"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioDIARIO TIPS

Halloween o día de todos los santos ¿cuál de los dos hay que celebrar?

catrinaPor Silvia del Valle
@TipsMama5Hijos
www.tipsmama5hijos.com

Está pregunta me la hacen muy seguido porque se ha vuelto una nueva tradición la celebración del halloween en lugar del día de todos los santos.

Esto es una pena ya que el halloween tiene un origen contrario a nuestra fe pues se trataba de una celebración pagana para adorar a una diosa y que si no participaban, marcaban su casa para que la diosa fuera a destruir a esa familia.

También me preguntaba ¿por qué hay que disfrazar a los niños de figuras tan feas y que hacen alusión al mal?

La tradición dice que al terminar la celebración pagana todos los demonios y espíritus del mal eran echados fuera del lugar y por eso peregrinaban por las calles.

En verdad que eso a mí no me gusta para nada. Así que pensé que mis hijos no tenían que seguir la corriente de la moda y no tenían que celebrar así estos días.

Nosotros optamos por celebrar a todos los santos así que aquí te dejo mis 5Tips para hacer una gran celebración y lograr contrarrestar el efecto de la moda.

PRIMERO. Infórmate sobre lo que verdaderamente es el halloween.
Lo que yo pueda decir en este espacio es poco, así que es bueno que investiguemos y nos informemos para que se lo expliquemos a nuestros hijos.

Si están pequeñitos podemos decirles que siempre son mejores los santos que los demonios, pero si ya son más grandes nuestros hijos, es bueno que ellos estén enterados de la razón por la que no participarán en ese tipo de celebraciones.

Si tenemos hijos adolescentes esto puede ser algo complicado ya que para ellos es más fácil ir con la moda y encajar en un grupo de amigos que ser auténticos e ir contracorriente, pero es importante por eso explicarles todo lo que implica participar en este tipo de celebraciones y sean ellos quienes decidan no participar, así no lo sentirán como imposición nuestra.

SEGUNDO. Investiga vidas de santos.
Para darles la opción a nuestros hijos de celebrar a todos los santos es necesario que sepamos sobre algunos para guiar un poco a nuestros hijos.

También esta celebración tiene un origen y una tradición, así que es muy bueno que la sepamos y también se las expliquemos a nuestros hijos.

TERCERO. Organízate con tu familia y vecinos.
Siempre es muy bueno tratar de que más personas comprendan esto y una forma ideal es organizar una fiesta de todos los santos.

Puedes hacerla en tu casa o buscar que te presten un salón en la parroquia o iglesia más cercana.

No tiene que ser algo muy elaborado, pero que nuestros hijos sientan que también ellos tienen su celebración.

CUARTO. Organiza un concurso de disfraces.
Otra de las cosas divertidas que se pueden hacer es que nuestros hijos se disfracen de algún santo.

Puede ser su Santo favorito y el que quieran conocer.

Y además que se aprendan algo de su vida o lo más importante que hicieron, así también los estamos ayudando a conocer las de cerca las virtudes que los hicieron llegar al cielo.

También se pueden dar idea de que no es tan difícil ser santo y que todos fueron hombres y mujeres como nosotros, solo que ellos supieron hacer la Voluntad de Dios en todo momento.

Y QUINTO. Prepara bolsitas de dulces para regalarles.
Como en toda fiesta, los dulces son un elemento básico, así que podemos preparar algunas bolsas con dulces y ponerles pensamiento de algunos santos, imágenes bonitas de los santos y muchos adornos lindos.

También puedes imprimir algunas hojas con dibujos para iluminar con motivos de los santos para que se entretengan.

En fin, todo es cuestión de imaginación y creatividad y así podremos tener una excelente celebración de todos los santos y evitar que nuestros hijos caigan en las cosas comerciales que la sociedad nos impone y que además traen a colación tradiciones paganas que van en contra de nuestra fe.

Nuestras tradiciones también pueden ser divertidas y formativas.

¡Que pasen un feliz día de todos los santos!

Que todo sea para la máxima gloria de Dios.
Dios te bendiga y mamita María te cubra con su manto.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

La Paz la construimos todos

paz-construyepaz-construyePor Silvia del Valle
@SilviaMdelValle
@TipsMama5Hijos

Esta mañana me desperté con la noticia de que en un poblado del norte del país amanecieron con una balacera que duró una hora.

Esto parece de película, solo porque un amigo sacerdote me lo ha contado lo creo y me deja muy preocupada.

Muchos piden oraciones y hacen campañas para interceder por los que sufren violencia en países lejanos y yo me pregunto ?no será que debemos comenzar por orar e interceder por nuestro propio país?

La violencia existe y aún está presente en muchos estados. Mi amigo sacerdote vio morir y le dio los últimos auxilios a una persona que recibió un balazo esta mañana.

No podemos vivir así, aterrados y con temor de lo que pueda suceder por el capricho de algunos que tiene el poder.

Pero ¿qué podemos hacer? Primero que nada unirnos para clamar por La Paz de nuestra nación y educar a nuestros hijos para que busque La Paz, por eso aquí te dejo mis 5Tips para construir La Paz en familia.

PRIMERO. Edúcalos en el respeto.
Esta es la base de todo porque si nuestros hijos saben respetar seguro que no se meterán en problemas porque no buscarán tener lo que no es suyo, tampoco buscarán pisotear a cualquiera para obtener lo que quieren a cualquier precio.

Una forma muy fácil de enseñarles a respetar es que sepan que no todo lo que quieren es suyo.

También es bueno que los enseñes a compartir sus cosas con los demás, de esta forma sabrán que los demás merecen respeto y que valen porque son personas.

Si los educamos así desde pequeños estamos garantizando que de grandes no quieran dañar para obtener lo que ellos quieren.

Y esto comienza desde casa, con los hermanos. A veces pasa que dicen mentiras para pasarle la culpa al otro y que ellos no sean castigados, pero hay que explicarles que es mejor hacerse responsable de sus actos y recibir el castigo correspondiente a dañar a una persona injustamente.

Cuando mis hijos eran pequeños, siempre hablábamos con ellos para hacerlos pensar y lograr así que llegarán ellos a la conclusión de si lo que hicieron era un acto bueno o malo.

Esto les ayuda a hacer conciencia e ir formando el criterio.

SEGUNDO. Que valoren y amén la vida.
Si tienen claro que la vida es un don de Dios y que vale mucho, estoy segura que siempre buscarán respetarla y cuidarla y evitarán hacer cosas que puedan dañar su vida y la de los demás.

Y esto se inculca desde pequeños. Y cuando son adolescentes se pueden comenzar a ver los frutos porque es el momento de tomar decisiones importantes como cuando los amigos les ofrecen alcohol o drogas y ellos son capaces de no tomar lo que les ofrecen.

Para lograrlo es necesario educarlos desde pequeños. Enseñarles a qué no arrebaten los juguetes que quieren, a que esperen su turno en los juegos, a que aprendan a saber perder sin enojarse, etc.

Es muy importante que nosotros les digamos cómo se debe reaccionar correctamente ante cada situación nueva porque ellos no nace sabiendo todo esto y en verdad que aprenden de nosotros.

TERCERO. Los límites son básicos.
Una herramienta básica para lograr que nuestros hijos amén La Paz y la busquen ante cualquier circunstancia es ponerles límites claros.

Es una forma de irles guiando sin tener que estar detrás de ellos en todo momento.

Los límites son como las fronteras que no pueden pasar, pero que deben conocer y comprender para que se puedan desarrollar libre y sanamente.

A veces a nosotros los papás nos cuesta trabajo poner los límites claros, pero es necesario hacerlo sin sentirse culpable.

Una forma muy sencilla es poner un reglamento familiar y escribirlo en un lugar visible y accesible para nuestros hijos. De ser posible que ellos también lo firmen o pongan su libre o si están pequeños su manita con pintura, de esta forma será claro y conocido lo que se puede y lo que no en nuestra familia.

De vez en cuando hay que revisarlo juntos para ver si hay necesidad de adaptarlo al tiempo que estamos viviendo. A nosotros nos ha funcionado muy bien.

Mis hijos ya son adolescentes y jóvenes y hasta la fecha saben qué hay cosas que en nuestra familia no están permitidas y ya no siquiera llegan a pedir permiso porque lo tienen muy claro.

CUARTO. Edúcalos con el ejemplo
Este punto es básico, debemos ser coherentes y hacer lo que les pedimos a nuestros hijos.

No podemos pedirles que no digan mentiras si nosotros decimos mentiras "piadosas", no podemos pedirles que no digan groserías si nosotros hablamos usándolas, no podemos pedirles que no tomen cosas agendas si nosotros somos de los que abrimos las cosas en el súper, tomamos el contenido y luego lo dejamos botado en cualquier anaquel.

Nuestros hijos nos observan siempre y aunque no nos demos cuenta, ellos aprenden de nuestras acciones y lo guardan en su entendimiento y cuando se necesita lo sacan de forma inconsciente.

Por esta razón debemos actuar coherentemente y estar atentos porque un mundo nos vigila. Seamos siempre de una pieza.

Y QUINTO. Ora en familia.
La oración es la herramienta más eficaz para educar a nuestros hijos para La Paz y además para enseñarles a pedir por los más necesitados y los que más sufren.

Si los enseñando a orar por los demás estamos preparando su corazón para que busquen siente el bien de todos y no solo el propio de esta forma los estamos vacunando contra el egoísmo.

Orar en familia edifica, fortalece y ennoblece. Además de que estaremos armando a nuestros hijos para toda la vida porque el que ora se reconoce necesitado de Dios y así Dios puede obrar en nuestras vidas y suscitar los grandes milagros que tanta falta nos hacen.

Hoy te invito a orar por La Paz en nuestro país, regálame una Ave María para clamar a nuestra madre santísima que nos cubra con su manto y que interceda por nosotros para que alcancemos La Paz.

Hoy por ellos... mañana por nosotros.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

El valor del servicio

ayudarPor Silvia Del Valle
@TipsMama5Hijos

En nuestros días es muy difícil encontrar gente que ayude a los demás.

Pero el terremoto sacó lo mejor de las personas y nos ha demostrado que si se puede hacer las cosas pensando en los demás, que si podemos buscar el bien del otro sin esperar nada a cambio y qué servir no depende de la clase o condición social.

¿Por qué esperar a que sucedan estos acontecimientos para servir y tener caridad?

Nosotros los papás tenemos la solución en nuestras manos ya que si educamos a nuestros hijos en el servicio estamos poniendo nuestro granito de arena para tener una mejor sociedad y mas sensible a las necesidades de los demás, por eso aquí les dejo mis 5 Tips para lograrlo:

PRIMERO. ENSÉÑALOS A COMPARTIR SUS JUGUETES.
Desde muy pequeñitos nuestros hijos se deben acostumbrar a compartir. Pueden empezar por sus juguetes, su comida y a sus papás. ¿Por qué digo que a sus papás? Porque cuando son pequeños, nuestros hijos piensan que nosotros somos de sus propiedad y les cuesta mucho trabajo que desviemos nuestra atención de ellos para atender a los demás.

Si logramos que entiendan que los demás también necesitan ayuda los estamos educando para que sepan ayudar a los demás. y cuando sean mayores no les cueste trabajo servir a los demás.

En muchas ocasiones por orgullo o egoísmo evitamos dar un servicio y esto lo evitamos si acostumbramos a nuestros hijos a desprenderse de sus juguetes para prestarlos a los demás.

SEGUNDO. QUE TODOS COOPEREN CON LAS LABORES DE LA CASA.
Para nuestros hijos es mas fácil que todos les sirvan y ellos seguir sentados viendo la televisión o seguir jugando, pero es necesario que se acostumbren a que todos debemos cooperar para lograr el bien común de la familia. No importa que todos debamos donar parte de nuestro tiempo en aras del bien familiar.

También es necesario ser firmes en el cumplimiento de las labores ya que nuestros hijos deben comprender que si dejan de hacer lo que les toca las cosas no funcionan bien, ya que son parte de un engranaje de acciones y si falta una, deja de funcionar.

Cuando se acostumbran a cooperar también se acostumbran a ayudar y servir a los demás.

TERCERO. POR FAVOR Y GRACIAS.
Ya sea por el ritmo de vida que tenemos o por la falta de atención de los padres a los hijos, se ha ido perdiendo el sentido trascendente de estas palabras.

Nuestros hijos ya no saben pedir las cosas por favor y dar las gracias cuando las reciben y esto evita que hagan consciencia de que han recibido algo de los demás, así se deteriora el concepto del servicio rebajándolo a un simple servilismo, irracional y por conveniencia en algunas ocasiones.

En nuestras manos está mantener el sentido real de estas palabras y sobre todo, de este valor.

CUARTO. QUE COMPRENDAN QUE LOS BIENES MATERIALES SON PASAJEROS.
En muchas ocasione a los adultos nos cuesta trabajo desprendernos de nuestras cosas para ponerlas al servicio de los demás porque sentimos que son nuestra porque nos ha costado trabajo obtenerlas.

Esto lo podemos evitar si enseñamos a nuestros hijos a que las cosas materiales son pasajeras, a que atesorar no nos lleva a nada bueno porque las cosas echan a perder y que es mejor ponerlas al servicio de los demás.

Y QUINTO. EL EJEMPLO ARRASTRA.
¡Seamos realistas! no podemos pedirles a nuestros hijos que ayuden a los demás si nosotros no somos capaces de detenernos a ayudar a la señora que su auto se quedó sin batería en la calle, al ciclista que fue empujado por un coche o a la abuelita que necesita cruzar la calle.

Podemos decirles a nuestros hijos una y mil veces que compartan con los demás o que ayuden sin esperar nada a cambio y seguro que poco a poco lo van a lograr, pero si ven que nosotros ayudamos a los demás y que no nos cuesta trabajo servir en todo momento, seguro que lo adoptarán como un estilo de vida y lo harán como la cosa mas normal.

Nuestra sociedad necesita personas preocupadas por ayudar a los demás y en nuestras manos está formar niños y jóvenes que en su vida el servicio sea una prioridad y una constante.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

En tiempos difíciles lo que nos hace fuertes es la caridad

amor-corazon-7453091Por Silvia Del Valle
@SilviaMdelValle
@TipsMama5Hijos

Esta semana recibí una noticia que me dejó pensando en lo fácil que es sufrir algún daño cuando un desastre natural sucede.

Después del temblor de hace unos días una buena amiga que vive en Puerto Rico, me escribió para preguntarme qué cómo estábamos por el temblor y que estaban rezando por nosotros.

Le di las gracias y le pregunté qué cómo estaban ellos con el huracán y ella me contó que un árbol cayó sobre su casa rompiendo la tubería del agua, por lo que ahora estará sin agua por un largo tiempo. También me dijo que varios árboles tiraron los cables de la luz, por lo que grandes regiones de la ciudad no tiene el servicio.

Yo le dije que nosotros hemos rezado por ellos también.

Si volteamos los ojos a México, también nuestros hermanos han sufrido este tipo de problemas ya que acaba de entrar una tormenta tropical muy fuerte y además, en otra región del país, un terremoto muy fuerte sé sintió hace unos días.

Lo que me hace pensar si estamos prevenidos para enfrentar tales eventos y sobre todo me hace reflexionar si somos capaces de ayudar a levantar a nuestros hermanos en desgracia.

Estoy completamente convencida de que en tiempos difíciles lo que nos mantiene fuertes es la caridad, por eso hoy te dejo mis 5Tips para educar a nuestros hijos en esta virtud.

PRIMERO. Platica con ellos para que hagan conciencia de que otras personas pasan por situaciones difíciles.
Dependiendo de la edad de nuestros hijos es común que no tengan la dimensión real de lo que sucede pero es bueno que por lo menos sepan qué hay personas que no la están pasando bien.

Es bueno que reflexionemos con ellos sobre lo afortunados que somos al no sufrir a consecuencia de los desastres naturales.

También es bueno ayudarles a llegar a la conclusión de que es necesario ayudar a los que están sufriendo y en desgracia.

SEGUNDO. Qué escojan ropa que puedan donar.
Una forma muy sencilla es hacer una limpia de closet para ver qué ropa ya no nos queda y poderla donar.

Es importante que la ropa esté en buen estado y limpia.

Para nuestros hijos esto es muy impactante porque ubican con claridad que lo que a ellos ya no les queda o ya no les gusta a otras personas les puede ayudar a estar bien, porque el que se ha quedado sin lo más básico, cualquier cosa le cambia el panorama.

TERCERO. Comparte la comida con los que están en desgracia.
Para nuestros hijos puede ser difícil hacer pequeños sacrificios para con ello ayudar a los demás, pero es excelente oportunidad para educarlos y que puedan dar un poco de lo que tiene a los que nada poseen.

Una forma muy fácil de poder ayudar es guardando las monedas que nos dan de cambio para después comprar despensa para los necesitados.

Otra forma es que nuestros hijos escojan dejar de comer algo para después llevarles a las personas que lo necesitan.

Siempre es bueno involucrarlos en este tipo de actividades familiares.

CUARTO. Busquen los centros de acopio más cercanos.
En todas las ciudades de nuestro país hay centro de acopio como es la Cruz Roja o Caritas.

Si ubicamos el que esté más cercano a casa podremos darnos una vuelta para que nuestros hijos lo conozcan y vean que otras personas también están sonando, esto les ayuda mucho a comprender lo qué pasa.

Después, podemos ir a comprar lo que vamos a donar y llevar a nuestros hijos para que sean ellos quienes entreguen las cosas.

Seguro que será una experiencia que los dejara marcados para toda la vida, les ayudará a darse cuenta de la necesidad del otro y a ver qué nuestras acciones puede ayudar a los demás para que estén mejor.

Y QUINTO. Enséñalos a orar por los necesitados.
Una vez solucionada la parte material, podemos también enseñarles a cuidar de los demás en la parte espiritual con nuestras oraciones.

Nuestros hijos deben comprender que es necesario hacer todo lo que esté en nuestras manos para ayudar a los que lo necesitan y que cuando nuestras fuerzas se acaban, podemos llamar a los refuerzos, podemos pedirle ayuda a Dios.

Una oración hecha con amor puede hacer posible un milagro de Amor, por eso es bueno que desde pequeños nuestros hijos se acostumbren a pedir por las necesidades de los demás.

Recordemos que quien pide por los otros, recibe lo que necesita de forma gratuita, porque Dios no le niega al que ora por el prójimo.

Ayudemos a los hermanos en desgracia y oremos por ellos para que Dios les conceda también la salud del alma y el remedio de sus necesidades.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 10 de 90