"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioLO MÁS RELEVANTE

Se acerca la hora de navegar por aguas procelosas

cuarta-transformacion

Columna de 9 de Octubre del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

Las revoluciones no pegan hoy en día por la sencilla razón de que no se puede desmantelar todo el aparato de gobierno que está establecido, porque está agarrado a la economía no solo de los empresarios que son los que de alguna manera sacan ventajas adicionales, sino a las actividades de toda la gente; y lo que es más complicado a las actividades económicas incluso de otras latitudes, porque así es como funciona la economía –mundo tal como la define un teórico de la izquierda: Emmanuel Wallerstein, que demuestra que independientemente del sistema político, con raíces y operación de campo cotidiana de tipo socialista, de todas maneras, no solo no se escapa de esa maraña un país de esa clasificación, sino hasta se convierte en el puntal de capitalismo trasnacional, como es el caso de China; la muestra más notable de que las incompatibilidades de ayer, se conjugan con lo que sería materialmente imposible desde el punto de vista del marxismo común.

Y aquí, la cuarta transformación empieza a tener dificultades serias para arrancar como quisiera el próximo presidente de México, López Obrador, porque las categorías del materialismo concreto de Karel Kosík, no se dan en el suelo azteca, pero tampoco en suelos esquimales o maorís. Porque esa melodía antes tan ensayada en el plano de la nube, es decir de un discurso donde hay más de querer que de poder; requiere de instrumentos viejos de los que ya no se fabrican o sencillamente de instrumentos que nunca han existido.

Y muchos de los mas exaltados tienen que conformarse con hacer el pedacito de esa cuarta transformación, desde enfoques realistas y pretendidamente eficaces, para no quedarse en la penumbra del aprobación ciudadana, que se da cuenta que por lógica la imaginación es mas poderosa para abarcar la mente, pero débil para transformar la realidad sin los medios, que es por demás es decir que se los llevaron los que todavía detentan el poder.

Ese capítulo que es de la venganzas apenas comienza y por eso las órdenes de aprehensión de la PGR contra ex funcionarios duartistas. Son también el castigo con los que se arreglaron con el poder estatal, aventando a su exjefe que por la parte de Peña, está del otro lado con la sanción leve para lo cometido. Ese pacto mayor de complicidades alcanza a los listillos, que entran en la dinámica del llanto y el crujir de dientes; porque nadie se va impune lo que se llama impune, en un circo como el nacional, menos en los circos de los estados donde dejaron temblando las arcas.

No hay excepciones. Y se verá.

Y es así, como lo que se hace en lo aparentemente constructivo es tratar de reducir un poco el gasto corriente de como se venía ejerciendo, no como se creía tan fácil; pero algo podrán hacer, castigando a los depredadores aunque digan que hay arreglo; y a la vez, buscando que lo que se proponen sea realista y no draconiano.

Porque todos los días salen las notas de los funcionarios que todavía no se sientan, y ya tienen que echarse para atrás porque no se puede abarcar mucho con menos gente; y gente que cree, que no se trabaja sino nada más se cobra.

Eso de operar sin adentrarse en los procedimientos legales y administrativos que deben cambiarse, no es posible.

La tarea es de romanos porque todo el andamiaje que se quiere cambiar está plasmado en diversas leyes e instituciones, y que para derogarlas es laborioso, porque lo que se proponga para sustituir a la vez, deben tener armonía o congruencia general, para no caer en el caos que es muy fácil; y sucumbir en la medida que se desconocen los temas.

Entonces en cada tema hay que ofrecer algo mejor de lo que se hacía, pero a la vez innovaciones; porque mejorar, es sencillamente una mecánica que se realiza cuando gana el mismo partido, es decir cuando repiten los mismos y entonces no pueden descalificar a los de antes y solo les queda el camino de repetir lo mismo con la falsa promesa de "hacerlo mejor", lo que además es una salida falsa, porque cuantas veces el PRI prometió hacer las cosas mejor y no cumplió.

Incluso lo mismo se aplica al PAN que tuvo en el gobierno federal doce años para demostrar que le entendía al diseño y operación de un sistema nuevo y lamentablemente, no pudieron ni siquiera meter a la cárcel gente, que había abusado del poder y casos de peculado que no procedieron, aún con toda esa burocracia de contralores caros que en realidad son tapaderas de los latrocinios.

Esa cuarta transformación tiene que venir con justicia efectiva para los que mal han hecho, y convertirse en un instrumento constructivo, porque la gente está esperando mucho más; ya desde ahora incluso, y tienen la ilusión de que la esperanza es lo último que muere, aunque rezumban las palabras de Gómez Morín que decía: " que no haya ilusos para que no haya desilusionados".

  Escribir comentario (0 Comentarios)

De espaldas a las catástrofes. La lluvia de Sinaloa

inundacion sinaloa dron redis

Columna del 24 de septiembre del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

La escasez de una buena política, porque aunque usted no lo crea, la hay; se muestra evidente en las catástrofes que causan los fenómenos naturales. Con los meteoros es cuando salen a relucir los errores de la falta de dirección política, la carencia de criterios de prioridades y como si fuera un broche, que en vez de cerrar abriera la caja de Pandora, del desastre, la limitada educación cívica que surge de manera dolorosa.

Al lado de lo negativo, hay que decirlo también, las acciones heroicas y la generosidad de muchos, que por lo menos anímicamente compensan los daños experimentados.

Y es que se pierde la brújula de lo que es importante para la vida comunitaria, que en términos de las realidades sociales, debería ser lo relevante para establecer los cursos de acción del gobierno y de la política.

Porque como lo han escrito repetidas veces desde hace siglos, Hobbes y otros teóricos del Estado; ésta formación de poder colectivo se erige para resolver, lo que no se puede hacer de manera individual. Por eso cada persona se puede decir cede, parte de sus libertades, en aras de que exista una acción conjunta para enfrentar las amenazas.

Por tal razón la infraestructura de obras hidráulicas, de obras de protección y todas las que mitiguen riesgos y mejoren la calidad de vida de las poblaciones son una acción ineludible del Estado, sobre todo cuando representan construcciones que directamente no producen utilidades, sino inversiones que se recuperan en la calidad de vida de las personas y en la reducción de riesgos.

Porque ya es tiempo que el modelo de apoyos sociales que en realidad son apoyos para establecer compromisos directos o en el mejor de los casos, indirectos, de carácter electoral, ocupen buena parte del presupuesto nacional; que si analizamos que esto además, se suma a los gastos exorbitantes del aparato electoral y partidista, se tiene como resultado una enorme pérdida, que es una fuga de dinero bueno tirado, al dinero malo.

Porque como es sabido de los recursos que se obtuvieron de la venta de crudo, es decir de valiosas divisas para el país, algo que todos los países persiguen para adquirir bienes de capital, entre ellos tecnológicos; se supone, que por obra y gracia de lo electoral llámese desarrollo social para potenciales correligionarios de los del poder, o gastos de discusión estéril electoral, es decir, el INE y sus clones subnacionales; y también allí se va propaganda y dinero en los bolsillos de los funcionarios que han intervenido en el proceso, según esto de la operación falsa, de que los pobres reciban algo para su estómago y subsistencia.

Y esa tendencia a gastar en manipulación en este gobierno se magnificó, porque el señor Peña, gastó la mitad de lo que invirtió Calderón, que no fue ningún ejemplo de excepcionalidad, en infraestructura necesaria para paliar riesgos reales, no para amenazas ficticias, como la del perder el poder de sus camarillas.

Porque en Sinaloa se redujo la inversión con Peña y quedaron pendientes desde el 2010, proyectos importantes para reducir las amenazas reales de las avenidas de agua, por ejemplo del Rio Fuerte y del sistema de presas y canales que se saturan. La rectificación de los ríos y la reestructuración de la figura transversal de las riveras, comúnmente llamada cubeta, que sin restricciones los explotadores de los materiales de extracción de los cauces, las han lastimado, así como obritas en las orillas en esos cuerpos de agua y ocurrencias, que impiden cuando se agrava el asunto, el libre curso de las corrientes hacia las desembocaduras.

Porque ya se tenía una estrategia tanto para sobre elevar las cortinas de tres presas, desazolvar zonas cercanas a las obras de toma para impedir su taponamiento y dragar salidas de los drenes tanto en Culiacán, como en Los Mochis, y Guasave para atenuar los daños.

Pero como lo importante es lo menos importante para los demagogos, las obras y la estrategia de lo básico se quedan para el nunca jamás, y la CONAGUA en este sexenio, comandada por una bola de bandidos embozados en inventar gastos inexistentes, en desviar recursos no saben ni siquiera que se puede hacer, y ante fenómenos impactantes como los de la semana pasada que en un día se derramaron entre 200 y 270 litros por metro cuadrado en Culiacán y Los Mochis, eso sin abrir las compuertas de las presas; que de repetirse el fenómeno como ya están cargadas, el daño será mayor.

Y es que así está el país por completo, todo inconcluso, trámites sin expedientes completos; burocracias inútiles tapando los atracos de arriba, y sobre todo políticos mediocres, que no solo no le entienden al problema real de la infraestructura, sino que su propuesta es becas y apoyos para que sus partidos "sigan con el impulso".

En las pasadas elecciones no hubo una sola propuesta de ningún candidato presidencial en Sinaloa, ni en otros estados acerca del agua, de su problemática, ni de su infraestructura; que por cierto incide además en la seguridad alimentaria del país, porque es Sinaloa el proveedor número uno de alimentos.

La improvisación que inclina a lo fácil a los demagogos de la mala política, que son ignorantes de lo básico para subsistir; hace que ignoren no digamos planteamientos integrales de la problemática de las cuencas, sino abordar asuntos urgentes, como son modernizar los sistemas internos eléctricos de las presas que desde hace décadas no le ponen dinero, cuando paradójicamente, son las presas las que dotan de electricidad a la CFE, que actúa como si fueran éstas de su propiedad.

Y en ese mar de inconsistencias están además los pobladores que tiran botellas y botes y toda clase de basura a taponar los drenajes. ¡Pobre México!

Yo me salvé de una de las avenidas en la Ciudad, gracias a Dios que hasta me mandó un camionero para llegar a la orilla.

Pero la verdad hay que poner en orden las prioridades por nuestro bien.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

El despido masivo que ya empezó

burocracia-excesiva

Columna Geopolítica del 17 de septiembre del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

Más de 200 mil personas de los empleados federales, entre los que hay funcionarios y quienes cobran por honorarios, serán echados por la Ley de Austeridad Republicana que el Congreso acaba de aprobar. Con la ventaja legislativa que tiene López Obrador con su partido, el Morena y aliados, fue la parte fácil de un proceso, que es traumático para los que se verán afectados, aunque muchos votaron o promovieron el cambio obradorista.

Suponen los que aconsejaron a López Obrador que ese recorte representa dos ventajas para el nuevo régimen, una, sacar del gobierno gente incorporada por el PRI y algunos aferrados que están desde que el PAN llegó, que son los menos. Y la otra, ahorrarse dinero para repartir algo de los ofrecimientos de campaña que los críticos ven que se achican cada día.

Pero, no son ciertos ninguno de los dos beneficios aparentes ¿porqué? Por la sencilla razón de que los despedidos se van a ir a los tribunales y tienen todas para ganar; claro que se las van hacer cansada, aunque ya hay disposiciones para que los términos sean expeditos.

Y sí, las liquidaciones son un hoyo difícil de cubrir de parte del gobierno porque una cosa es ir corriendo a la gente poco a poco, como le hacían antes, y otra cosa es apechugar de un golpe, doscientas mil liquidaciones para el año 2019. Eso es inaudito.

Pero además trasladar en automático el dinero del capítulo mil, para entregarlo a las filas de electores de julio que esperan su paga por jalar con Obrador y su partido; es hacer cuentas alegres.

Porque si hay algo dfícil es repartir dinero o beneficios sin salir raspado. Porque nadie va estar satisfecho, familias completas hacen cuentas también optimistas, de que por varias vías se van a formar para recibir su galletazo.

Cuando se enteren los que se frotan las manos, lo que dicen los que manejarán esos recursos de parte del nuevo gobierno, que procurarán que no se concentren los apoyos en unos cuantos, -práctica común de los grupos priístas- para que el beneficio se reparta, les va a dar el patatús.

Pero a las buenas intenciones hay que sumarle lo que sucede con todos los despedidos: se van a ir a la calle a formar en la oposición bullanguera, a vociferar ante los medios, que las chambas las quieren las nuevas autoridades como botín político para calmar a los fanáticos del nuevo jefe, que son personas sin perfil; que ya quieren bailar porque dicen ya les toca. Son los incalculables improvisados que además, no tendrán quienes les enseñen el oficio de la burocracia federal, como ha sucedido en otros gobiernos, que por lo menos, corrían a los que iban a sustituir, una vez que les medio aprendían parte de lo que se hacía, por supuesto no todo.

¿Y cuál es la realidad del gobierno federal en materia de personal?

Mi querido lector se la voy a tratar de simplificar:

Primero, se nombran los cuadros superiores por un solo motivo: el mas importante, confianza, como si se necesitara del silencio y la complicidad de antemano; los cuadros que siguen abajo, nombran a los propios por la misma mágica palabra, confianza y también, por recomendación o intercambio de favores, la ley le llama tráfico de influencias y hasta la fecha, nadie ha sido procesado por esa práctica común: se coloca en la nómina de un funcionario "amigo" a alguien que por parentezco u otra razon de conveniencia personal, no puede estar en la propia y luego, hay que devolverle el favor al que acogió al recomendado en condiciones similares

Segundo, se nombran asesores sagaces para sacar la información y sin ética, hacer compromisos de garantizar la permanencia con los que tratan de quedarse en el cargo, promesas que indefectiblemente no cumplirán, una vez que se sientan en posesión de las funciones productivas de la oficina, los asesores se vuelven verdugos y los corren y siguen cubriendo los puestos inferiores sin detenerse a analizar si son estructuras que se justifican o no, "hay que jalar a los cuates".

Pero a la hora de hacer el trabajo no solo se trata de saber mas o menos del tema: hay que redactar informes, hacer análisis y prospectiva, organizar información y actividades.

Los asesores-verdugo, son séquito y los "cuates y cuatachas" son para la fiesta, no para la chamba, entonces es cuando se autoriza la partida de honorarios que es para los que se fletan con la chamba, sin base, y fuera de la estructura de mandos.

Con los de base Obrador no se va a meter, son otra cosa, no trabajan, no tienen perfil, son un club amafiado que pelea como perros las plazas para sus hijos que tampoco saben, ni quieren trabajar, bajo la figura del sindicalismo corporativo anacrónico. Son "ninis" privilegiados, con una beca hereditaria; dicen que ganan poco, pero son un friego y no ganan tan poco, tienen viajes, convenciones, pachangas deportivas y una suerte de privilegios, una forma de vida muelle sin responsabilidades; que tienen la causa común de hacer escarnio de los que si quieren trabajar.

Así que con la Ley van a correr a los honorarios que son los que sí trabajan.

Y van a dejar a los cuates para que ocupen la estructura inflada que dejaron los atlacomulcas del peñismo; la misma, sin analizar, sin renovar y sin racionalizar el modelo de la administración pública.

Y van a dejar a los de base. ¡Horror!

Error tras error, no cabe duda que la inexperiencia es hermana del despilfarro. No les va a alcanzar.

Y van a tener que posponer otra vez más lo prometido o de plano, hacer lo que hiceron los peñistas sin imaginación, y con intereses bajo la mesa en el negocio de las comisiones financieras: endeudar más a los contribuyentes.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Se repite la mediocridad. El movimiento estudiantil de hoy

porros-UNAM

Columna Geopolítica del 10 de septiembre del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

Se dio la voz de arranque de iniciar disturbios en la UNAM y en vez de causar indignación porque se están repitiendo los sucesos de 1968, todos comentan la señal de alarma como algo imparable y cuando ya ha sido asimilado como imparable, entonces sigue la segunda etapa, hacer de los disturbios de un estudiantado mediocre autoclausurado al conocimiento científico y empalagado de la mala digestión de rollos facilones; la causa para retroceder mas en esa institución, que insiste en existir a espaldas de la realidad mexicana

Porque las universidades públicas principalmente son centros de actividades políticas y electorales, donde autoridades, maestros, dizque investigadores, empleados y alumnos se dedican en su mayoría a la grilla. La aportación verdaderamente productiva es escasa.

Son los grupos apoderados de las rectorías, facultades y escuelas profesionales cotos exclusivos de verdaderas mafias, que no dejan pasar a nadie solo a los conjurados. Le llaman "autonomía" a la capacidad de hacer lo que se les antoja con las instalaciones, programas y presupuestos en absoluto generados institucionalmente, todo proveniente de los contribuyentes que no son tomados en cuenta para nada; ante un monstruo insaciable. No hay dinero que les alcance, ni maestros que cumplan con las asistencias.

En las universidades públicas pasa lo mismo que con los diputados, se la llevan de lujo rectores y directores; profesores favoritos, dizque investigadores –con producción paupérrima- amigos y amigas en viajes al exterior, congresos que son borracheras a cargo del erario sin rendirle cuentas a nadie. Eso es la práctica desde Díaz Ordaz, que fue el último que quiso gobernar y le fue tan mal, que recurrió a las prácticas energúmenas que era lo que querían los provocadores golpistas del 68 y lo lograron.

Pero hoy no se aprende la lección, porque el 68 está idolatrado, sobredimensionado en el colectivo imaginario, nadie sabe, nadie supo bien, algo. Hablan de ese movimiento los que lo desconocen o lo conocen de oídas.

El movimiento de 1968 padeció de una interpretación subjetiva, medio poética y centrada en los crímenes, que fueron reprobables; pero nadie ha hablado de las razones del poder para llegar de un pleito escolar a un golpe de estado, que sentó en la presidencia a Luis Echeverría y con él, al proyecto de endeudar a los mexicanos como forma de vivir sometidos.

Porque una vez en el poder Echeverría instruyó para que en 1971 se programara una masacre. Después de la refriega violenta, nadie se volvió a levantar durante su sexenio argumentando razones estudiantiles.

La algarada de hoy es clara, tiene varios objetivos: uno central, destituir al oftalmólogo Enrique Graue el rector impuesto por el zedillista, y exrector el siquiatra Juan Ramón De la Fuente, pronto a destierro de lujo, a perder el tiempo en la obsoleta ONU; para que se olvide de la UNAM.

Graue como sus antecesores incluyendo al doctor Narro, que se la creyó y pretendía ser candidato a la presidencia, no pudieron ni siquiera recuperar instalaciones emblemáticas de la UNAM, en manos de narcotraficantes de baja estofa. ¡Uy que miedo!

Pero no hace falta enlistar los rectores incapaces de transformar esa llamada primera Casa de Estudios, que no avanza El lector puede recordar a muchos de ellos, casi todos, encabezando secretarías de estado que no tuvieron una sola reforma benéfica, ni resultados a la altura de lo que marcaban las credenciales académicas que ostentaban. A Carpizo que fue secretario de Gobernación y antes procurador, se le recuerda sobre todo por su explicación absurda e infantil del crimen del cardenal Posadas.

Y a falta de una forma civilizada para sacar a Graue que no es del agrado del nuevo poder, se recurre al porrismo, el mismo recurso protofascista que se usó desde Nabor Carrillo cuando era rector con los Gama, en el 68 con los de Gobernación: el Superman, Murat, el Macucas, León de la Selva, el Olague, o el Viceroy. Castro Bustos y posteriormente Imaz, el Mosh y otros perniciosos que además ya traían mal digeridos los rollos antiguos de la república española, para la que la UNAM fue su escondrijo.

De verás que hace falta una historia real de las pandillas de la UNAM y las del Politécnico, que han generado no solo hampones internacionales, sino funcionarios influyentes entre los que se han colado no hace mucho en Gobernación unos cuantos.

Porque no ha cambiado el asunto, porque después de identificar la policía federal a dos de los porros de los hechos violentos de la semana pasada y detenerlos; al entregarlos al procurador, capitalino en unas horas ya están libres, para asombro de los que creen que lo que viene es diferente. Para que vea usted, la orquestación del poder en este asunto de pena propia.

Y así están también los estados del país soliviantando el porrismo que se incuba en la dizque autonomía universitaria y en las autoridades que las dirigen, que son los verdaderos jefes de esas hordas que ni estudian ni dejan estudiar a los que quieren.

Porque las universidades reproducen caricaturas de partidos políticos que intentan con los infaltables porros, que se adopten los "resolutivos" dicen, de naderías, esperando la consigna de actuar como los jóvenes maoístas en la revolución cultural, linchando políticamente –por ahora- a los que están en la lista negra de los que mandan.

Ya deben estar temblando las élites de rectores que se le opusieron a López Obrador y que de todas maneras creen que podrán chantajearlo con más presupuesto. Grupos de poder perdido, que se aferran al PRI y a sus propios partidos, que no se dan cuenta que ya se cayeron.

Lo grave es que sigue vigente la violencia y la mediocridad en vez de un balance crítico de esas malas administraciones. En este escenario desaseado se habla de que el nuevo poder ya decidió entregar la Universidad a John Ackerman un amlover de hueso colorado.

Otra institución más que se va a perder. Ojalá cambien de parecer y primero se defina lo que se quiere para la educación superior, sin darle la prioridad al discurso de quítate tu porque me toca a mí.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 3 de 372