"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioLO MÁS RELEVANTE

EL Asunto del Nuevo Aeropuerto. Se acaba la luna de miel con todos

naicm-amlo

Columna geopolítica del 20 de agosto del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

El necesario y nuevo aeropuerto ha sido desde cualquier enfoque que se trate, desde que se ha planteado su solución a lo largo de los diversos sexenios, un asunto que huele mal. No solo de parte de las autoridades sino también de parte de la gente que se dice afectada. Nadie tiene razón. Todos actúan con egoísmo extremo.

El nuevo aeropuerto se necesita desde que se gastó en el pasado una millonada de los recursos petroleros en sus remodelaciones, al final inútiles, en cuanto a costo-beneficio.

Nadie ha tenido autoridad, ni capacidad política para frenar los negocios desmedidos, ni para contener la ambición de los líderes autollamados sociales, que no pueden ver algo constructivo que genere oportunidades de trabajo; sin que busquen un pretexto para chantajear y aventar a la masa infeliz, a participar como carne de cañón como han sido Atenco, Ayotzinapa y decenas de episodios, que cubren de ignominia los movimientos que pudieron ser de ciudadanos en uso de sus derechos y no lo que son, barruntos inagotables de odio e impunidad.

Por eso el asunto del NAICM era algo más que una decisión, era un punto de partida para marcar una línea distinta de lo que se acostumbra.

Porque más que una decisión que no se dio abiertamente de frente a los ciudadanos, se optó por un fallo de facto al trasladar a la masa la negativa, para que ellos digan no a todo lo que huela a la inversión promovida por Peña.

Es innegable que López Obrador en lo formal difirió hacerse cargo e irresponsablemente le impuso a sus seguidores mas intransigentes -embargados de una irrefrenable envidia social- una consulta disfrazada como la de los buenos tiempos del PRI, con la diferencia que esas maniobras eran dizque en positivo y ésta, tiene el claro propósito de tronar el proyecto que actualmente se tiene.

Así es como Obrador va a mandar a la fregada el proyecto; que ya se chupó cien mil millones de pesos solo en movimiento de tierras, dejando la duda de que la tranza mayor ya se hizo; y el perdedor para variar es el gobierno, con el dinero de los contribuyentes.

Porqué las complejidades técnicas que seguirían -que son más costosas- se van a ir al limbo; y todo, tirado al caño, pero sin investigación; solo como una maniobra que tiene más de teatro para cubrir irregularidades mayores, que un análisis serio que lleve a concretar técnica y financieramente algo que alguien en el gobierno, debió haber hecho antes de nada.

Así que lo que se esperaba no se dio, no hubo decisión ejecutiva abierta, valiente, acompañada de una denuncia de las irregularidades; porque es muy fácil hacer acusaciones para ganar votos y llegado el momento hacerla de pleito ratero.

Ahora era la oportunidad para probar lo dicho sin afectar la credibilidad de un gobierno que todavía no llega y con esto y los nombramientos de PEMEX se resbala en el juicio internacional; un juicio externo, el de los inversionistas que le cuesta a México en indirectos financieros, esos que afectan a la economía nacional, como las desconfianzas que determinan los covenants y hacen subir tasas de interés y condiciones, que no pueden ser desatendidas.

Ahora falta saber cuáles fueron los acuerdos en corto con Slim y los aparentemente afectados; porque se van a saber, dejando en evidencia las tomadas de pelo, de que se iba a resolver técnicamente el destino del aeropuerto y todo va a parar en un mitin.

Por supuesto que también en esa trama se tendría que consultar también si el aeropuerto militar de Santa Lucía deberá ser para uso comercial, para ver si es el que quiere la masa ¿o, no?

De esta manera los asesores de la "democracia plebiscitaria", también deberán informar al público -que no se sabe si son los vecinos de los ghettos alrededor del aeropuerto o los usuarios- sobre las consecuencias financieras en el entorno mundial de los compromisos de los negocios internacionales, que van a evaluar la forma como se determina por el nuevo gobierno de la catorceava potencia económica mundial los proyectos que tienen en las manos. En este tipo de sucesos van a constatar que las decisiones serán tomadas con los procedimientos de aclamación tipo Mussolini o mas corrientes como los del venezolano Hugo Chávez .

Así que se termina la luna de miel con los empresarios que han manejado los grandes negocios en México en los últimos treinta años y con el gobierno de Peña, porque empiezan las fisuras de los pesos y centavos. La cara de Alfonso Romo fue la evidencia cuando se anunció lo resulto sin resolver.

Tampoco tenía de otra López Obrador sino escudarse en la masa, porque en unos cuantos días se le han caído casi todos los proyectos como el de bajar el IVA a la mitad en la frontera, la amnistía fiscal, las dudas del tren maya que en su ruta tiene el rancho de Palenque de los Obrador, y las horas para atravesar la selva comiendo tamales de lagartija; o los fracasos del foro de consulta de amnistiar a los delincuentes; lo de estructurar una Guardia Nacional, que alguien les sugirió igual a la de Estados Unidos sin alguna semejanza con ellos para establecerla; diferir o echar para atrás la descentralización y la bronca que le va a representar con los gobernadores de ahora, quererles pulverizar el mando en sus estados con la figura mal diseñada de coordinadores oficiales del desarrollo, no de los estados sino de Morena.

A eso súmele que la gente nueva que está jalando no le ayuda a Obrador, porque nunca han trabajado, son investigadores utópicos de las universidades, que se sostienen no por su producción científica sino por sus nexos con la izquierda y con los sindicatos universitarios, y poco o nada pueden hacer con teorías mal digeridas, y sin experiencia.

López Obrador uno que llegó con una enorme confianza de la tercera parte del electorado, está a punto de arrostrar prematuramente las consecuencias de sus malas decisiones, aconsejadas por resentidos que lo único que aportan es rabia social.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

La bandera, los magistrados, los Bejarano, Trump y los empresarios

jorgemiguel20180812

Columna geopolítica del 13 de agosto del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

Cada día que se acerca el cambio de gobierno el optimismo aumenta para los que están en el poder. Todos en sus respectivos órdenes de gobierno sienten que las cosas no van a variar mucho y que los que llegan poco saben del negocio.

La coincidencia es facilitar las cosas hasta en asuntos de protocolo como fue el cambio del homenaje a la bandera del zócalo capitalino, que se llevaba a cabo a las seis de la tarde y como estaba López Obrador en Palacio Nacional y salió a las nueve, a esa hora se realizó.

Otros asuntos son estructurales como los nombramientos de magistrados que se frenaron. Pero también en temas triviales el nuevo grupo recibe apoyos en detalle, en este caso internos, como los que han resultado descolones tanto a Bejarano, de parte de la próxima secretaria de Bienestar, María Luisa Albores que lo descalificó para agandallarse de los programas sociales; como a la Padierna que se pasó de Diva, llegó tarde y esperaba un lugar importante que no le dieron durante la ceremonia de la entrega del oficio que certificaba al Presidente Electo.

Pero lo que tiene mas sorprendido a los comentaristas en este mar de facilidades y optimismos, es la expresión extremadamente fuera de lo común, la de Donald Trump al referirse a Obrador como un gentleman, -todo un caballero en la extensión de la palabra, eso le parece el Peje al mandatario estadounidense, que todavía no lo conoce en persona- antes le pareció un good man Peña; pero, claro... ¡víctima de los bad men! Con los que no pudo. Por cierto.

La explicación de la expresión tiene como origen dos posibles opiniones, una, la de Kushner, que si conoce a Obrador y que debe haber llegado con los oficios eficaces de Videgaray . El yerno mas poderoso si estuvo con Obrador.

Y la otra opinión es muy probable que surgiera del equipo estadounidense negociador del TLCAN, porque no falta nada ya por entregarle a Trump, todo lo que pide, se le da obsequiosamente. Y todo indica que Obrador ha sido tan caballeroso que no tiene ninguna resistencia para plegarse a las exigencias de las barras con estrellas, tanto que Canadá ya no es objeto de los elogios del Pelirrojo.

Pero en realidad son dos los "caballerosos", Obrador que tiene incrustado a su gente en el equipo que decide decir que sí a todo, en las llamadas negociaciones; y Peña que ya cedió inconstitucionalmente los trastos.

Inmediatamente del elogio al líder mexicano, y de lo que se lleva cedido, como los sueldos intocados de los ministros de la Corte; de todas maneras Trump amagó a su

Congreso a que le den dinero suficiente para construir el muro. Y los analistas ya no entienden, porque no saben que el cambio geopolítico es mundial y se lleva entre las patas a todos. Que se lo pregunten a Erdogan el de Turquía.

Lo que sigue después, son más sorpresas. Para nada un horizonte optimista para los que se fueron de manos largas, y no porque Obrador no quisiera amnistiarlos, sino porque el dinero no va a alcanzar, ni modo que no lo supiera. Y lo que se ve, es que los que defeccionaron tardíamente del PRD parecen no ser necesarios. Los empresarios conversos al obradorismo también se están enterando que no les va ir bien con la versión simplificada del TLCAN, ni con el rumor ya desmentido por su propalador Romo, de que habría amnistía fiscal.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Cada día se ratifica el PRIMOR como el pacto cupular que acabará con la democracia ( Segunda parte)

jorge miguel ramirez

Columna Geopolítica del 6 de agosto del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

Algunos entendidos que conocen en detalle el cambio geopolítico de 1989-1991 que dio como resultado la caída del Partido Comunista y de la URSS, recuerdan la versión que se conoce como Proyecto Gólgota, que era la muerte y resurrección del poder soviético. Un montaje de alcance global en condiciones drásticas, que llevaron a los rusos y a sus aliados, a presenciar en vivo y a todo color el desmoronamiento de la fachada socialista del imperio ruso, que al paso del tiempo fue solo un cambio de piel a fondo, pero nada que significara en la práctica una sustitución de las élites políticas.

La tesis sostiene que los que mandaban en Rusia visualizaron que el sistema tal como estaba no sobreviviría; y ellos mismos, volcaron los cambios para desmantelar lo insostenible y mantener el poder en otro escenario.

Y esas mismas voces autorizadas por la experiencia, al observar como se imbrican en México, los factores del viejo régimen priísta con el nuevo gobierno obradorista, no dejan de pensar que es un Gólgota a la mexicana, lo que se está fraguando.

Lo que se elimina es la pausa democrática, pero se conservan los factores que alimentan estructuralmente la impunidad y la continuidad de lo que se creía superado.

En primer lugar porque los protocolos democráticos del realismo político exigen para que el nuevo régimen nazca en las mentes de los pobladores, que se tomen en serio, a nombre de la justicia, los actos que sancionen las prevaricaciones del pasado inmediato. Eso no ha pasado, ni pasará.

En otras palabras, que se pongan en la picota a los malos gobernantes, a los que se fueron de abuso con el dinero de los contribuyentes. Cuestión que el propio Obrador ya negó se hará, al pregonar perdón a Peña y a cualquiera que haya metido la mano al cajón, y no solo él líder lo menciona; sino gente cercana como Rocío Nahle, que ha sido presentada como próxima secretaria de Energía, ante los señalamientos que los reporteros hacían de Carlos Romero Deschamps, el líder de los petroleros; la próxima funcionaria, ratificó que no hay causas en contra de él. Lo exculpó de todo, sin el beneficio de la duda.

Se garantizó un no rotundo a lo que se le llama ahora el quinazo que fue la captura forzada de Eugenio Hernández Galicia alias La Quina, un cacique excedido de poder sindical, y territorial en el sur de Tamaulipas y en el norte de Veracruz, que hoy lo enaltecen como si fuera la víctima o el héroe, quien en la vida real era un "hombre de horca y cuchillo", inclinado a usar de la violencia extrema contra sus adversarios; aparte de los espacios de negocios concesionados para manejar adeptos.

La demostración de que los políticos antidemocráticos no necesitan de las leyes para gobernar es otra coincidencia estructural del Morena de hoy con el PRI de ayer; éste último parcialmente aparentaba seguir un curso legal a las sanciones. Obrador sencillamente acusa o exculpa de manera arbitraria, sin juicios, ni otros mecanismos institucionales, porque lo suyo es lo dictatorial. La voluntad presidencial por encima de la legalidad es la fórmula que se pone en vigencia, después de décadas que se intentó un gobierno plural de voluntades compartidas.

Poco o nada se discutió si se hicieron procedimientos apegados a derecho en las licitaciones del Nuevo Aeropuerto, por citar un ejemplo; lo que siguió a una opinión cupular, la de Obrador, fue descalificar la utilidad del proyecto, sin exhibir algún razonamiento de peso; para posteriormente unas semanas después, aconsejado en "lo oscurito" aceptar que sí va la obra que había satanizado.

En cualquier tema el dictador es auto ensalzado, no se admiten opiniones ni leyes que lo contradigan; los grandes del autoritarismo: Calles, Cárdenas –como acertadamente escribió ayer Francisco Martín Moreno-; Díaz Ordaz, Echeverría, Salinas o Zedillo no admitían tampoco la posibilidad de la equivocación o de la crítica. Por eso se confirma que la vieja guardia priísta surge de las cenizas del desmoronado PRI, para celebrar su integración al régimen de poder personal de López Obrador.

Y ya pasaron lista en el obradorismo: Manuel Bartlet, Jorge Carrillo Olea, Esteban Moctezuma, Olga Sánchez, Marcelo Ebrard, Juan Ramón De la Fuente y Porfirio Muñoz Ledo, y otros más que se irán sumando bajo el común denominador de haber alcanzado sus plenitudes políticas bajo el mencionado -para suavizar sus formas dictatoriales y antidemocráticas- régimen hegemónico del PRI.

Los de la nomenklatura del nacionalismo revolucionario con discurso izquierdista pero con prácticas autoritarias, son la plataforma de jefes que resucitaron con Obrador como si fuera un golpe de estado, para resurgir como en Rusia, con diferente apariencia pero con la misma convicción de no dejar pasar a la democracia.

Obrador se debe a ellos, al verdadero PRIMOR, el priísmo predemocrático que tiene como consigna, lo que dijera el príncipe de Lampedusa: "hay que cambiar todo, para que todo siga siendo igual".

Por eso tanto Tatiana como los chairos y los Noroñas no entienden como resultaron ellos subordinados al autoritarismo mas rudo.

Por eso no se produjo la revolución maoísta de Pablo Gómez, que todos advertíamos peligrosa, con la que jalaron a tanto "nini". Lo que explica que éste líder de la facción extrema, haya amenazado ayer con negarle a Obrador el apoyo legislativo automático, si no se sujeta a lo que le interesa al grupo anticapitalista.

Cada día se ve claro que las mentiras fueron el tronco mas consistente del proyecto de Obrador.

Lo único cierto es que el odio a la democracia es –hoy por hoy- el factor cohesionador del gobierno que se avecina.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Cada día se ratifica el PRIMOR como el pacto cupular que acabará con la democracia ( Primera parte)

primor180730

Columna Geopolítica del 30 de julio del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

Antes de la contienda oficial por la presidencia y en diversas etapas durante ésta, insistí que todo el proceso se iba resolver bajo la fuerza de una alianza necesaria para el poder: Enrique Peña se inclinaría decisivamente a favor de López Obrador.

Muchos no lo creyeron y pensaron que ese Pacto de Impunidad como posteriormente le llamó Anaya, era un argumento sin asideros. Les parecía una puntada sin lógica, que no encuadraba con lo que dicen y se dice de los políticos, generalmente desconsiderando objetivamente lo que sí hacen. Más aún, sin poder concebir las razones subjetivas que son las determinantes en las voluntades -aunque muchos lo duden- de quienes detentan el poder.

Y aunque ahora son menos los que dudan esa amalgama, siguen algunos sin entender sus causas, porque sus parámetros son los esquemas de difusión popular que hablan de izquierdas y derechas, de partidos distintos y de personajes en apariencia sin coincidencias. Todos factores aparentes y secundarios para la realpolitik. Por eso, las equivocaciones de la gente persisten cuando se implantan las dictaduras y no llegan a percibirlas hasta que tienen un collarín de acero en el cuello.

La primera consideración, la ideológica se sustenta en la cosmovisión que cada persona y su grupo político tienen en común.

Aunque valga decir que las utopías que se preconizan al principio con vehemencia incluso, cuando se está en el poder parecen intolerables. Eso fue lo que en 1602 experimentó el calabrés Tommaso Campanella que al terminar su obra: "La Ciudad del Sol" una visión idílica de la sociedad en prisión, lejos de ayudar a su liberación lo condujo a cadena perpetua en Nápoles, porque los perfeccionismos a fin de cuentas para los que están en la silla del poder salen sobrando.

Una visión simplista de la implantación del capitalismo en México, nos reduce a entender que durante los últimos cien años, hubo regímenes con sistema cerrado, paradictatorial; es decir, autoclausurado y etapas, en las que las fuerzas del intercambio externo generaron una incorporación parcial, pero creciente hacia la economía de mercado, mejor conocida como capitalismo.

Durante estos cien años México se mantuvo como un "sistema cerrado", para que las élites no tuvieran competencia externa y pudieran consolidar el proceso revolucionario: desmovilizaron a los obreros con las centrales CROM-CTM, al ejército con el PNR; desmovilizaron a los campesinos con pretexto de la guerra cristera e inventaron la CNC, con el PRM; y se apoderaron de toda la burocracia con el PRI. Controlaron las importaciones y las exportaciones, para crear dominios; pero por supuesto que las excepciones de la regla, eran las exportaciones controladas por Estados Unidos fundamentalmente como era y es el petróleo.

Con Miguel Alemán, Carlos Salinas y con Enrique Peña hubo repuntes del capitalismo y la economía se amplió; la industrialización, la apertura económica comercial y finalmente la apertura a la explotación sin restricciones constitucionales fueron los resultados.

En los tres casos, los costos de la incorporación a la modernización económica y al mercado mundial; tuvieron después de su implantación, frenos. Ruiz Cortines limitó el endeudamiento externo e inusualmente lo revirtió, el intermediarismo del coyotaje oficial recibió una carga letal.

El avance fue uno con Alemán y de ahí hasta Salinas, no hubo otra élite que surgiera en esa visión de sustitución de importaciones. El modelo con De la Madrid estaba agotado y la crisis financiera, condujo a plantear la apertura y a suprimir la falta de competitividad de los industriales sobreprotegidos.

Salinas accedió a la economía mundial y empezaron los cambios estructurales, para acomodar a una dinámica mundial, la lentitud e incompetencia del país. Los precios del petróleo fueron el soporte financiero durante la vigencia del TLCAN. Es decir, hasta hoy.

Zedillo sin la honestidad de Ruiz Cortines destazó la integridad financiera del país, y resolvió la especulación de Aspe-Bentsen, cuando dispararon los tesobonos del límite internacional de 35 mil millones, hasta cerca de lo doble; colocando en el mercado secundario la deuda mexicana, que se adquirió por peanuts; y México tuvo que pagar los 20 mil millones de dólares que le autorizó el congreso de EUA, en fast track con el pago directo de las exportaciones de petróleo a los acreedores; y además Zedillo, impulsó el Fobaproa para cubrir el saqueo de la banca con el dinero de los contribuyentes.

Fox y Calderón como Zedillo no pudieron sacar las reformas estructurales de la segunda etapa. Por eso llegó el PRI, que estaba en terapia intensiva. Lo revivieron con Peña Nieto para que se firmaran los cambios e históricamente se inscribiera México en la economía-mundo.

Aunque diga José Ángel Gurría jefe de la OCDE y Santiago Levy, asesor de Obrador que faltan más reformas y más gandallismo fiscal, en realidad el cambio que se tiene que hacer es interno, en el gobierno, no en la sociedad. Ya está México en el capitalismo de lleno; y nadie, que se oiga, nadie, lo va a parar en ese tema, ni Obrador.

Entonces no hay contradicción dijeran los marxistas, porque el sistema económico no está en juego. Ya no es un asunto doméstico.

Sencillamente lo que hace falta es consolidar cambios al interior del gobierno y en eso coinciden Obrador y muchos críticos que sin embargo, no ven viable como lo va hacer.

Es que esos cambios, que analizaremos, llevan a instaurar una dictadura anunciada, desplazando a la democracia, en lo que coinciden los asesores del gobierno que viene, con muchos priístas y por supuesto con Peña Nieto, que ven a la democracia como dijo aquél Consejero de Seguridad Nacional de Gerald Ford, Brent Scowcroft, "la democracia es una moda, ya pasará". En eso Obrador también cree.

Así que, por si usted lo dudaba, allí está la primera gran coincidencia; tanto Peña como Obrador detestan la democracia -paradójicamente- aunque se hayan visto beneficiados por ella.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 3 de 371