"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioLO MÁS RELEVANTE

El Enigma del Morena

Columna del 11 de septiembre del 2019

El Enigma del Morena

Jorge Miguel Ramírez Pérezjmramirez5

 

El Morena fue el instrumento electoral para llevar a López Obrador a la Presidencia. Con ese impulso logró el Congreso mayoritariamente, y de pilón las gubernaturas y congresos locales que se han disputado desde 2018. Producto, como todos los saben de la imagen del ahora Presidente, casi ninguno de los que ahora son diputados, senadores y diputados locales, pudieran haber ganado una elección por mayoría relativa por otro partido y con un candidato diferente de López Obrador.

Hoy el Morena camina sin rumbo preciso.

El propio Amlo ha advertido que está dispuesto a perder el Morena, y migrar a otra organización si es necesario. De hecho no necesita a Morena, ya la le sirvió y una observación en detalle, mostraría que aparte de sus logros electorales indisolublemente ligados a López Obrador; el Morena tiene problemas como organización, tanto de sus fines explícitos en ideas y métodos para lograrlas, como de estructura. Incluso su padrón se caracteriza por tener un número enorme de militantes "en reserva", es decir que no se corresponden a la legalidad del INE. Simplemente de más de tres millones que afirmaban tener, tienen algo así como 300 mil solamente, la décima parte. Lo peor, Yeidckol su dirigente dice que perdió el padrón.

Otro factor negativo es la integración, que se manifiesta con más evidencia, en los liderazgos intermedios que tienen la atención de los medios en las cámaras, por ejemplo.

La luchas recientes como las que escenificaron Batres y Monreal se perciben sin un árbitro partidista. El primero se mostró sin dominio propio, exaltado, conspirador y nostálgico del porrismo universitario de izquierda, insistiendo en la venganza política contra el segundo; queriendo arrebatarle la jefatura de la bancada senatorial morenista. Por lo que la conducta de Batres se entiende impulsada bajo una consigna superior.

El episodio mostró que en auxilio de Batres acudieron cuadros directivos del Morena, incluso Yeidckol Polevnsky, la todavía dirigente del partido, montó un tinglado para fincarle un juicio con visos apócrifos, revolviendo lo electoral con lo parlamentario. Pese a todo, se ratificó la presidencia para la senadora Mónica Fernández, como era la postura original de Monreal.

El asunto generó el malestar de Amlo, sus declaraciones; y en la opinión pública, la sospecha de que hay peleas internas intensas que no van a parar. Porque Amlo ha dicho que no intervendrá en el poder legislativo, pero este asunto es de orden partidista, uno interno en el seno del partido en el poder, circunstancialmente en el Senado.

Los cuadros intermedios del partido en el poder parecen irreconciliables, una lucha campal por los poderes subordinados al Ejecutivo entre los radicales, con inclinaciones hacia Maduro, con tintes comunistas, están: Yeidckol, Batres, Ackerman, Sandoval, Noroña, Díaz Polanco y Taibó, también se pueden apuntar en esa tendencia Pablo Gómez y otros del mismo perfil; contra los que se originaron en el PRI como Monreal, Muñoz Ledo, o el mismo Ebrard, senadores y diputados que eran tricolores en sus inicios políticos.

Los primeros traen a Yeidckol en su proyecto de permanencia al frente de Morena; y los segundos todo indica traen mas estrategia, una pinza con Mario Delgado a quien le queda grande todo y debería hablar menos; y con Alejandro Rojas Díaz Duran, un peleador callejero.

Pero no solo quedan en la lucha esos grupos señalados. Están en primera fila los capitalistas, a cuyo frente está Alfonso Romo, Tatiana Clouthier, Carlos Salazar Lomelín; recientemente el magnate internacional de la carne Jesús Vizcarra y Carlos Lomelí Bolaños de Jalisco, entre otros, algunos de ellos que no militan abiertamente en el Morena, pero que seguramente se inclinarían por alguien que no promoviera el extremismo.

Con fuerza también está la corriente de los afectos, que sin duda, apoya a Bertha Luján, excontralora del DF cuando Amlo era el jefe de Gobierno y madre de la novel secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde. En esa corriente puede estar Claudia Sheibaum y tiene como eficaz operador a Gabriel García Hernández el jefe de los súper delegados. Su debilidad es el tamaño de una operación que requiere muchos peleadores de fondo, que tengan tablas.

En esas condiciones la arena es de a de veras y faltan escaramuzas reales, no como los tangos del PRI; y me parece que los radicales ya tuvieron su oportunidad y se marean cuando tienen algo de poder, quieren llevar a Amlo, quizá adonde él no quiere y me parece que no van a poder forzarlo, porque no son ya indispensables como se creen. Traen pecados que les señalan del dinero partidista a la Polevnsky y a Batres, con su nómina de 60 amigos entre asesores y aviadores que cobraban sueldos importantes con cargo al Senado.

Los otros grupos tanto el beligerante, llamémosle institucional porque entiende de negociación y disciplina; como el de los afectos, se van a plegar a López Obrador si usa de esas armas, en ambos casos pertinentes: la negociación y la disciplina.

Si Amlo decide todavía a usar al Morena en esta etapa, no solo perfilando lo electoral, el problema será que tendrá que establecer un esquema mas posicionado del centro del poder para ese partido, a partir del cuál se tienen que alinear otras fuerzas; para reconstruir el papel de eje de un renovado sistema de partidos, porque el que quedó ya no sirve, es caso perdido.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

El Misil de Duarte

Columna del 9 de septiembre del 2019

El Misil de Duarte

Jorge Miguel Ramírez Pérez jmramirez4

 

Me la tengo que tomar por buena la columna de Javier Duarte desde la prisión, esa que titula con la frase, esta sí, bíblica, del Señor Jesús: "La verdad os hará libres".

Lo que se maneja allí, lejos de ser una versión de ciencia ficción es una muestra, con cortes, de algunas de las maniobras que se gastaron en las decisiones políticas y electorales, del sexenio peñista, en lo concerniente a la llamada democracia "a la mexicana".

Como se lee, lo escrito por Javier Duarte es un capítulo inconcluso de una realpolitik, conspirativa e inmoral, de engaños sobre engaños. A la vez es una de las peores burlas contemporáneas a los ciudadanos de a pié que se ven ninguneados por todos lados, no existen y no son considerados ni de lejos.

duarte-2

También es un balde de agua fría para las huestes partidistas del PRI, del PAN y del PRD veracruzanos, que sospechaban que lo dicho por Duarte es mucho cierto, pero que se han resistido a aceptarlo, porque se les hacía inconcebible tanto estiércol en la mente y manos de sus líderes políticos.

El baño de la porquería le llega de lleno a los "Yunes del estero" como suele referirse Duarte a los Migueles. Pero también a ese otro Miguel, Osorio Chong al que le tupe sabroso; todos ellos van a tener que contestarle al preso, porque la lógica de sus amarres es incuestionable. Las ligas de Miguel Yunes y Miguel Osorio son viejas y parecen indestructibles. La referencia a haberle dado las espaldas a la Maestra Gordillo, actualiza los daños causados por la dupla y sus consecuencias.

El embarradero llega arriba, Duarte confirma que todo estaba en conocimiento de Enrique Peña, y ratifica que conspiró con Miguel Yunes para que traicionara a Josefina Vázquez, tal vez omitiendo que Calderón no era ajeno. Es inverosímil que éste con todo el aparato de información no estuviera enterado, lo que abre más conjeturas.

Duarte califica como un chiste la candidatura priísta del otro Yunes, Héctor, en lo que coincido. Pero no fue solo eso. Lo que no dice, por ahora, es que la caída de ese Yunes sirvió para eliminar políticamente a Manlio Beltrones, cuya imagen como líder del PRI nacional se afectó irreversiblemente porque la pérdida de PRI en Veracruz, era el anunció de la pérdida nacional para ese partido, sobre todo en el entendido que a Héctor Yunes Landa se le asociaba al grupo político de Beltrones, toda una trampa de doble fondo.

El revelador Duarte acusa a Osorio de tener planificada una escalada por llegar a la presidencia de México, a costa de todo tipo de tropelías; lo que también coincido. Solo

falta que revele que la jefa de la campaña de Osorio, hoy en la cárcel era la señora Robles, desde SEDESOL y SEDATU, lugares desde los cuales se triangulaban el dinero de las estafas maestras y otras perlas del mal, para los fines aviesos de Osorio el que nunca se ocupó de la seguridad de los mexicanos.

Acusa también Duarte a muchos de abajo que desde entonces le debían sus cargos, como Anilú Ingram incondicional de Osorio Chong; o a Rogelio Franco su instrumento en el PRD, que se pasó del lado yunista; o al que fue su operador político en el Puerto y subsecretario de Gobierno, Marlon Ramírez de quien no dice su nombre, pero señala como jefe actual de un PRI "azul" que trabaja para los Yunes panistas, a través de Fernando el alcalde de Veracruz.

Son muchos los comentarios que pueden desprenderse de esta primera entrega de Duarte, obviamente una pieza inacabada de la tenebra como bautizó Villoro, a esa forma de conspirar encubriéndose en el manto de la política. Con todo, lo escrito por el exgobernador, le da paradójicamente en este género, una credibilidad que no tuvo como funcionario.

Lo cierto es que Duarte no tarda en salir y en revelar más datos que ponen en camino de su actual hospedaje a otros, que como Osorio, es un pájaro de cuenta que se sabe acorralado.

En ese tenor de malicias está la ruina también.

Una síntesis pone de relieve lo equivocado que estaba Duarte al creer que el entonces presidente mandaba. Hoy los peñistas desde que Peña estaba en el cargo, están en la cárcel o perseguidos. En cambio los del verdadero jefe: Videgaray, ninguno se siente ni cercanamente acosado, solo el plan falló con José Meade, que se enredó con lo de Rosario Robles, porque en los planes videgarayistas él sería el Secretario de Hacienda con cualquiera que ganara, por supuesto, excluyéndolo a él. Porque como dijo Duarte hasta para ellos, el PRI hace tiempo que se lo acabaron.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Veracruz: la Lucha de Improvisados contra Gandallas

Columna del 4 de septiembre del 2019

Veracruz: la Lucha de Improvisados contra Gandallas. Mientras, Gobiernan los Cárteles.

Jorge Miguel Ramírez Pérezjmramirez3

 

No salen de una para meterse en otra. La incapacidad de la gente del gobierno de Cuitláhuac y la retórica de Winckler el fiscal incondicional de Miguel Yunes, ayer volvieron a ocupar las notas de los medios que se atienen a las versiones que declaran los interesados en el pleito. De la verdad se extraen solo errores, venganzas y odios jarochos.

Ayer la cámara local con un grupito de diputados improvisados desprovistos de la seriedad de una tesis bien fundamentada para echar al estorboso Winckler, se lanzaron al ruedo como los espontáneos a torear un novillo sin trastos y con mucho miedo.

Argumentaron dos puñados de diputados que Winckler estaba en desobediencia de la Ley al no cumplir con la obligación de una acreditación vigente, en el requisito del examen de Control y Confianza, porque al parecer desde mayo se venció esa obligación.

Los detalles se pierden en la bruma de la gritería y pocos datos se deducen de la determinación, porque es cierto que lo exige la Ley General de Seguridad Pública, de observancia nacional, no solo para los fiscales y/o procuradores, sino para los que fungen como secretarios de gobierno y secretarios de seguridad pública en las entidades. Quienes por cierto, a partir de este affaire tendrán que demostrar que fueron nombrados una vez que acreditaron los exámenes mencionados, porque si no lo hicieron y los nombraron, deben ser destituidos y los que se aventaron la puntada de firmar sus nombramientos, pueden alcanzar hasta 4 años de pena privativa de la libertad.

Entonces no es un asunto menor y si Winckler se sabía incómodo entre burócratas adversos jamás debió estar en el supuesto que le afectaría, a menos que la soberbia, característica de su grupo político, proclive a creer los chismes, como elementos sustanciales de gobierno; le mal aconsejara que retara a los bisoños, igual que él, gobernantes de ese abatido estado.

Si es ese el argumento, el que el Fiscal Winckler desatendiera sus exámenes es válido, porque manifiesta el desprecio de la leyes de su parte. Alguien que espera se les apliquen a otros y a él, no. "Que se haga la voluntad de Dios en los bueyes de mi compadre", en eso tienen bases.

Pero si los procedimientos no se sustentan en una cimentada doctrina de seguridad pública, que construya los razonamientos con claridad, y no confundan la jerarquía de las competencias, haciendo uso de los recursos consustanciales del tema, lo cual sinceramente lo dudo, se le va escapar la liebre.

Porque no hay en el gobierno de Veracruz, ni en Gobernación en México, menos en la cámara de diputados del estado, alguien que pueda defender y desarrollar con una racionalidad aceptable los argumentos, porque basta escuchar al burócrata del risueño pueblecito de Mulegé, el hoy ampuloso secretario de Gobierno veracruzano, Eric Cisneros decir que lo de los crímenes del "Caballo Blanco" es similar a la lucha de Hidalgo contra minorías, para saber que el estratega de la 4ª transformación no tiene la menor idea de nada de lo que habla. Menos va a poder imponer con una mediana solidez a una empleada, también improvisada, como la abogada que nombraron como sustituta.

El asunto ya le dio a Miguel Yunes la plataforma que quería, que para fortuna de López Obrador le va a perder en la arrogancia, como siempre.

Pero ya destaparon la cloaca y ahora va en serio.

La pregunta es saber si los secretarios de Gobierno, de Seguridad Pública y los Fiscales de Veracruz, antes de ser nombrados habían acreditado sus exámenes de Control y Confianza, en los centros federales que la Ley señala; o sus nombramientos fueron firmados antes de que los realizaran, para saber si los que los nombraron caen en el supuesto de hasta privación de la libertad por cuatro años. Porque la ley no prescribe.

En eso deben rascarle unos y otros, tarugos y gandallas, porque finalmente lo son todos, lo primero porque se pasan de sobrados y lo segundo, porque ninguno de ellos respetan las leyes.

Por eso los dos grupos están subordinados a los cárteles que son los que mandan en Veracruz, y tal aparece que les instruyeron desviar la atención de lo del "Caballo Blanco" para que nadie se acuerde de lo que importa, sino del circo.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Perdida de la racionalidad política

Columna del 2 de septiembre del 2019

Perdida la Racionalidad Política: el Caso de Veracruz

Jorge Miguel Ramírez Pérez jmramirez2019

 

Si bien es cierto que el deterioro de Veracruz tiene muchos culpables con nombres y apellidos, nunca tantos y tan seguidos, han sido los que han desmoronado el derecho, el dinero y su paz social, destaca la quinteta del mal: Fidel Herrera, Javier Duarte, Flavino Ríos, Miguel Yunes y Cuitláhuac García, un desfile de perversión que han competido por hacerle a los pobladores de Veracruz, un mayor mal que el otro; por cierto sus víctimas son aguantadores, agachones, pues.

Un gran pecado, su pasividad, que no han podido expiar los veracruzanos, los tiene en un callejón sin salida. Pero no se rebelan, son raza de bronce.

Abandonados a su suerte, a nadie le importan. Ellos mismos hacen como que no pasa nada.

En Veracruz no hay leyes que se respeten, no hay experiencia, ni conocimientos que valgan. Ni siquiera hay un idioma que se respete, porque a ese Cuitláhuac no se le entiende lo que dice y menos lo que quiso decir, no sabe hablar castellano. Hay que adivinarle su ilógica y berrinchuda forma de balbucear. Porque además se enoja el fatuo. ¡Increíble!

Veracruz a la deriva, abandonado de sus Presidentes, ha tenido que vérsela con el gobierno real de los cárteles durante casi 20 años y faltan cuatro años más; y lo que siga, que será peor. Porque si al ignorante y frívolo de Cuitláhuac, el Presidente López Obrador lo apoya como alguien de bien, ¿qué falta?

No solo recibe espaldarazo del Ejecutivo federal, sino de la Suprema Corte de Justicia, que ante el desacato flagrante que ha hecho el gobernador García, al desobedecer la orden de pagos municipales: se hacen patos, en la pauta de ningunear a las leyes y a sus propias resoluciones ¡El colmo!

Mire, amigo lector, el pleito que tiene Cuitláhuac con el fiscal estatal es de risa patética, por el lado que se vea. Es todo un monumento a la irracionalidad y al vacío de autoridad, que hace tiempo se padece en la otrora feraz entidad .

Vayamos por partes.

En primera, queda demostrado que la falacia esa, de un "fiscal autónomo" es una fiasco, primero porque jurídicamente le resta responsabilidad al Ejecutivo, en el tema central de gobierno, que es el de la procuración de justicia. Un tema fundamental que se queda en el limbo, de una supuesta autonomía que además es totalmente falsa.

Los gobernantes que promueven una fiscalía dizque autónoma, aspiran a realizar acciones como regalar dinero o bienes del erario, como forma de hacer política, dicen. Y evitan entrarle al crimen, porque a los señoritingos los desgasta combatir a

los maleantes, porque además con tanto "pueblo bueno y sabio", no hay maleantes; y en esa tónica filosófica, lo que hay son traviesos, que se van a portar bien, tal vez después de mandar al infierno unas tres docenas de competidores en los negocios que la mala suerte social, les asigna.

Así, hay fiscales del tipo de Jorge Winkcler, que es el de Veracruz, que le hace al falsamente autónomo y sigue las órdenes de Miguel Yunes, quien lo puso en ese cargo; o en su caso, de no ser autónomos, encargados de la Procuraduría General como Alberto Elías, el mas persistente de los extorsionadores –según el propio Javier Duarte-, un oportunista que lo mismo descalificó a Anaya sin pruebas suficientes, o no integró las investigaciones contra Lozoya, cuando se lo ordenó Peña. Para el caso son lo mismo: inútiles para el pueblo real y supinos con sus jefes reales.

Pero con todo lo antipático e hinchado como son prácticamente todos los de su grupo de corte antipolítico e intratable, el grupo de Miguel Yunes; Jorge Winkcler, no detuvo, ni estuvo en el supuesto de detener obligadamente, al que dice Cuitláhuac, que fue el causante de la tragedia, porque el sujeto estaba en manos de otros arbitrarios, los federales. Y le mintió a López Obrador el improvisado gobernador, con un cuento chino, que ni siquiera se acerca a lo que sucedió.

Lo de Coatzacoalcos es una tragedia, sobre tragedia; porque de por sí, es un drama el entorno de esos antros soliviantados por el propio gobierno, que son centros de distribución de drogas y prostitución de famélicas mujeres, necesitadas de venderse con hampones, desprovistos de facultades humanas, que son los clientes habituales. Peor lo que les sucedió: fue como ir del infierno de la explotación, y en un mismo boleto, terminar en llamas en el otro infierno. Es patético.

Pero en las entrevistas que están en las redes se escucha un rabioso Cuitláhuac entre acobardado y apantallador, contradiciéndose de todo, señalando culpables sin bases, amenazando hasta a los comunicadores que no le dan la razón a sus irracionales señalamientos y a sus odios, producto de una impotencia en saberse incompetente y acompañado, además, de otros, que todavía son más incompetentes que él.

Así, el gobernador veracruzano que no tenía ninguna experiencia como funcionario, ni de cuarta; lejos de deteriorar al Fiscal heredado, se puso de pechito, lo que no le desagrada y acabó fortaleciendo al tal Winkcler, que le ganó la partida. Ya se volvieron hasta intensos colaboradores, según se anuncia.

El problema aparentemente lo enfrenta el Presidente, porque mediante sus apoyos, espera aventarse un año más; y evitar llegar a las elecciones, si se provoca la destitución del incapaz. Lo que me parece una osadía, aunque un Presidente tiene información de primera mano; y como dijo ayer, sabe que los opositores no existen, y además el pueblo veracruzano aguanta todavía mucho más. ¿Será?

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 1 de 384