"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioLO MÁS RELEVANTE

El Pecado del PES

Columna del 25 de marzo del 2019

El Pecado del PES

Jorge Miguel Ramírez Pérezjorgemiguel20180812

 

Con un planteamiento seductor Hugo Eric Flores el dueño del Partido Encuentro Social, ha manipulado líderes evangélicos para que se conviertan en promotores políticos y propagandistas electorales; incluso usando el púlpito, para que sea pódium de las causas políticas convenientemente disfrazadas de valores morales, tergiversando la esencia y razón del culto religioso, que es por su naturaleza apolítico.

pes-hugoericflores

El argumento es que los evangélicos no tienen un espacio de influencia política que se corresponda a los más de 9 millones de personas que hay en el país, que profesan alguna de las manifestaciones evangélicas; muchas por cierto, en franco crecimiento. Por lo que Hugo Eric en un afán oportunista se ostenta como líder de líderes de esta comunidad y como único puente con el poder público; un pontífice, pues entre los creyentes y los jefes de la burocracia.

Las pretensiones de Hugo Eric son desproporcionadas. El número de evangélicos es mucho más de lo que él pretende encabezar: el investigador Elio Masferrer afirma que hay 20 millones de cristianos, no católicos. El INEGI señalaba en 2010 un crecimiento del 72% de las cifras del censo que en el 2000 señalaban un 5.26% de la población; y para el año 2010, 7.68%.

Pero la ambición no tiene límites y la seducción de Flores se complementa afirmando que con base en lo corrupto que han sido los gobernantes en México, se tiene que tener un interlocutor que sugiera quienes son "los buenos", de manera que los que él avala ante los grupos que le creen, son los que ungidos por su manto protector, son "diferentes" y según él, detestan la corrupción.

Primero estuvo con la dupla Calderón- Zavala en su sexenio, a los que invitó a ser aclamados como nunca en su vida, en la Iglesia de la Roca (franquicia mexicana de la estadounidense Church of the Rock), comunidad que enfatiza la teología de la prosperidad económica.

En el sexenio de Peña avaló a Miguel Osorio Chong, como el idóneo para dirigir el país contra la corrupción.

Finalmente se presentó en las boletas con el conveniente apoyo del INE en los trámites engorrosos, aliado con Andrés López Obrador, quien vino a ser sujeto de elogios de pastores, que al igual que los chamanes también imponían sus manos sobre el hoy presidente de México.

Hasta se corrió el rumor que AMLO era creyente y que era, hasta adventista.

Con todo y esa fuerte alianza del Partido Encuentro Social, el PES, con AMLO los del Tribunal Electoral le dieron piso. No logró siquiera acreditar el 3%, el mínimo; para seguir como partido político.

Hugo Eric hizo pataletas pero fueron en vano, tal vez creía que López Obrador daría una indicación, como en su tiempo la dio Calderón, para que el PES tuviera vigencia. No fue así, por lo pronto hoy ya no existe el PES... pero el PES "uno".

Porque viene en camino el PES "dos", que es lo mismo, pero con una palabra que cambiará. En vez de Encuentro Social, será: Encuentro Solidario.

Hugo Eric quien piensa y actúa materialistamente, es decir, en lo pragmático; sigue al pie de la letra la filosofía del escritor británico Michael Korda, la que dice : "no hay mejor padrino, que un nuevo padrino". Flores no tiene ideología, sus planes, son de poder personal, porque lo suyo, lo que es verdaderamente suyo es, "vender" al mejor postor a los evangélicos, a quienes dice controlar. Ese es su pecado.

Hugo se inició como todos, en busca de un hueso que roer y encontró la oportunidad de oro que le dio Calderón, al nombrarlo Oficial mayor de la SEMARNAT sin merecimientos; y como todo improvisado del calderonismo, a los pocos meses, tuvo que ser echado por la serie de barbaridades y visos de corrupción que la entonces Función Pública, acreditó en su contra.

Pero Hugo no afloja, ese es su mérito; a los pastores les promete empleos para sus familias, a uno, en Morelos, le consiguió para su hijo una curul local y la comunidad se le dividió. Pero también él y su gente ofrecen arreglar trámites oficiales de las iglesias, concesión que le dio Osorio porque la SEGOB en sus áreas de Asuntos Religiosos, no solo no resuelve, sino que tiene un desbarajuste, desde hace varios sexenios.

Lo malo es que el jefe del PES quiere hacer frívolo lo que es de otra esfera, la de la fe; porque promueve un proselitismo hacia sus intereses únicamente partidistas, sin importarle la diatriba y los señalamientos obstinados contra los evangélicos que siguen padeciendo las inconveniencias de ser una minoría.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

El petróleo en manos de los mexicanos

Columna del 18 de marzo del 2019

El petróleo en manos de los mexicanos

Jorge Miguel Ramírez Pérezjorge miguel ramirez

Ya hace 81 años que el petróleo está en manos de los mexicanos de acuerdo a la tradición histórica del país. Se habla de una epopeya de la que hay muchos libros, pero pocos, muy pocos, detallando las dificultades de ese hito, como en las memorias de Don Jesús Silva Herzog y también en los escritos de Narciso Bassols dos figuras que vivieron esos días y pudieron contarlo; otro libro "Lázaro Cárdenas: Un demócrata mexicano" menos conocido, es el de Cameron Townsend el misionero cristiano, que hizo amistad con Cárdenas.

pemex

En Waxhaw, Carolina del Norte en el museo dedicado a "México- Cárdenas" se exhibe el automóvil que éste, le obsequió a Townsend para cabildear con los empresarios estadounidenses y explicar en detalle las causas formales originadas en las injusticias a los trabajadores, por las que se expropió la industria petrolera.

Pero en ninguno de esos documentos se explican las causas geopolíticas por las que se tomó esa decisión, que de ninguna manera fue sin el consentimiento e incluso probablemente, el impulso en su momento, de las autoridades estadounidenses del mas alto nivel, para que el evento se llevara a cabo sin contratiempos.

Los empresarios del Águila la empresa señera que explotaba los principales pozos en la huasteca, eran estadounidenses de raigambre judía y habían cambiado sus sedes en su país de origen, para trasladar la oficina central a la City londinense, tanto con el fin de esconder datos fiscales, como también poner fuera del alcance los referentes a los clientes, entre los que se encontraba la Alemania de Hitler, que comenzaba su demoniaca carrera de pretender apoderarse del mundo.

Las inteligencias ya tenían diagnosticada la ruta de Alemania Nazi así como la testarudez, de los empresarios por vender el petróleo mexicano sin importar el destino y la estrategia de esos clientes, todavía entonces, enemigos potenciales de las fuerzas aliadas.

Lo crea o no, mi estimado lector, el hecho es que la coyuntura favoreció a México y de un día a otro se quedó el gobierno con una industria próspera y estratégica que desde entonces no ha sabido manejar.

Porque el rasero inexorable de los números en ningún momento ha podido demostrar algo más, que utilizar a Pemex, y sus ganancias, sino en fortalecer el gasto corriente del gobierno como si fuera una fuente inagotable de las ocurrencias y los compromisos destinados a engrosar la burocracia de todo el aparato gubernamental; y por supuesto, la propia de la empresa que en los rubros de empleados de cuello blanco, (altos funcionarios) y de cuello azul, los obreros;

carga con un imponente pasivo laboral que sobrepasa el valor de la empresa desde que inició el milenio.

Hoy Pemex sigue siendo un dolor de cabeza para las finanzas públicas, porque independientemente de que la empresa no es lo productiva que debiera ser; de todas maneras sigue produciendo, con altos costos asociados a una operación, como dije: con excesos en el gasto y sin un plan verdadero y factible para cambiar esa realidad, en la que pesa además, la figura de Pemex como símbolo del nacionalismo mas que ninguna otra oficina del gobierno.

Pemex llega a la segunda década del milenio entre dos corrientes una, la que piensa que la apuesta al petróleo tal cual; es un esfuerzo estéril porque los yacimientos no son lo que fue la Faja de Oro o el maravilloso Cantarell; y que los lastres no se ven resueltos, como los de un sindicato que se pretende razón y esencia de la vieja expropiación, que ha sido un hoyo sin llenadera; así como las malas decisiones que han dejado sobre endeudada a la empresa con todo y su dizque "gobierno corporativo", sin mencionar que la empresa nacional ha sido cobijo de toda suerte de corrupciones.

Y los otros, que creen que se puede extraer de Pemex una "segunda oportunidad" haciendo retrasar el reloj de la historia y recomponiendo procesos inconclusos, volviendo a la mística de una honestidad perdida, con un renovado sindicalismo y con inversiones, que deben fincar tal vez una nueva reedición de deudas dirigidas a propósitos específicos.

En estas horas está por verse cuál de las dos visiones se enfila.

Lástima que las dos no consideren que lo que tiene hoy México y lo que es más importante, sea tal vez el gas y no el crudo. Insertar ese tema como prioritario es lo que puede marcar la desviación institucional, hacia la certidumbre o a seguir en las inexactitudes.

Y no es que no se considere el gas, lo que pasa es que en prioridades de estrategia seguimos un rumbo impreciso, que ya debía haber mejorado después de tantos fracasos.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

La caída del PAN

Columna del 12 de marzo del 2019

La caída del PAN

Jorge Miguel Ramírez Pérez jorge miguel ramirez

Pocos partidos en la historia de México de los últimos años, han tenido la inmensa oportunidad de demostrar que podían recomponer política, administrativa y moralmente el sistema político mexicano, como la tuvo el PAN en dos ocasiones; y en las dos falló ante los electores y ante la propia institucionalidad de un partido que surgió en la parte central del siglo XX, con un perfil modernizador y visos de racionalización.

PAN-desquebrajado

Con Fox la expectativa era que a partir de su triunfo, el evento electoral que inauguraba la alternancia, surgiera algo distinto del viejo PRI; se pudieran construir las instituciones inclusivas en el orden y la concepción democrática; que se delimitara el antiguo régimen y el advenimiento de una nueva forma política, y que se trazara a su vez una vida institucional, no solamente distinta, sino completamente antagónica al efecto autoritario y monolítico de los gobiernos precedentes.

El anecdotario sea cierto o no, de todas maneras, esboza que la elección, de quien tomaba ya desde entonces las decisiones, es decir la señora Martha Sahagún; fue por seguir el trillado y agotado sistema de la vernácula combinación de simulación-corrupción, que los que entregaban, "sugirieron", aconsejando la segregación de los panistas de cepa, así como de personajes como Porfirio Muñoz Ledo que insistían en caminar hacia una plena transición democrática.

Igual que el prócer Madero, Fox se contentó en la forma excluyendo el fondo. Con la farsa de "Amigos de Fox" abarató lo que sería su estructura partidista. Con los mapas mentales, disfrazó sus carencias ideológicas; y con la simulación de seleccionar "científicamente" el gabinete, acabo de derruir compromisos, regalando cargos a representantes de la oligarquía y meter "para aprender" improvisados de las ciencias del gobierno, prepotentes y fatuos en su mayoría, que jamás pudieron demostrar sus desconocidas capacidades.

Así quedó el PAN malherido con seis años de pifias y la cesión del poder a los gobernadores priístas que se sirvieron con la cuchara grande.

El pensamiento de Gómez Morín, de los Preciado Hernández y Criestlieb Ibarrola quedaron en el cajón de los arrumbamientos. Fox, ni sus sucesores se interesaron por demostrar que el PAN era un partido sencillamente sistémico y no uno de derechas como sus malquerientes señalaban. Esa falta de defensa en las ideas, tuvo la consecuencia de una orfandad en nuevos programas y poca operatividad política.

Así el PAN desde sus inicios en el poder derrochó la herramienta democrática y empezó a morir. Adquirieron sus líderes el síndrome de Estocolmo e imitaron a los que odiaban, pero que secretamente admiraban: la clase política priísta.

El gobierno foxista decepcionó a sus seguidores, quienes esperaban por lo menos que un desfile de malos funcionarios del pasado llegara a la cárcel. Y siguiendo la tradición de las imposiciones padeció el vicio inveterado de querer inflar un hombre de "confianza" para sucederle, Santiago Creel.

Pero Calderón le ganó el brinco y con lo que quedó de un panismo desencantado logró la nominación, mediante una estructura de la juvenil enquistada en la burocracia partidista; y tal como lo analizaba desde el siglo XIX Robert Michels: advirtiendo el "proceso natural" de lo que esas burocracias partidistas, se transmutan como un círculo de hierro intraspasable, así se formó el grupo del poder calderonista, simplemente excluyendo.

Calderón al igual que Fox, fracasó; de modo que en doce años no pudieron incorporara al país al proyecto de reformas como se habían comprometido. La oligarquía le impuso los tres primeros años un gabinete a modo: Medina Peña, de las firmas de abogados trasnacionales; Reyes Heroles, ligado a los Bush; Téllez Kuenzler al grupo Carlyle; Alfredo Elías Ayub emparentado con Carlos Slim; Carstens con el FMI y Georgina Kesler con Iberdrola; quienes acabaron fomentando los pasos del priísmo más bandolero, y cerraron escalando endeudamientos.

El PAN calderonista y zavalista, por los cuñados incómodos; exhausto ante tantos errores e imposibilitado de seguir la ideología de un Castillo Peraza, que presumían, sin aterrizar los principios de subsidiariedad, solidaridad y bien común a la operación de gobierno; sumó a la carencia de planes, bloquear las precandidaturas de panistas a la presidencia, y Calderón determinó aferrarse a un desconocido y neófito como Cordero, y de esa manera cedió a Peña el poder pensando ingenuamente que se lo devolverían.

Peña sacó las reformas con Madero, desgastó al PAN que no explicó su posicionamiento con naturalidad; y surgió como un nuevo aliado del poder Ricardo Anaya, como puntal del PAN. El pacto se rompió cuando los Moreira aliados de Osorio, no cedieron ante Peña, Coahuila para Anaya.

No se sabe que factor pesó más, incluso se mencionó la fuerza de la delincuencia organizada en esa norteña entidad pero Peña al no cumplirle a Anaya, lo dejó a merced de la ambición irreductible y destructiva del clan Calderón-Zavala, que desde adentro instaban a una definición, que Anaya se vio obligado a llevar hasta la ruptura, con quienes hoy vemos fueron sus impulsores: Peña y Videgaray. Así Anaya se vio envuelto en la máxima desconfianza, por lo que una vez candidato en ascenso, le echaron la PGR para acalambrarlo de que tenían información suficiente para hundirlo.

El epílogo dejó al PAN maltrecho, dividido irremisiblemente, sin liderazgos, porque la mayoría responden a las cuotas de poder con los mismos; e igual que el PRI sin oferta política, ni siquiera se ve que puedan estructurar una oposición que se respete.

Lo de Marko Cortés con el control anayista del padrón es un rumbo perdido, sin coherencia. Falta saber quien se muere primero: el PRI o el PAN, porque ninguno de los dos pueden recomponer sus históricos fracasos.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

El oscuro futuro del PRI para convertirse en la bisagra de Morena

Columna del 4 de marzo del 2019

El oscuro futuro del PRI para convertirse en la bisagra de Morena

Jorge Miguel Ramírez Pérezjorgemiguel20180812

Como van las cosas y desde el triunfo arrollador de Morena en julio del año pasado, más la aceptación creciente de los mexicanos, el 90%; a lo que hace o deja de hacer López Obrador; no tiene ningún sentido regresar a las formas políticas del sistema anterior, porque no se puede regresar a lo que no existe.

Osorio-Chong-coordinador-de-los-senadores

El sistema político como se conoció en lo que lleva del siglo no se puede reeditar, porque para comenzar, los partidos que tuvieron el poder el PAN, el PRI y el PRD en la Ciudad de México, fueron los que con una ignorancia excesiva de la política y de las necesidades reales de catapultar el sistema hacia la construcción de las instituciones democráticas, no hicieron otra cosa sino incorporar incondicionales improvisados, que se enfilaron a convertirse expertos en las simulaciones de autonomía, consumados maquilladores para préstamos del exterior y abusivos para destinar las reformas a ninguno más, sino a los de la vieja medrosa e ignorante oligarquía y a las redes burócratas que se convirtieron en saqueadores de todo, de lo que fuera en cualquier área del gobierno.

Estructurar la operatividad de la democracia era para los que integraron las decisiones de esos años, una pérdida de tiempo, no había espacio para escuchar planteamientos para no hacer zozobrar la base de la estabilidad económica y política.

Por eso a partir de ahora los que tuvieron el poder no tienen oferta, porque nunca la buscaron y porque día a día salen a la luz sus mas rebuscadas raterías. Pero creen sin empacho, que pueden encabezar una oposición.

El PRI solo se ha movido por dinero, y dinero del gobierno; o como dijeron en la corte neoyorquina hace unas semanas, recursos del crimen organizado.

En el PRI son los mismos y han perdido el sentido del valor del dinero, para ellos millones son las cantidades de mas baja denominación. Hoy quieren pedir prestados 250 millones para "organizar el proceso de la nueva dirigencia". Se ve que la sobrina de Salinas, antes de salir, quiere resolver una plataforma para la vida pingüe y de alto nivel, que está acostumbrada su familia desde la candidatura de Salinas en 1988. Ya gastaban, me van a decir y es cierto Siempre del erario; pero llevan 20 años gastando a lo grande por todo el mundo. ¡Qué país! Les debe seguir mimando. ¡Faltaba mas!

Ahora quieren revivir lo que queda del zombie con la esperanza de engañar a los electores como lo hiciera Peña, de que "regresan los que saben"; y aunque parezca locura, se van a pelear fuerte: Ivonne Melgar, Alejandro Moreno, Ulises Ruíz y el doctor que no cura una cruda, José Narro Céspedes, que ante los

mensajes de que Peña va a ser el consejero "rector" del que fuera el centro de las imposiciones, se entiende que es el galeno el que tiene la bendición anticipada del diablo.

Los demás son de relleno aunque el Gobernador de Campeche, Alejandro Moreno aglutina personajes con influencia interna, uno de ellos es Manlio Beltrones; otros a través de su compañera de fórmula, Carolina Viggiano, son los Moreira y el mismísimo Osorio Chong, que dice también querer la posición, pero entiende que se aceleró con esa alianza, y se da cuenta que la orden viene para su excompañero de gabinete; porque la renuncia repentina del exrector a la UNAM fue el primer aviso.

Moreno tiene los recursos que se les apetecen a los tricolores: los de las arcas campechanas; pero a quienes toca hacer la faramalla como consejeros, no se van a equivocar porque muchos están en la tablita de negociación impune, en la que se aferra Peña.

La señora Melgar que sería lo mas rescatable en la debacle, y el impresentable Ulises Ruiz no tienen muchas posibilidades.

¿Pero cuál sería el papel del PRI?

A ciencia cierta, no pueden conquistar nada. Ni en sueños hablar de gubernaturas y menos de la añorada presidencia. Aunque quieran embaucar a los que están a disgusto con las políticas de López Obrador; su destino, el de ese PRI es por lo pronto, mantener una bisagra en las cámaras. Prestos para que lo que se le pudiera atorar al Morena.

Y un partido bisagra, ¿qué hace?: lo mismo que una bisagra; es un pequeño artefacto que mueve uno mayor, una puerta o una ventana. En eso se convirtió el PRI; y sus caciques, que van por las plurinominales del futuro, entienden su papel, pero lo que quieren es algo muy concreto, seguir mamando de la ubre pública. En eso terminaron los días de vinos y rosas.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 1 de 374