"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioLO MÁS RELEVANTE

Anaya va a ganar (2a parte)

ricardoanayahuixquilucan

Columna Geopolítica del 12 de febrero de 2018
Jorge Miguel Ramírez Pérez

Dos alternativas se perfilan: una, la de transformar las condiciones mediante cambios paulatinos y pacíficos; y otra, la de hacer cambios que dividan a la sociedad mediante un escenario violento.

A Obrador se le asocia con esta última postura. Aunque lo niegue. Nadie que ofrezca hacer alianza con los narcotraficantes, que fustigue al secretario de la Defensa; y que quiera regresar a México como era hace cuarenta años, puede hacerlo sin violencia.

Obrador lleva una campaña desde antes del 2006, su método es trastornar al estado en su esencia. De hecho, ninguno en sus cabales que se recuerde en el mundo; se ha propuesto incorporar abiertamente, un acuerdo con los delincuentes en su propio país.

Quien no entienda este hecho, como un grave y cínico antecedente de traición al estado mexicano; no tiene una idea de lo que está en juego en esta elección. Sencillamente Obrador quiere despojar de toda legalidad al estado, arrancar de tajo sus instituciones, no reformarlas.

Ese es el objetivo de Obrador: desestabilizar al sistema, provocar un caos, como esa fumada de trasladar las secretarías a los estados, para que los titulares puedan rivalizar con los gobernadores y para repartir cargos a los adictos a su persona, en las regiones del interior y al mismo tiempo echar a la calle a los sindicalizados y a los de servicio civil.

No nos hagamos, quiere inaugurar una dictadura.

La otra opción la del cambio escalonado la tiene Anaya. ¿Por qué? la alternativa de Meade, no existe en el panorama de lo que está en la mesa. El candidato del PRI, no considera en absoluto, el cambio. Cree que él está por encima de los errores de su partido y del gobierno donde ocupó tres carteras de primer nivel. Él nadie más que él es uno de ellos. Por eso su candidatura nació abortada, es una defensa a ultranza para indexar a los contribuyentes las malas administraciones, los derroches y la corrupción con sus saqueos y endeudamientos. No es otra cosa.

De tal suerte que Anaya representa la única opción real en la boleta, por un cambio sin virulencia, un cambio ordenado.

Y eso lo van a ir entendiendo los votantes: unos ya lo entienden; faltan los tradicionalistas que se aferran todavía, a darle una oportunidad más a los irresposables del PRI; y faltan todos los demás, que no pueden caer en el juego de malgastar el voto en personajes de caricatura, los dizque independientes.

Hasta los que no votan, deben votar para seguir absteniéndose, si quieren.

Ese es el voto inteligente.

Porque lo demás es dejarse morir en vida, Los alemanes desesperados del mal gobierno votaron por Hitler; los venezolanos hartos de los corruptos, votaron por Chávez. Todos usaron de las pasiones y tiraron al basurero los razonamientos. Sus hijos, sus nietos se los demadan. Y no se la acaban. Hay que pensarle.

Los que sí están convencidos de que Anaya va a ganar, en primer lugar son sus contrincantes del gobierno.

Las baterías que usan en esta etapa son los encabezados y los comentaristas de consigna que insultan y sobajan a Anaya, mas que a cualquiera. Por eso me parece que para él los ataques, son la mejor medida de que las cosas marchan bien. "Los perros ladran Sancho, señal que vamos andando". El relato del Proceso de la Fundación para comprar un edificio del PAN en Querétaro , refleja el tratamiento desesperado de darle una fuerte carga de sospecha a un asunto sin delito. No traen más.

Y ni cambiando al del CISEN saldrá más. No es el caso de Obrador que se cura en salud, diciendo que sabe que ese organismo, tiene un expediente gordo de sus trapacerías. Ese sí es un pájaro de cuenta.

Si se reflexiona se puede concluir, que la dinámica tal como ha sucedido en otras ocasiones, va a ir escalando por segmentos. El analista Raymundo Rivapalacio, da cuenta de las inclinaciones de los empresarios. Cada vez menos, van a escuchar el canto de las sirenas rumbo a las escolleras.Ya no los va a sorprender alguien como Romo, el ingenioso del embuste.

Por otra parte se gastan las maniobras destinadas a otro momento, porque para Obrador todo se puede desmoronar. El escenario al cierre de esta etapa de precampañas, se volvió repetitivo y le subieron al nivel de riesgo, mostrándo cartas mayores, dos ejemplos: las encuestas de El País, diario de izquierdas; y los comentarios de Carlos Slim a través de testaferros, en el The New York Times dando ambos medios, como seguro ganador a Obrador prematuramente.

Son los esfuerzos de los monopolistas, incluyendo a la malograda Televisa, por colgarse de un clavo ardiendo, apostando a volver al pasado, a ver si son reversibles las canonjías perdidas.

Pero no será así. Carlos Slim seguirá perdiendo. Ya tiene 30 mil millones de dólares menos. Quiere que Obrador llegue para sacarlo del hoyo; hasta invitó tragos de whiski de 40 años a Bill Clinton... para avalar a Obrador, no nada más como aficionado del beisbol.

Solo hay un detalle: con un leve retraso en la Historia. Los Clinton ya no mandan.

Es Trump, y por eso no pueden los Murat darle caballazo a Meade; porque Videgaray es el único interlocutor que tiene el gobierno de México, es el que lo metió y estará con él hasta que pierda rotundamente. Los dos quieren salvar su cabeza.

A Salinas y a Peña, publicamente ya los amnistió Obrador... deben estar preocupados.

Anaya va ganar.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Va a ganar Anaya

ricardo anaya 1

Columna Geopolítica del 5 de febrero del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

No se trata de hacerle al pitoniso o aventarse con un bandazo "a ver si pega". No, eso no se vale. Hay que analizar, desagregar y combinar elementos. Claro que me refiero a los elementos que están en la mesa, a la vista; algunos otros se infieren, pero los que son secretos no se pueden considerar y es allí donde no se vale especular.

Hace seis años, la lógica indicaba que Calderón jugaría a favor del PAN, no en contra de su partido. No fue así, los datos de la llevada y traída Casablanca, y otros, que hubieran sido determinantes si Calderón no los hubiera ocultado, se conocían en Los Pinos desde entonces, porque son datos del 2008.

Incluso en el supuesto de que los hubiera usado para sus siglas, como se hace en todo el mundo; no había con quién usarlos, porque el clan Calderón ya se había encargado de minar al PAN. De entrada persiguiendo foxistas y metiendo de cabezas sucesivas, dos antipolíticos en todos los sentidos: Germán Martínez y César Nava.

Calderón no tuvo estabilidad en la política interior, desprestigió al PAN con un gabinete plagado de improvisados. Le dio una fuerza descomunal al Secretario de Seguridad, García Luna y tuvo varios secretarios de Gobernación que no duraron, dos de manera fatal. Operó queriendo meter a la fuerza, a íntimos con deficiente carrera política y con una muy pobre identificación con el PAN: Cordero y Félix Guerra.

El resultado fue una Josefina con popularidad, pero demasiado idealizada; una que no arrancó nunca y no contó con el apoyo del presidente Calderón, que desde entonces perdió a su partido. Se le vio solícito para que llegaran los atlacomulcas.

Hoy, las circunstancias son otras. El clan Calderón se fue del PAN, dejando a unos cuantos incondicionales que le hacen de quinta columna light. El hecho es que no tiraron a Anaya, con todo y la campaña de medios de un inexistente piso parejo, que era más bien: "quítate tu para que me ponga yo". Los estorbos internos dañan mucho, si no que se lo pregunten a Meade; Anaya ya no los tiene.

Y no los tiene porque fuera de Margarita, todos, lo que es todos: Madero, Bravo Mena, Yunes, Moreno Valle, los Adame, Márquez, Rodriguez Pratts, Rufo, Creel, y el patriarca Diego Fernández, por mencionar algunos, están con Anaya, sumados; no de manera incondicional como exige Obrador o como es costumbre en el PRI. Están con él, porque les conviene, ven que trae ganas y puede con el paquete. Eso es hacer política.

Entonces hablamos de una persona, Anaya que conoce el lenguaje político y los objetivos de la política; porque en ese asunto, se participa racionalmente, no por fe en otro igual que uno; haciendo compromisos de fidelidad malsanos, de una adoración de tipo religioso, como con Obrador que hasta la mano le besan los adictos a su secta. Eso no es política, ese tipo de fenómenos, los clasificó Michael Burleigh como una religión política.

Y para muestra, un botón de que Anaya conoce del negocio y no es un improvisado, como los últimos cuatro que se han sentado en la silla de la política, sin conocer el tema; está la tregua entre Dante Delgado del Movimiento Ciudadano y el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes. Punto.

Creo además que Anaya entiende meridianamente, que no hay para atrás.

Sencillamente es de locos pensar que se puede regresar al México de López Mateos, el que los viejos oyeron cuando eran niños y que no constataron en su problemática. El desarrollo estabilizador lo desconocen porque no entienden, que fue un acuerdo de posguerra y de la guerra fría.

Eso se acabó. Fue en el siglo pasado. Todo ese rollo de la doctrina Estrada y de la economía del estado cuando nueve décimas era controladas por el gobierno, como anotó Pablo González Casanova, en su libro "La democracia en México" y lo mismo analizaban Vernon, Padget, Brandenburg o Ross; pero esos amigos escribieron sus análisis hace sesenta años; y hoy todo es distinto: PEMEX, CFE y el IMSS, que son del gobierno, tienen pasivos laborales que los califican como: organismos... ¡en quiebra!; que los impuestos de los contribuyentes, tienen que abonar a un pozo sin fondo. Esas son realidades.

Si, se necesitan cambios de fondo y contra la corrupción e impunidad; controlar de tajo el gasto corriente y de allí a las burocracias. No crear más, como quiere Obrador que no entiende de racionalidades. Todavía no se registra y ya está repartiendo huesos.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

EL INE NO VE TRAMPAS: ACTOS ANTICIPADOS DE CAMPAÑA, FIRMAS FALSAS Y PRECAMPAÑAS QUE NO LOS SON

ine precampañas

Columna Geopolítica del 29 de enero del 2018
Jorge Miguel Ramírez Pérez

No basta para el INE que Obrador tenga doce años por lo menos de campaña permanente. Recursos públicos: cientos de millones acumulados en su imagen, en una estructura política personalista, gastos de viajes, de movilización y de soporte comprometido en medios formales e informales. Forzando todo ese tiempo a la gente, para que acabe pensando en él; mediante múltiples actos anticipados de campaña.

No dice textualmente vota por mí, no necesita decirlo, cualquiera lo entiende hasta un niño de cuatro años. Él pide ser presidente, ninguna otra cosa.

Creo que alguien de fuera, diría que le permitieron a Obrador agandallarse del proceso.

Y es verdad.

Porque es un candidato impuesto. Con una muy lenta aceptación popular; y para nada, la imagen de un candidato de éxito, como se le quiere hacer ver.

Y ese asunto es exactamente el tipo absurdo de interpretación, que hace de este este proceso electoral presidencial eminentemente inequitativo.

Se refuerza esa disparidad también en lo que se denominan precampañas; sin cumplir lo que supondría ser competencias internas, porque por principio no hay tales. Lo que hay son campañas abiertas.

Se entiende que las enredadas leyes y procedimientos electorales, tienen diferencias normativas en los procesos. En esta etapa se supone que están los aspirantes apenas, pidiendo el voto a sus partidos y coaliciones.

Pero esa suposición a todas luces es falsa, en realidad están pidiendo el voto a todos. No solamente a sus correligionarios y aliados.

¿Contra quiénes compiten, en sus respectivas alianzas?: contra nadie.

Anaya y Meade, si han tenido competidores reales o intentos que abiertamente les han causado el lógico desgaste. Mientras, para variar Obrador, no tiene, ni tendrá ningún competidor que justifique su precampaña.

La única razón o sinrazón de parte del INE y de los que lo mandan para no descalificar a Obrador, es que hay consigna para que llegue; o de plano les acobarda, que haga uso de sus facultades vandálicas, cause estragos en la vía pública y en las oficinas de los consejeros; o bloquee la congestionada capital, generando en los medios internacionales descrédito, como lo hizo con el plantón de Reforma.

Y en ese mismo orden de ideas que provocan confusión a los electores, está la denuncia de Pedro Ferriz de Con, contra la señora Calderón, contra Jaime Rodríguez, alias El Bronco y contra el Jaguar, como se auto apoda Rios Pitter, el desconocido senador que se pretende popular. Todos avalados por las firmas que dicen, ya tener en su bolsillo.

Y es que los argumentos del comentarista Ferriz no tienen desperdicio, con claridad ha mostrado la imposibilidad de sus competidores por conseguir el número de firmas requerido por el INE. Las firmas recabadas, de acuerdo con él y para el sentido común del que lo escucha, son apócrifas, son mercancías de un mercado negro, producto auténtico de la corrupción ilimitada que siempre ha rodeado a los procesos electorales.

Porque como dijo el ofendido, las firmas necesitan de un protocolo social, no del protocolo normativo solamente. El que te firma es porque se lo pides personalmente y no en automático. Sin explicación no hay firma.

Pudiera ser, no en todos los casos, que alguien ayude a conseguir las firmas con argumentos persuasivos, sí; pero no en una hora, cinco mil firmas.

El INE para variar..... se acobarda, se enconcha y adopta el papel absurdo de hacer creer lo imposible; y justificar, mediante rollos legaloides, que el proceso es impoluto. Se niega a descalificar lo evidente, lo que sí tiene lógica. Dan pauta a la especulación.

Se habla de que la consigna es justificar que la señora Calderón, vaya a tener una suma de votos, cibernéticos, y que el Bronco y Ríos Pitter, los tres, cumplan el propósito para que Anaya no gane.

Así que las maniobras demuestran más claras realidades, incluso superiores a las encuestas "a modo", que siguen inflando a Morena en esta etapa.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

No Tatiana, el Peje no se parece a tu papá

amlo-tatiana

Columna Geopolítica del 17 de enero del 2018
Jorge Miguel Ramírez Pérez

Caer en la peor manipulación es el destino de la desubicación y la codicia del poder combinados. No es ajeno a los políticos con ansias trepadoras. Porque a pesar de que se saben manipulados, aguantan; por el amor desmedido que le tienen al protagonismo.

Así les hacía ese sujeto, Fidel Herrera, mandaba citar a sus enemigos políticos adelantándoles mediante los intermediarios, que buscaba una negociación o plantear una propuesta; y cuando estaban cerca de el torcido gobernador, salía un fotógrafo y les tomaba una fotografía sonrientes. Luego le hacían esperar nuevamente "para hablar con el jefe", que no ya se presentaba. Al día siguiente salía en un diario de circulación importante, la fotografía y con esto, la lucha del adversario quedaba descalificada.

Se auto flagelaban gratis.

Eso le pasó a Tatiana, la mujer de lucha que con una mala intervención, lo que pudo haber construido en torno a su reputación, como hija de un verdadero luchador social, por la democracia y las libertades políticas de México, su padre, el Maquío; se cayó por los suelos. Es más ella lo tiró. Porque o se mareó pensando futurismo, o fue inducida a agradecer sin recato, el cargo, que no existe, ni existirá de coordinador de campaña. Porque Obrador es él, todo su rollo, él es el orador, el comediante, el presentador, el que da instrucciones, el que dice a donde ir; y el que dicta todo lo concerniente a su campaña.

A Tatiana la designó, el sucio Obrador, para robarle al Maquío su prestigio. Para empequeñecer su nombre.

No como ella debe creer, que sus habilidades negociadoras, reflexivas y de gran experiencia fueron las determinantes. La quiere Obrador para mencionarla en los templetes, de que la hija del único baluarte de la política, del apóstol de la democracia plena, es una subalterna de él.

Tatiana poco sabe de política real, fuera de algunos círculos, ella nada más es la hija de Maquío y punto.

En términos ideológicos yo no sabía y creo que nadie sabe, que ella fuera un entusiasta del control del estado de la economía. Que todo fuera un mundo de burócratas, sin estudios de tales, que controlarían toda actividad haciéndola improductiva.

No entiendo como pudo decir que el tabasqueño se parecería a Clouthier, si el discurso del líder real de los ciudadanos libres, era en contra de las burocracias acaparadoras y engolfadas, en un poder de negaciones al avance del mexicano.

No oyó ningún discurso de su padre. Es diametral lo que Maquío pensaba con las puntadas populacheras de un merolico, como Obrador, sin ideas, sin definiciones, con pensamientos tartamudos, porque no los tiene en el archivo mental y se pone a ver que le sale, que vacilada de peón, que quiere ser jefe para nada, sino para decir que es jefe.

En nada se parecen y si se le hace parecido, hay problema; porque el impacto de la muerte de Maquío, y de las agresiones que le hicieron del poder, también hicieron mella en sus estabilidades, al punto del olvido de ese gigante, que confunde con un enano.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 5 de 366