"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioLO MÁS RELEVANTE

La hora de los ciudadanos

Columna del 16 de junio del 2021

La hora de los ciudadanos

Jorge Miguel Ramírez Pérezjmramirez2019

 

Solo quiero mencionar un "pequeño detalle" que falta en el análisis del camino de la masa hacia la dictadura: la acción ciudadana.

Sí, los ciudadanos, como tales, es decir todos los que no están sujetos mentalmente al destino de los partidos políticos y que no necesariamente esperan en sus decisiones cupulares, para tomar decisiones de su entorno comunitario y social; todavía no han realmente expresado su frustración y desaliento por la perspectiva que se espera a partir del 6 de junio.

Porque siendo realistas, la represión está a la orden del día, porque no conformes la camarilla del poder, con el voto fanatizado de las hordas solferinas; despliegan un discurso harto amargado y envidioso contra las clases medias, reproduciendo odios; pero también catapultando represalias que no se dejan esperar y ya van por los líderes religiosos de las diversas iglesias, usando como novedad a la Unidad de Inteligencia Financiera, la nueva policía política del régimen; porque el culto oficial al aspirante a demiurgo de Palacio Nacional, no admite otros cultos. Así de evidente.

Por eso no se han expresado suficientemente las inconformidades por el maltrato del gobierno a un sector de peso en la sociedad, esto ha sido en lo superficial; en lo obvio, adentro de algunas organizaciones o círculos de liderazgo, no en la arena abierta de la política.

Las quejas generales han sido anónimas y en las redes, irónicas, distantes de la indignación. Se puede pensar que son parte del tratamiento de la vacunación de la realidad para que ésta no pegue en el nivel del daño real y se diluya en la broma insulsa.

La prensa por su parte ha hecho un papel sobresaliente mejor de lo que esperaba, insisten los comunicadores en suponer que la sociedad mexicana alguna vez haya sido, aunque brevemente, una sociedad moderna.

Pero todos esos esfuerzos y otros, tuvieron un propósito definido: el de cerrarle el paso a la concentración de poder personal y de camarilla.

Pero en el pasado proceso electoral sólo se avanzó en un segmento de población con sentido analítico y con tendencia a aceptar su papel como ciudadanos verdaderos, no imaginarios, en medio de un mar ominoso de oscuridad y de vulgar manipulación.

Por eso la población con mayor nivel educativo y responsabilidad social se volcó en amplias zonas de la capital de la República. Un garbanzo de libra, después de décadas de hacerle el juego a las bandas del anarquismo, hecho poder público desde finales del siglo pasado.

Parece que muchos allí, empezaron a despertar de su izquierdismo equivocadamente idealizado.

Pero algo que pudo correr con mejores resultados que lo que hicieron los capitalinos y del Estado de México, todos en la parte occidental del valle de México, no se cristalizó en amplias regiones; porque a falta de detallar las causas precisas de la alianza de los tres partidos, se dejaron al azar las soluciones que sin estrategia se vieron únicamente en la categoría de fórmulas de escritorio. No hubo plan de guerra. Punto.

Se partió de la infundada idea de que la gente estaba convencida que con Morena y sus aliados estaban peor y que lo hecho maliciosamente con Peña Nieto, estaba olvidado.

Claro, que el "buen propósito" no se trasladó tampoco al mundo concreto con candidatos de corte diferente, ya no digamos con buena imagen. Sencillamente sin pasados ocultos. Se repitieron los nombres de las estructuras segregadoras de los partidos políticos y en las plurinominales, el apoderamiento de las cúpulas fue atroz, sin tregua. Se llevaron todas. Y en automático se le privó a la alianza de ciudadanizar su proyecto ante los ojos de los electores.

Hasta allí siguen las cosas trabadas, sin causas comunes, endebles ante el embate del poder que le falta poquito, para tener todo. De hecho, carecen de un proyecto político, no el de una secta que lo tiene.

Pero lo malo además de lo referido, es que los partidos políticos de todas las especies, jamás tuvieron una agenda.

Así de ilógico se presentaron todos en una competencia como en el pasado, ofreciendo baratijas y dinerillo. Contra la razón -generalizo- unos apelando a las emociones pedestres, y otros a la idolatría, como sugestión masiva. En ambos casos, pretendiendo que una narrativa sin compromisos políticos, con cero argumentaciones, les devolvieran lo que en el pasado no supieron como lo obtuvieron; y para los arribistas, la apuesta a que la adulación al líder era de sobra el soporte de la victoria.

Eso fue una mecánica que compartieron todos, repito, los que ganaron, igual. Aunque los de Morena tuvieron, además, la participación decidida del narco, ahora incursionando en el convencimiento político, es decir en amenazas y levantones contra la alianza opositora.

Lo bueno es que, dentro de lo muy malo, de todas maneras, el campo está abierto a los ciudadanos. Y con ello es la última llamada para México.

Las ideas primero son las que hay que esgrimir con denuedo; y después, el poder sin siglas comprometedoras previas.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Se ratificó el poder de manipulación y violencia de la religión Obradorista

Columna del 9 de junio del 2021

Se ratificó el poder de manipulación y violencia de la religión Obradorista

Jorge Miguel Ramírez Pérez jmramirez4

 

Y es en serio que esa perniciosa ola arreció con fuerza el pasado 6 de junio para ganar espacios, mantenerse en el poder y de pasadita deshacerse de los espontáneos que se querían colgar de esa secta sin haber jurado fidelidad extrema a su ídolo.

Me refiero al partido de Redes Sociales Progresistas cuya figura central, Elba Esther Gordillo quiere lo mismo que Amlo: ser adorada y no se puede porque la secta es monoteísta. O el partido de Fuerza Social de un cercano a Ricardo Monreal, el líder del Senado y por lo mismo, mas leales al zacatecano que al tabasqueño.

Hablando de Monreal -si Obrador no decide reelegirse-, es uno de los tres precandidatos de Morena para el 2024. Los otros dos son de la misma clica de la Línea 12, pero irreconciliables Marcelo Ebrad y Claudia Sheibaum, ellos sí, afectados porque la capital del país, medio despertó.

Por cierto, el partido de Redes también podría adjudicársele a la imaginación de Ebrad quien, junto con Manuel Camacho Solís, su exjefe, impulsaron a la educadora para encabezar el SNTE. Con la anuencia de Carlos Salinas fue Delegada, en la Gustavo Madero. En ese momento todos menos la Sheibaum que era anarquista y lo sigue siendo, eran priístas de hueso colorado. Absolutamente todos, incluyendo a Obrador.

Pero regresando a lo electoral del domingo. Ante todo, sugiero dejar de especular afirmando que se avanzó en detener al autócrata, porque no fue así.

López Obrador tiene el mismo poder que en el 2018 y más, porque avanzó territorialmente, en la escala de gobiernos estatales. Al PRI le quitó todo lo que tenía en las gubernaturas en juego y al PAN parte. Morena y sus secuaces incrementaron además su presencia en los congresos. Varios estados entran a un túnel grotesco de un solo golpe.

Por eso afirmo, que esa consigna de que las diputaciones federales eran la prioridad para evitar la mayoría calificada es decir 334 diputados que necesita Obrador de los 500, para poder hacer cambios constitucionales, se vio que no tiene sustento y es ingenua a mas no poder.

Ya lo dijo ayer Obrador sin rubor y valiéndole, que va a jalar unos pocos diputados del PRI para tener la mayoría calificada. Y por eso se ríe del plan de Sí por México.

En la bolsa tiene Amlo, al impresentable PVEM creatura original del PRI y de Camacho-Ebrad, donde están los intereses de Beltrones, de Fidel Herrera y por supuesto de Manuel Velasco, todos priístas VIP; y el plan de "reconciliación" de AMLO con Dante Delgado y sus diputados. Ese regreso amoroso corre por cuenta de Samuel García, el fresa gobernador electo de Nuevo León. No cabe duda que los regios no se pueden centrar, o están entre barbajanes o señoritos; y en el paquete están: FRENAA, El Norte-Reforma y FEMSA con el Diablo. Lo que resulta obvio porque tiene Obrador el presupuesto.

De por sí con la mayoría simple, puede impulsar las leyes ordinarias, aunque sean anticonstitucionales. Faltaba mas.

Lo que no tiene el autoritario desde el 2018, es el Senado. Ese detalle, es lo que lo detiene para realizar los cambios constitucionales, porque en el Senado no tiene mayoría calificada, y si hubiera congruencia garantizada o de perdida una oposición real, no se le aprobarían esos cambios.

Lo digo, porque en abril, ante las arbitrariedades para reformar el poder judicial, alargando la presidencia de Arturo Zaldivar al frente de la Corte, algunos del PRI votaron con Morena, como Manuel Añorve incondicional de Manlio Beltrones expresidente del PRI, o como Eruviel Ávila, o el perredista Miguel Ángel Mancera. ¡Otros se abstuvieron!: Miguel Osorio Chong, Claudia Ruiz Massieu, Heriberto Galindo, etc.; y convenientemente, faltó Beatriz Paredes.

En otras palabras, López Obrador sigue empoderado, para hacer lo que le venga en gana. Antes y ahora, igual.

El problema no es ese, el problema real es que Obrador no sabe que hacer con tanto poder, aparte de cometer pifias. ¡No sabe que hacer, punto!

Lo suyo es una religión no un proyecto de gobierno.

El poder constitucional quiere aplicarlo a su feligresía. Quiere cambiar los valores del cristianismo, confundiendo a la gente presentando a Cristo como un guerrillero a favor de los pobres. Absurdo y blasfemo; en su liturgia él se ve, mas bien como un San Chucho El Roto, en la presidencia.

En estas elecciones Obrador contó con todo: en primer lugar, desarrolló su credo de odio, y logró mantener la división del país. En segundo lugar: hubo dinero a manos llenas, para repartir mediante los grupos de choque de "siervos de la nación" comandados centralmente desde Palacio Nacional. En tercer lugar, tuvo el apoyo incondicional de los gobernadores del PRI que pusieron a la nómina de medios locales y el dinero en favor de la "cuatro T": Alejando Murat en Oaxaca y Quirino Ordaz en Sinaloa, fueron la muestra sobresaliente, porque dejaron a la Alianza sin posiciones, en ceros; Alfredo Del Mazo y su esbirro Ernesto Nemer, contribuyeron con entusiasmo a minimizar los daños de Morena; y finalmente como documenta la Revista Proceso, los delincuentes porros y del crimen organizado, amedrentando y privando de la libertad a los contrarios, sembraron la violencia y abrieron el corredor narco político del Pacífico. Eso es la 4T.

Se impuso el narcoterrorismo político. Así se llama. No solo no se avanzó, se retrocedió, pero nadie protestó.

¡La lucha sigue!

  Escribir comentario (0 Comentarios)

No votes por Morena, no es un partido político, es una Secta perniciosa

Columna del 2 de junio del 2021

No votes por Morena, no es un partido político, es una Secta perniciosa

Jorge Miguel Ramírez Pérezjmramirez3

 

"Y fue lanzado fuera el gran dragón,
la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás,
el cual engaña al mundo entero;
fue arrojado a la tierra,
y sus ángeles fueron arrojados con él".
Apocalipsis 12:9

 

Artículo no apto para escepticos....

Porque si toda la gente fuera de ese tipo, siempre viviríamos bajo las tiranías. Ser nihilista, no creer en nada es lo mismo que creer en todo y significa unicamente existir, no vivir, sino adaptarse a la ley del menor esfuerzo.

Eso no te lo puedes permitir el 6 de junio. Tienes que decidir no votar por una religión sectaria y vas a tener que votar, por necesidad, por los partidos que se oponen de alguna manera a esa secta que es Morena y sus aliados.

Y esto no es un cheque en blanco, sencillamente es parte de la lucha que debe ser permanente para que la vida de la colectividad se mejore de manera constante.

Gane quien gane, la lucha empieza el 6 de junio. No termina. Porque ya te diste cuenta que no te puedes descuidar porque te agandallan, no solo a ti sino a tus hijos y nietos. Hacen del futuro un desastre con tal de mantenerse en el poder, se vuelve enfermiza esa religión política que carcome.

El escritor Michael Buerleigh, quien no se puede decir en absoluto que es un especialista en esoterismo o en ocultismo, sino un historiador y sociólogo, descubrió al estudiar la política de Hitler que no era una política normal, digamos, sino una religión-política donde los mitos sustituían a las verdades históricas y las rabias y resentimientos las canalizaba contra los que no pensaban como él, al grado de producir uno de los fenómenos mas vergonzos de la humanidad. Porque la gente en Alemania voto por Hitler, y lo siguieron apoyando hasta que los llevó a una inmolación generacional, no sin antes haber saciado sus ansias de sangre en otros millones de víctimas como los judios y los ciudadanos de los países que invadió sin justificación alguna, casi por el placer que le debía de causar un odio acumulado. Un efecto literalmente diabólico, no se explica de otro modo.

Ahora aquí en nuestro país se presenta una imitación igual de pervertida con otro folklorismo, allá eran las cruces gamadas, runas y estandartes; y aquí, los penachos de flores y colgajos brujeriles, los incensarios de copal, los detentes y las limpias con sahumerios, forman parte del ritual pagano de los líderes del círculo íntimo del gobierno esotérico de Obrador.

En el internet se define la secta, como: "el conjunto de seguidores de una doctrina religiosa o ideológica concreta , que representa una sección o un sector desprendido de un conjunto más amplio..." y eso es exactamente lo que hace el gobierno, reconocer solo un sector de la población para gobernarlo, ¿y los demás...?

¡Al carajo!

Esa es la respuesta reprobable, un exabrupto digno de la soberbia satanista.

Porque todos los sábados por la noche la secta sesiona en el Palacio Nacional un sabbat negro o aquelarrre (véan en internet su significado) asisten chamanes y sujetos de la peor intención para celebrar que están en el poder en México. Por eso echaron desde el primer día, a toda la guardia del Estado Mayor, que como sea, notificaba las acciones extrañas de los tipos enquistados en el poder.

El esquema de Morena no es un asunto político, de hecho no tienen planes políticos sino solamente de compra de votos, es un esquema de maldad espiritual diseñado para engañar.

De hecho sus aliados, cada uno, tiene una especialidad malévola: Fuerza por México, abiertamente por el aborto se suma con Morena, para victimizar indefensos; el Partido Encuentro Solidario, para tergiversar y aparentar falsamente que es un partido cristiano que tiene a un tahur como Hank Rhon, de candidato a Gobernador en Baja California y a un fubolista alcohólico ejerciendo como tal en Morelos; o Redes Progresistas que se desvive por ganar terreno entre los de la ideología de género. Pura y llana cultura de la muerte. Y el Movimiento Ciudadano en la poda de votos a los opositores. Por eso muchos de los dirigentes de esos partidos en estados y municipios que se dan cuenta de las alimañas que los integran, se salen.

Si vas a Haití el país mas miserable de América, y ojalá no vayas, y te relatan como a finales del siglo 18 los esclavos dirigidos por Toussaint de Louverture, juraron entregar a Satanás el país con tal de ser liberados de los franceses te podrás dar cuenta que seguirle el juego a Morena, tiene consecuencias de fondo y graves.

Recapacita por favor, Vota por la Alianza, por ahora es lo que tenemos para reconstruir un sistema político que quedó lacerado, lo demás es un hoyo sin salida.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

El éxito de AMLO: dividir a los mexicanos

Columna del 26 de mayo del 2021

El éxito de AMLO: dividir a los mexicanos

Jorge Miguel Ramírez Pérez jmramirez2

 

México hasta la elección del 2018 era una nación unida. En tres años solamente, ha dejado de serlo.

Antes de eso, las diferencias en el país eran soportables. No eran abismales, pocos las veían así. Los políticos del pasado, al menos coincidían en algo elemental: mantener la unidad de los mexicanos. No se atrevían a causar enconos que desembocaran en una violencia colectiva.

Nadie quería que las revueltas llamadas "revolucionarias" volvieran a aparecer. El país en cada descomposición económica y social se retrasó en la realidad. Perdió vidas y recursos. No progresó como se dice, se empobreció. Por eso los políticos lo que más temían era una guerra intestina. La divisa fue sostener al país relativamente cohesionado.

Hubo momentos que asomó la guerra civil, como cuando hace un siglo se tuvieron fuertes enfrentamientos entre los campesinos burlados desde Juárez, -que los despojó de sus tierras comunales- y el gobierno, que culpó al clero de incitarlos en ese episodio de la Cristiada; suceso que, por cierto, no aparece en los libros de historia oficiales. Pero pudo más la razón, si no -como afirma Jean Meyer-, hubiera perdido el gobierno "revolucionario".

Otras algaradas como las estudiantiles y los movimientos sindicales dejaron guerrillas que buscaban la revancha. Pero la gente ponderó la unidad y los movimientos democratizadores no pudieron desquebrajar al país, aún con diferencias notables. México no se cuarteó.

Ni los crímenes políticos de 1994, ni los terremotos causaron rupturas... México se cimbró, pero no se alteró la unidad.

Pero hace unos cuantos meses las cosas han cambiado. El escenario es ominoso, la violencia no es un referente lejano; el crimen envalentonado toma partido y el presidente, es un conspirador de tiempo completo, quien debería calmar los ánimos, pero atiza el fuego de odios. Nadie antes se había atrevido a provocar el odio entre los nacionales.

La violencia verbal, el anti-gobierno son sus armas para escindir familias y amigos. Esa es su única razón para ocupar el mando.

Porque López Obrador de todo lo que se ha propuesto nada ha culminado, se encuentra atorado o abandonado. En nada ha tenido éxito, ¡vaya ni en organizar una rifa!

Todo le ha salido muy mal. Su visión reduccionista de creer que el gobierno es un asunto fácil, de improvisaciones con inútiles leales a su persona, arrastra a una nación pujante hacia el pasado.

En todo ha fracasado la cuarta. No hay un tema objetivamente que les haya salido más o menos.

En lo de las medicinas AMLO no metió a la cárcel a los grandes intermediarios, porque les sigue comprando; ni puede conseguir suministros en ninguna parte. Se basa en rumores, solamente él cree, que la ONU es un organismo eficaz que ayuda a conseguir medicamentos y hasta creyó que le darían vacunas gratis. No señor, su información es deficiente, la ONU es un dolor de cabeza hasta para los EUA que es el país que paga esa enorme e inútil burocracia que, a falta de trabajo en esta época, -porque fue creada para simular acuerdos de la guerra fría que terminó en 1991- se dedican a promover a políticos gay, eso es todo, infórmese. La ONU y la carabina de Ambrosio son lo mismo. Con decir que es más foro la OEA.

¿Y qué decir de la pandemia pésimamente gestionada? No dieron una; la vacunación manipulada con revolturas electorales; las cancelaciones de inversiones a cuenta de los contribuyentes, no de los inversionistas supuestamente desaseados. La supresión de toda la inversión en los estados, la desaparición de los servicios médicos del seguro popular; la anulación de la acción coercitiva contra el crimen organizado; el descontrol migratorio, las carencias de agua y de energía; la falsa reforestación, la incapacidad de atacar a la corrupción y muchos asuntos en cualesquiera de los temas de gobierno que son un fracaso. Y no le sigo porque tendría mucho que escribir de los fracasos....

Pero ante ese panorama hay algo en lo que sí ha triunfado AMLO, y es en lo único que avanza: dividir a los mexicanos.

Ya les metió a sus fanáticos el viejo dogma de la lucha de clases, "pueblo bueno contra fifís". Una jalada de los pelos tan simplona, pero tan propia de las mentes criminales: decía Hitler, arios contra judíos; Stalin: revolucionarios contra contra-revolucionarios; Castro, patriotas contra los aliados del imperialismo yanqui.

Por el mismo rumbo equivocado, surgen rollos de pleito entre las instituciones, "todos contra todos" y no falta un jefe militar que debería parar el crimen en el mar y costas, que se lanza contra el presidente de la corte, le dice enemigo, y aunque se lo merece el juez por aprontado, no deja de ser un atentado de un poder contra un poder distinto, que se deberían respetar. Instituciones contra instituciones

Por eso asombrada dice la periodista de investigación Anabel Hernández, que Rubén Rocha el que quiere ser gobernador de Sinaloa por Morena, presume que cuenta con el visto bueno de los capos en papel de grandes electores. ¡Un mundo al revés! ¿Y entonces que fregados con las leyes?, ¡Los que aspiran a dirigir las instituciones en contra de las leyes!

Por donde se le vea, el plan es dejar al país dividido y de cabeza.

En estas elecciones los resultados van a arrojar no solamente números, como fue la vez anterior; sino una dicotomía de fondo: mexicanos que urgen la unidad y resentidos que quieren dividir el país.

  Escribir comentario (1 Comentario)

Página 5 de 418