictador con cautela cuida un estilo no burdo, ya fue presidente ocho años; Trump, le quitó encima la férula de Hillary, y ahora Biden sin su ayuda no podrá dar un paso, solo falta que escala a su esposa para hacerse de las riendas sin desgaste.... Porque para comenzar ya les vendió la versión secularizada de la "tierra Prometida" en defensa de las ideas iluministas de la ilustración del siglo XVIII como lo dijo en la entrevista a "El País".

Finalmente Obama se siente un ser superior, al final de la entrevista de El País, refirió la anécdota de que un niño, le pidió tocar su cabeza y su pelo, y el infante, dijo que se sorprendió que era igual que el niño; lo dijo de manera tal sentimental que la gente se siente impactada, pero si usted revisa después de sus emociones, casi dice que el niño descubrió que ese dios que tenía enfrente, por supuesto Obama: ¡era humano!

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 1 de 408