"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioLO MÁS RELEVANTE

Urzúa, No te ayudes compadre

Columna del 6 de julio del 2020

Urzúa, No te ayudes compadre

Jorge Miguel Ramírez Pérezjmramirez5

 

Es muy sospechoso que un funcionario de la Hacienda Pública no entienda a cabalidad su papel de garantizar con su hoja de servicios y sus decisiones, la confianza para que los capitales, no solo se retengan en el país; sino que manifiesten interés invirtiendo de manera sustancial más, incluso en propuestas hacia otros campos de la economía. Es el caso de Carlos Urzúa, a quien sus credenciales no le alcanzaron para representar el papel de interlocutor válido con el dinero, en un gobierno con pretensiones socializantes, él mismo como sugiere la entrevista dominado por sus inclinaciones ideológicas.

Académico como hay muchos en dominio de recetas y fórmulas econométricas del Banco Mundial, Urzúa nunca demostró entender las finanzas mexicanas, porque los economistas vernáculos como él, tienen muchos prejuicios intelectuales y la piel sensible, como para que entiendan que esas finanzas, no son estrictamente mexicanas sino representan en nuestro país y en cualquiera, solo uno de los pliegues de operación del dinero mundial.

De por sí, los funcionarios de México de la Hacienda son de los que conocen solo los abstracts de las revistas especializadas en la materia; con la limitante que las interpretan en un esquema ideológico antieconómico, donde dan un paso dentro de las argumentaciones del marxismo decimonónico, y otro dentro de la peor interpretación del británico Keynes. Nada que apetezca al mundo de los negocios y nada que ayude a cambiar el sino autoimpuesto, de obsesionarse con la pobreza como monotema de la vida económica de México.

Urzúa se revela con resentimientos profundos. Los economistas que son de ese tipo, son seguidores de Joseph Stiglitz apologista de Hugo Chávez y padrino ideológico de los fracasos económicos del bolivarismo, lo que demuestra lo balín que son los premios Nobel, otrora importantes. No saben como reproducir el capital, y sus propuestas son del siglo pasado, como esa que dijo Urzúa en la entrevista a Proceso, que López Obrador tenía la opción de expropiar terrenos de quien sabe quienes, porque calló los nombres; que rodeaban la inversión del NAIM, para que no obtuvieran ganancias de la inversión ya realizada. Igual que el economista soviético hace un siglo, Evgeni Preobrazhenki, cuya meta era confiscar recursos. ¿Porqué no investigaron a fondo las especulaciones? ¿con la cancelación perdieron valor los terrenos o solo lo redujeron? ¿Cuánto costó la propuesta del soviet supremo de cancelar el NAIM?

Urzúa por cierto pagó indemnizaciones opacas que la lógica indica que se sobrefacturaron de lo realmente devengado, por eso insiste que iba muy avanzada la obra. Es un misterio y tan fue un negocio de la oligarquía, que estaban muy contentos todos, con la ayuda excepcional prestada por la Hacienda de Carlos Urzúa. Casualmente nadie la hizo de jamón.

Ahora dice que no estuvo de acuerdo, a toro pasado. Nadie le cree.

Reconoce el jefe de finanzas de López Obrador que se opuso a los nombramientos que propuso Romo, porque este personaje de "es de la derecha". ¡Y Zambomba! dice en la entrevista, que se deben dejar de lado las ideologías. ¡Para Rypley!

Cae mal Urzúa, porque fue de las vacas sagradas intocables del COLMEX, y de pasada se llevó a esa escuela al sótano, demostrando que nunca pudo enseñarle economía a López, porque él mismo no la aprendió. Por cierto, en la etapa del Gobierno de la Ciudad de México, cuando él era el jefe de finanzas, su equipo tenía prohibido participar en la Convención Nacional Hacendaria.

Desde que llegaron los de este gobierno erraron, considerando prioritaria la inversión pública, tal parece que hace mucho que no checan los números, para percatarse que es abrumadora la inversión privada, a diferencia de la época de López portillo, cuando el sector privado tendría el 8 % del total de la inversión porque todo lo acaparaba el gobierno, con los rotundos fracasos que ello significo para la vida económica del país.

Lo que no dice es como se gastaron el dinero en el 2019. En una entrevista reciente Mario Di Constanzo, pregunta y les hace cuentas ¿donde quedaron los 700 mil millones que no aparecen? Una buena parte desaparecidos en la gestión de Urzúa.

En su débil defensa Urzúa ahora sale que él traía la meta de incrementar la inversión del 22% a casi al 25 %. Aparte de falso el planteamiento, esa meta nunca se reflejó en lo concreto, mas allá de su pizarrón mental. Mas bien lo que se resintió de inmediato, fueron las medidas para aterrorizar a los productores desapareciendo los apoyos públicos a la producción agropecuaria; a las PYMES y a cualquier forma de fortalecimiento de la infraestructura; despojando de los fondos de aportaciones para el desarrollo regional a los estados, con el fin de someter a las clases empresariales locales, que terminaron quebrando sus negocios no solo por la pandemia, sino porque les cortaron toda alternativa de sobrevivencia.

Así de erráticos fueron los proyectos fallidos de relocalizar todas las dependencias federales; el programa de reforestación "Sembrando corrupción" y la desaparición de facto de oficinas que se quedaron en el limbo. Porque ni siquiera un proyecto de desaparecerlas pudieron hacer.

Y ahora sale Urzúa, que estaba haciendo esfuerzos por abonarles dos puntitos a la inversión, cuando el mismo reconoce, que para inversión pública no hay nada. Porque fue en su gestión donde surgieron las pelas a los presupuestos para destinar dinero a los programas electoreros de apoyos a gente mayor, a jóvenes y a los siervos de la nación. ¿O no?

No se racionalizó la estructura de gobierno, porque el era el responsable estructural, pero es una persona que desconoce la organización de la administración pública. Claro que ese plan no se podía, pero no lo dijo. De hecho, pudo hacer algo, pero no tuvo y no tienen ningún esquema y desde que él fue Secretario de Hacienda, nadie sabe si desaparecen las delegaciones o no, si las secretarias se quedan así, o se adelgazan, y el desorden es tan largo, que nunca lo han dimensionado porque lo suyo es ser burócratas improductivos de las academias mexicanas, ayunos en aportaciones concretas

Se sorprende Urzúa en el Proceso que lo único que ha valido en Pemex fue Cantarel, pero nada hizo para empezar a cortarle brazos podridos a ese cadáver, que es la dizque empresa que sigue costando un dineral su pésima operación en permanentes números rojos.

Tantas, pero tantas cosas reveló Urzúa en contra suya, que mejor se hubiera quedado callado, no que así, se evidenció de sus carencias junto con las de ese gabinete, que sirve para nada y para lo que sigue...

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Historias fantásticas. Balacera en las Lomas

Columna del 1º de Julio del 2020

Historias fantásticas. Balacera en las Lomas

Jorge Miguel Ramírez Pérezjmramirez3

 

El atentado a Omar García Harfuch ha desatado una ola de especulaciones de toda índole, algunas sustentadas en datos reales, para mi entender, salpicadas de inexactitudes. Sobre todo, lo que ha alebrestado el ambiente, ha sido la declaración de un "atentado de la derecha" por parte de dos improvisados en los temas reales de gobierno: el publicista Epigmenio Ibarra y John Ackerman el consorte de la secretaria de la Función Pública. A los dos les sobra capacidad para escandalizar. Uno con mucha experiencia en truculencias cinematográficas; y el otro, en una imaginación propia de un trasnochado, que se siente descubridor del hilo negro; el gabacho es un adulador de la presidencia, pero un ingenuo mal intencionado, para entender las jugadas políticas de México, no entiende lo elemental.

Vamos por partes.

El joven policía es de lo mejor que se tiene. No hay otros que se asuman como policías. Todos le hacen al vivo, son listillos que saben que el sistema no respalda a la mera hora y simulan.

Los políticos de plano confiesan que tienen miedo, ¡ay nanita!

Los de la procuración de justicia le juegan al astuto, García Harfuch si le entra. Ya no hay de esos. Porque los desacreditan y la ola de chismes los aniquila. Cargan con el muerto, después de que las órdenes del mando político histéricas asustadizas instruyen sin conocimiento.

Los cárteles odian a García, y le temen. Van a intentar otro ataque, de ese tamaño es el daño que les ha infligido.

Y salen con el cuento de un atentado de la derecha, como afirmaron esos jacobinos frustrados ya mencionados. Pero hay otra versión, de que fue un auto atentado, como si los sicarios fueran en verdad expertos y no otros adictos dispuestos a cualquier estupidez por un poco de droga. Aventársele al jefe de la policía capitalina requería de novatos o de experimentados, pero deteriorados mental y físicamente por los vicios.

La realidad delincuencial no es la que sale en las películas, a los malos no los combaten porque "se ponen a mano", no porque sean invencibles. Por eso matan a jueces, pero primero les quitan las escoltas, los sicarios van a la segura con el apoyo de los que deberían proteger a fondo a las autoridades que combaten los delitos.

Y claro que hubo traición porque es el mismo grupo, como comentaba un amigo mío, el que durante 24 años ha estado en el poder de la capital. Los intereses son enormes y rancios. Y todo indica que el policía acribillado, ha querido barrer intereses en la policía capitalina.

Fue víctima para mí, de órdenes aceleradas, de delincuentes de nuevo cuño del tipo que él señaló, del Cártel de Jalisco, estrenados en ascender en la crueldad y en gritos, sujetos que quieren fama por medio de sangre sin ton ni son, el atentado afortunadamente no describe hampones cerebrales, sino asesinos iracundos. Les sale mal el acelere.

Y empiezan las historias que ensalzan de más o vituperan a la familia del policía. Remiten odios de otros tiempos al presente. Recuerdan a Marcelino García Barragán, el abuelo de García Harfuch que fue secretario de la Defensa con Díaz Ordaz, pero olvidan esos izquierdizantes que era un cardenista de hueso colorado, que estuvo dispuesto junto con otros militares a lanzarse a las armas ante el fraude electoral, ese sí, que le cometieron en 1952 a Miguel Henríquez Guzmán, a quien Cárdenas empujaba contra Ruiz Cortines.

El de Jiquilpan quería en principio que le regresaran el poder a los militares. En esa campaña estuvieron Amalia Solórzano de Cárdenas, Cuauhtémoc, y estuvo también muy joven Javier García Paniagua padre de García Harfuch; el general Juan Barragán abuelo de Moctezuma Barragán; José Muñoz Cota un orador brillante y muchos políticos de la izquierda que en ese mismo año quisieron hacer un "gobierno legítimo" pero Cárdenas el instigador, los paró y se disciplinó con Ruiz Cortines. El henriquismo se acabó.

García Paniagua como Gutiérrez Barrios No eran coincidentes desde el Colegio Militar. En su momento les toco enderezar el movimiento que Luis Echeverría desató en 1968, con los métodos de la época. García Paniagua puso en paz a algunos alebrestados caciques y a otros promotores de la violencia. No se justificaban las formas, para nada; como tampoco los esfuerzos de la guerrilla por desatar el caos. Pablo Sandoval el suegro de Ackerman era de los rijosos cercano a Lucio Cabañas el guerrillero de Ayotzinapa y las revanchas tal vez arrancan de esos tiempos. Ahora que la nueva generación guerrillera está en el pináculo del poder ¿quieren venganzas?

Porque en esas hipótesis conspirativas más parece un atentado interno en todo caso, una fantástica vendetta planeada desde una mente de guerrilleros. Lo que demuestra sus deficiencias, porque el móvil es algo que caracteriza a las izquierdas: la lucha intestina es lo suyo.

Los apresurados señalamientos de la conspiración de derechas, en un país en que no existe la derecha, es explicación no pedida... ¿o me equivoco?

  Escribir comentario (0 Comentarios)

AMLO y Trump

Columna del 29 de junio del 2020

AMLO y Trump

Jorge Miguel Ramírez Pérezjmramirez2

 

No cabe duda que el gran periodista Fausto Fernández Ponte con el tino y la experiencia que le acompañaban, tituló su columna política como "Asimetrías"; que se inspiraba fundamentalmente en el conocimiento que tenía de las políticas estadounidense y la mexicana, muy dispares. Porque es así. Las ópticas son distintas en cada caso y las críticas aún las hacen ver mas distantes.

La carta del excanciller Bernardo Sepúlveda al actual canciller Marcelo Ebrard advirtiendo de los riesgos que él ve en el encuentro entre AMLO con el presidente de EUA, Donald Trump; es una de las opiniones que muestran, que los enfoques no son como se ven, en la perspectiva de la crítica mexicana. Sepúlveda da prácticamente como perdedor a Trump en los comicios de noviembre y teme que un Joe Biden de llegar a la presidencia, tome represalias contra AMLO y contra México.

Yo diría la vieja frase: "tantos años de marqués y no saber mover el abanico".

Y es que, en principio no hay que exagerar el peso político de AMLO en la política estadounidense. Es cierto que muchos indocumentados tienen todavía simpatía por el presidente de México, sobre todo porque lo que dispersa en la nómina con interés socio electoral, al menos para ellos, es emblemático, respecto de la suma de las remesas que, a pesar de todas las vicisitudes, sigue siendo un factor más importante de divisas, que el turismo y que los ingresos petroleros.

El asunto es que los indocumentados no votan allá, y los ciudadanos de origen mexicano no los quieren.

Sin embargo, me parece que muchos mexicanos en condiciones de derechos electorales en Estados Unidos, no habrían visto mal a AMLO, en un principio, en el 2018. Al igual que la gente de la clase media y trabajadora aquí, compraron parte de su discurso, el que querían oír, de grandes promesas y sueños; solo que los estadounidenses no son socialistas, menos los de origen mexicano que se parten el lomo para tener lo que tienen, los que son izquierdistas, como los seguidores de Bernie Sanders, son blancos, herederos de las ideologías de la jipiada de los 60s, en esos grupos no hay mexicanos.

Los estadounidenses dudan que el gobierno mexicano, llegue algún día a comportarse como un país contrario a la corrupción. Allá el discurso tiene poco peso. Los mexicanos de allá saben que Peña fue junto con sus ayudantes, la imagen de lo mas corrupto, y ha salido bien librado con AMLO. No existe ninguna investigación contra él, ni contra ninguno de sus colaboradores importantes que pudieran involucrar a Peña. A AMLO ya se le pasó el tiempo y no dio muestras realmente de combatir la corrupción como dijo, menos con los resultados del tipo de allá: escándalos ineludibles para ver tras las rejas a los transgresores.

Un tema relevante que les pega a todos los estadounidenses es el del narcotráfico, y a quienes más afecta es a las familias mexicanas que generalmente tienen un miembro de la familia dominado por esa adicción lacerante y además conviven en áreas dominadas por las bandas delictivas. Para ellos, López no ha hecho nada, al revés, ha soliviantado con sus declaraciones el clima de inseguridad en el suroeste estadounidense, donde se supone que Trump está interesado por ganar simpatías. La encuesta la tiene perdida en California, en Arizona y en Nuevo México; en Texas, la diferencia que le favorece, es mínima.

López no ha hecho nada por invalidar la leyenda no desprovista de verdad que México, simula atacar el narco. En este gobierno, ni siquiera ha habido simulación. El problema de la adicción allá es imparable, pero alguien tiene que cargar con la culpa. Ese alguien debe ser de afuera, para no transgredir la enmienda constitucional de respeto irrestricto a la propiedad privada, casi siempre es a un mexicano al que se le identifica con el perfil y la cultura del narco.

De esa manera las expectativas de Trump no son como se cree, que una foto con AMLO tiene como fin, demostrar que tiene al mexicano sometido. Eso no hay duda. Aunque algunos ilusos crean lo contrario, en la realidad ningún presidente del Continente se negaría ir con Trump. Si invitara a Ortega, al de Cuba, o a Maduro irían encantados, solo que saben que pueden ser aprendidos.

Trump va más allá, quiere por lo menos tres cosas muy claras desde mi limitada perspectiva: uno, que AMLO le de velocidad a las cadenas de producción de los procesos que se complementan; para que EU no retrase más su competitividad con China; y no se caiga mas su planta industrial. Obviamente México tiene que definirse. Dos, que apriete a Calderón para que pida apoyo a los demócratas en este momento en desgracia, en los asuntos espinosos que ya despepitó García Luna, para involucrar a los políticos adversarios a Trump en una trama sabrosa, que refleje la maldad de Obama y la de Hillary Clinton, que están temblando y mueven sus hilos allá y acá.

Y tres, ganarse nuevamente a sus votantes revelando todos los apoyos verbales a sus políticas fronterizas que AMLO, se verá obligado a asentir. Esto le va a sacar mucho jugo. Y Amlo no podrá negarlo. Entre ellas su beneplácito del muro....

No hay que equivocarse, a México, al país, no le va a pasar nada peor de lo que hacen sus propias autoridades, aunque los corifeos demócratas de aquí, la inmensa mayoría de los políticos de este siglo, aún los de ahora, digan lo contrario. Se les olvida la frase de John Foster Dulles: "Estados Unidos no tiene amigos, tiene intereses".

AMLO va a ir y va a jalar, si gana Trump sobrevivirá un poco, si no, ya dio la voz de alarma previa el embajador Landau: "No hay que invertir en México..." La amistad no camina necesariamente por el mismo camino de los intereses.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Un adelanto a las elecciones del 2021

Columna del 24 de junio del 2020

Un adelanto a las elecciones del 2021

Jorge Miguel Ramírez Pérezjmramirez2019

 

Se dice que las elecciones del 2021 serán definitivas para lo que pase en el país. Grupos molestos con lo que sucede a diario, afirman que se debe detener el daño en las elecciones, porque será irreversible.

López Obrador maneja desde que triunfó en el 2018, que las transformaciones deben ser apresuradas "para no perder impulso".

Está urgido de cambios todavía, pero su agenda ya tropezó varias veces, en todos los temas. La boca le ganó y no la contuvo.

Debió pensar que no conoce la operación del gobierno, que se guía por los dichos del priísmo rancio, como ese para frenar a la prensa de: "no se puede criticar a tres, al presidente, al ejército y a la virgen de Guadalupe", era la consigna de la tropa de la Federal de Seguridad. Retrasado unos ¿cincuenta años?

Aparte no tiene gente de calidad en los cargos públicos, son aduladores que no le entienden al negocio público... ni a ningún otro: soñadores cuyo único afán es creerse el cuento de que es fácil robar, sin ton ni son.

Peña y su banda eran cínicos porque tenían quienes en la penumbra les aconsejaban. López tiene jacobinos exaltados, que quieren robar, pero no saben cómo, solo saben cuánto. Y enloquecen. Allí está la hija del guerrillero Pablo Sandoval, Eréndira que saltó a un cargo inmenso para ella, y ocultó bienes que la retratan como una magnate de bienes raíces, junto con el marido, que también quería le entregaran la UNAM.

Y la lista de los "nuevos ricos" crece. Dice un amigo, en algo se mejoró: con Peña, los ladrones eran unos 2000; pero ahora son solo 200.

Y haciendo cuentas andan perdidos más de 700 mil millones de pesos, que no se sabe donde pararon. Por eso Herrera se consolida. Vamos a ver como resuelve la Auditoría Fiscal de la Federación de David Colmenares, los hoyancos. Parece que nadie los vigila.

Y la agenda quedó trunca en todo, hasta en los árboles que dizque iban a sembrar, porque le vendieron a la cabeza, puros imposibles; todo mundo sabe que no es así, como se reforesta. Tampoco pudo descentralizar las oficinas públicas; tronó el seguro popular en el peor momento, y lo sustituyó con nada. No pudo desmantelar las delegaciones federales, como era su intención inicial; no ha podido revertir las reformas energéticas, sin toparse con una barrera jurídica y con intereses internacionales; no pudo diagnosticar el curso de la pandemia. ¡En todo se equivocaron!

No pudieron idear un sistema para que no se cayera la economía, ni siquiera lo intentaron y han demostrado en cuatro meses que la burocracia central, las estatales y las municipales sirven para lo que se unta al queso.

En esta etapa se palpó que no hay razón de ser de muchos aparatos de pseudo gobierno, que cobran sueldos sin devengarlos en la realidad. Mientras el ejército está en calidad de una constructora, la delincuencia está apoderada de regiones completas y de las que no, parcialmente hacen de las suyas con patente de corso.

Analfabetas e improvisados ocupan cargos, puros cuates; los morenos no dejan pasar a nadie, son como los atlacomulcas.

Pero con todos esos errores y muchos más que llenarían páginas hasta el aburrimiento, tiene más del 40% de aprobación. Y se van a quedar con el Congreso en el 2021. En su momento, analizaremos las gubernaturas.

¡Sí, porque la gente no entiende que está perdida esa elección, el sistema de partidos está hecho para eso, para pulverizar el voto y que no ganen los que se oponen!

Morena está en el peor de los mundos, su dirigente Ramírez Cuéllar propuso una Gestapo con el INEGI, para investigar si hay piezas de Lladró en las casas, para cobrarles un impuesto o quitárselas. De risa loca. Quiere meter a la cárcel a Citlalli Ibáñez, alias Yeidckol; la auditó con las manos en la masa. Pero Obrador la va a perdonar, como perdonó este fin de semana a Cuauhtémoc Blanco, dejando en ridículo a la inteligencia financiera del atlacomulquense Santiago Nieto.

Morena no existe como partido, es siglas, no tiene cuadros dirigentes, las candidaturas las rifan. Lo que tiene es gente en lo electoral a sueldo: "siervos de la nación" para las ciudades y "sembrando vida" para el campo; grupos de choque: "los comités de defensa". Y tiene delegados del régimen, en la figura de súper delegados. Y tiene el dinero que todos suponen perdedizo.

Una elección de estado se gesta.

Pero la oposición es exactamente la que quieren. El PAN con el cuento de caperucita, invita al cadáver del PRD, en alianza para lateralmente incorporar sus propuestas de matrimonio igualitario, aborto y políticas de género. Obran exactamente en contra de su base original, para restarse votos y seguir en control de las siglas que les dan plurinominales, ¿o no?

El PRI y la carabina de Ambrosio es lo mismo, un partido de otro siglo, súper quemado, hasta la exageración: Lo que quiere, es hacerle al patiño con López, pero ya no le sirven. Ya le sirvieron zancadilleando a Anaya en la pasada elección. El PRI carga una nomenclatura en la que el más pobre tiene departamento en Houston y es compadre de algún narco. Son de asco.

Está, "México Libre", de Calderón que se dio cuenta que entregó el poder al PRI y no se lo devolvieron, como se lo imaginó ingenuamente. Actuó contra el PAN, y lo va a volver a dividir, es su trabajo. Por eso va estar en las boletas.

Y luego la chiquillada, toda o casi, de... AMLO.

Catorce partidos en total, así que.... a pensarle.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 1 de 402