"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioEDITORIALESEditoriales

Las Agendas Abiertas de Peña. Ensayos Fatales

epn-expedientes

Columna Geopolítica del 25 de abril del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

Ya se le hizo bolas el engrudo a Peña. No sabe que hacer con un partido que impulsó e incluso inventó: el Morena, con una connotación clara hacía el ícono de la virgen de Guadalupe. ¿Era un ensayo o es su proyecto?

Porque después de que Slim fue traicionado por su patrocinado López Obrador la semana pasada, las cosas cambiaron. Quedaron evidenciados los contratos abultados del nuevo aeropuerto; y Peña ya no sabe a que atenerse en términos de la verdad política, no de la verdad populachera.

No basta ya con desdecir la versión de Noroña, con un "no haga caso ingeniero". En directo Obrador, se le fue a la yugular a Carlos Slim, afectando sus contratos. Que se pueden esperar los demás, si al que lo había reiteradamente declarado desde el New York Times como el próximo presidente de México, así lo trata.

Hoy con miedo, los empresarios hablan de un pacto a estas alturas imposible entre Anaya y Meade. ¡Vaya que son mareados!

Pero también se le complica la vida a Peña con los ocultamientos de Odebrecht y el conocimiento preciso de las desviaciones vía los estados y otros ramos que todavía no se destapan; y que, aunque le digan sus cercanos que están blindados, no lo están. No solo por el tamaño del saqueo de los recursos de los contribuyentes; sino porque todos sus improvisados colaboradores, en realidad son turbios y mal hechos, dejan huellas de sus porquerías por todos lados. Y Peña no se anima a aventarlos antes de que lo avienten.

Pero otra apuesta, la del TLCAN, también está en el aire y revela que es objeto de un juego ya decidido en contra de su firma, a menos que sobresalientes y leoninas concesiones se hagan.

El conocimiento de la política internacional, en particular la que explica el estilo personal de Trump, como un empresario aprovechado, -identidad que no ha perdido- y como lord protector de las masas de la white trash, votantes recuperados en los que cifra su reelección; indican que el presidente de Estados Unidos puede llegar a hacer equipo estos meses con Videgaray, mediante su yerno, pero eso no significaría, que va a aflojar en los temas de migración e intervención abierta en la política de estupefacientes, que son los pretextos que esgrime para continuar con su ofrecimiento electoral de no firmarlo.

Porque lo que afirmó Trump desde su campaña, respecto de China de renegociar las condiciones ya lo está haciendo favorablemente. Hoy Corea del Norte busca un tipo de relación con la del Sur desde otra perspectiva. Su patrón China, tuvo que aflojar desde que se salió Estados Unidos del Tratado Transpacífico, allí perdió un mercado de compradores compulsivos. Fue un golpe letal, que antecedió al alza de aranceles de acero.

Así están para Peña, inciertos también los acuerdos operativos y de negocios de la reforma energética que se subscribieron en el escritorio de Hillary Clinton, pactos con perdedores, los que lo regañaron por recibir a Trump en momentos cruciales. Viejos aliados que no pueden hacer nada; están cercados por los lobos que acampan en derredor de sus presas, prontos a llevar a un Trump ávido de sus despojos.

Y sigue escuchando Peña también a los irresponsables que lo presionan en aferrarse a no soltar el poder, "pase lo que pase". Blindan a César Duarte y negocian con indeseables como Aureoles. Como si en la balanza política de la realidad no del sueño, Meade y todos ellos pesaran más que Peña.

Tiene muchos fierros en la lumbre.

Dice Joseph Nye que lo importante en política es fijar la agenda, no las agendas. Eso sería caótico. Es no tener claro un esquema de prioridades. Son muchos temas para el Presidente pero tiene que comenzar con uno. Se le acaba el tiempo.

Al principio Enrique Peña tenía claro que eran las reformas lo primero. Por eso cuando las acordaron en su fase constitucional, escribí que su gobierno había terminado; porque no tenía ya nada adicional que clarificara el rumbo. Ni siquiera tenían como objetivo completar el paquete legislativo que seguía; menos el modo operativo de echar andar las reformas. Eso se quedó inconcluso, en el limbo.

Las decisiones pendientes son las que generan desaliento e incertidumbre.

Por donde mueva las fichas le van a generar costos mayores. Los errores políticos que afectan a su imagen pasan por una comunicación pobre, costoso y arcaica, para lo que hoy es México. Peña tiene que mover su ficha de inicio en una sola agenda y salvarse o hundirse de manera que ni se imagina.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

La Sugestión Masiva: Obrador y los alcances del fascismo

fascismo-hitlermusolini

Columna Geopolítica del 18 de abril del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

El triunfo de Adolfo Hitler en 1933 y más aún su antecedente: el triunfo de Benito Mussolini en 1922 han sido temas muy analizados y discutidos entre los interesados en los impactos sicológicos extremos de las masas.

Tanto Mussolini como Hitler eran personajes que en su momento, es decir en el lapso histórico de su arribo al poder; eran vistos como una solución necesaria, crecieron en popularidad, no solo con sus fieles seguidores, que eran obsesivos y violentos; sino sedujeron a distintos estratos sociales que en otras condiciones serían sus adversarios políticos.

Hoy si tratamos de esquematizar esos hechos históricos, se ven paralelos con procesos actuales, a primera vista no parecen tener una relación puntual, porque los elementos externos, sus visibilidades emblemáticas no son tan evidentes.

Pero haciendo a un lado las vestimentas, los saludos y ademanes; las banderas y uniformes que fueron consustanciales a las formas folclóricas que le dieron identidad a esas deformaciones políticas. Se revela que atrás, hubo técnicas que también ahora se siguen aplicando para la manipulación colectiva.

¿Porqué qué fue lo que sucedió para que personas con conductas orientadas a la sensatez, la perdieran?

Siguieron a líderes de la mentira, que tomaron literalmente sus vidas para precipitarlas contra las vidas de otros semejantes.

Porque así fue.

A la hora de la negociación política y del conteo de votos tanto los fascistas como los nazis, no puede decirse que tuvieron que entrar -por la puerta de atrás-, sino que su presencia en esos gobiernos, estuvo respaldada por votos reales y por el irremediable arreglo de los poderes que les precedieron.

Si se analiza, se repiten situaciones semejantes, que se manifiestan como una constante por las insuficiencias de los partidos y el descrédito de los políticos profesionales incapaces de estabilizar el sistema de gobierno.

Y por eso el estudio de Andrea Cavalleti que titula Sugestión, publicado en Torino, la ciudad de los magos en el 2011, ofrece una sucesión erudita de comentarios que incluyen a Thomas Mann, y a Mesmer. A Rousseau en la discusión de la voluntad política; a Freud con comentarios sobre el tema del trastorno e hipnosis

colectiva, y docenas de estudiosos, que concluyen reconociendo el uso del engaño sicosocial para fines de dominación política. Carl Schmitt, dice que :

"El gobierno bipolítico", que captura la población marcando las divisiones entre sano y malsano, normal y anormal, amigo y enemigo, entre vida digna e indigna de ser vivida, no tendría entonces otro aspecto que el de la gran máquina psicotécnica de sugestión de masas"

Que es lo que se vive hoy... muy intensamente en la escena electoral y que interpretando a Cavalletti se configura como una fascinación política, que no tiene otra conducción que inclinar las preferencias a los factores que hacen posible el fascismo.

Algo que parece que sería remoto dentro del catecismo de la manipulación que intenta vender una izquierda indefinida y prefigurada de visiones fantasiosas. Sin doctrina.

La "izquierda obradorista", es ese fenómeno porque es primitiva. Ni siquiera tiene que ver con el marxismo. Y conste que no es para mí una ideología aceptable, porque como dijo Daniel Bell, el autor del concepto de la sociedad posindustrial: la de Marx, es una visión andrajosa, de la sociedad en general.

El discurso del Morena es algo menos todavía.

Se habla de una retrospectiva que explica como oráculo: "el libro vaquero", un empobrecido nacionalismo, naif. Los "súperbarrios" y los anónimos del "Pancho Villa", que no son otra cosa que la personificación pedestre del fascismo. Masas y sus élites de violencia, dispuestas a linchar opositores, "a los enemigos del pueblo".

Y toda esa parafernalia encendida por la sugestión masiva.

Por una enfermedad que reproduce los mismos anti argumentos, que giran en la premisa de: "cómo los demás fracasaron debe intentarse la revolución con un tata"; un gurú iluminado, producto de los sueños caóticos de la rebelión de los sesentas, uno que como dijo la anacrónica grupi Tatiana, despliegue peace and love.

Es Obrador un Osho:, que tiene seguidores entre los adolecentes mentales que sueñan con que les paguen con "becas" sus paraísos artificiales, o como aquéllos de la tercera edad, que no quisieron ser jóvenes cuando lo eran porque no se atrevieron a equivocarse; y ahora sugestionados con el magnetismo animal, el que desveló Mesmer, quieren apresurar el paso hacia un precipicio como el de Hamelin, por un sendero que desconocen, porque tampoco fueron niños.

Creen los sugestionados como dijo Lenin en 1918, en el infantilismo de izquierda.

Ni siquiera se dan cuenta que están hipnotizados por el fascismo.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

¿Qué va a pasar en el caso de que Obrador gane? (Parte dos)

AMLO-reuters

Columna GEOPOLITICA del 9 de abril de 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

"...decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras"
Isaías 30:10

El pensamiento positivo aplicado sin discriminación a todo, evita las que pueden ser malas noticias. Las desconsidera o las sustituye por verdades a medias, desecha las referencia con la realidad; usa de dichos agradables comúnmente llamados mentiras, para no hablarle a los ciudadanos con claridad, aunque ésta suene a veces abrupta.

Por eso lo que quiere hacer López Obrador es una locura porque para disponer de recursos para su cuarta revolución –la que debe ser violenta, porque afirma es la continuación de la serie: Independencia, Reforma y Revolución, de ninguna manera le alcanza el dinero, son mentiras que se oyen bien y que la gente las quiere oír porque le gusta que le mientan, como dice la canción: "...miénteme más, porque con tu maldad me haces feliz..."

Son muchos los que le han hecho las cuentas a Obrador y nomás no cuadran ni con la mitad de lo que lleva prometido. Antier en Lagos de Moreno volvió a asegurar empleo a todos los jóvenes, allí les fijó un salario de 2, 500 pesos, en otros lugares ha sido de 3,500 pesos y así por el estilo. Por habladas no para.

Y eso es lo que dicen los cínicos del obradorismo: Alfonso Romo, el coordinador de empresarios y la que dice el tabasqueño será la secretaria de Gobernación. Olga Sánchez de Cordero, porque afirman con muchos rodeos, que no es cierto lo que quiere hacer su jefe con la reforma energética.

Dicen cada cuál que si acaso será revisar los contratos del nuevo aeropuerto, pero ni ellos ni él, hablan de las concesiones al grupo de la señora Clinton y sus prestanombres en materia de reforma energética, solo mareados como Paco Ignacio Taibo.

Y es que todo se va a quedar en el limbo, porque nada más en el rollo de la descentralización del gobierno federal calcule: ¿cuánto se necesita para trasladar el 90% de la burocracia nacional al interior de la república, en lugares donde no hay agua para de un jalón dársela a una nueva población, no digamos vivienda, escuelas o transporte? ¿a cuánto asciende el monto de menajes de casa? ¿o las indemnizaciones?

¿Cuántos meses o más bien años se necesitan para cambiarse? ¿qué inflación galopante se va a desatar? ¿quién va a coordinar la logística? ¿qué empresas la van a realizar y cómo? ¿bajo qué catálogo de precios unitarios que no existen? etc.

Y no tiene Obrador para financiar a fondo perdido esa operación, porque es irrecuperable.

En lo educativo la muestra es el fallido experimento que sigue costando mucho: la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, lo contrario a una institución seria: no hay calificaciones porque no hay exámenes, ni hay listas de asistencias y hay becas.

Así que por donde le busque Obrador va hacer lo que quiera, porque nadie lo va a obligar a que cumpla sus promesas mentirosas, solo desbarajustes. Dice que va a reagrupar en una sola fuerza a la marina y al ejército, los va a desmantelar y le va a poner el nombre de guardia nacional, no se sabe si como la guardia civil de España, o la Guardia Nacional de Estados Unidos. Si empieza, no va a poder continuar, porque eso es desestabilizar el orden constitucional sin mediar alguna necesidad imperiosa. Va a causar violencia.

Y los programas sociales Obrador no los puede cambiar porque están amarrados a mecanismos mundiales. Los programas son los mismos en todo el tercer mundo -pero con diferente nombre-. No lo sabe y lo que sucederá es que los flujos del Banco Mundial se los van a suspender como a Castro y Maduro, que con las quejas y lloriqueos no les llegó nunca el dinero, que en realidad querían para patrocinar sus clientelas electorales.

Obrador insiste en aliarse al crimen organizado... es decir no tiene ni la más remota idea de lo que es gobernar. Ni él ni sus compinches. Si aspiran a gobernar tienen que atorar criminales, cumplir y hacer cumplir la ley. No es opcional.

Se pide que voten por alguien que no va a ser repartidor de becas o de despensas. Eso es otra cosa, eso lo deben hacer con su dinero, no con el dinero de los contribuyentes. Las personas queremos que la ley garantice seguridad por medio de funcionarios entrones.

Ahora resulta que Obrador cuando se acobarda es de las hermanas de la caridad y empieza diciendo que es adventista, pero sigue engañando a la gente en sábado...

¿Amigo de que clase de loco estamos hablando?

No me digas que estás sugestionado y quieres votar por él.

  Escribir comentario (1 Comentario)

Obrador sigue recogiendo políticos quemados. El caso de Ruth Olvera en Atizapán

ruth-amlo

Columna geopolítica del 5 de abril del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

Hay una diferencia entre las decisiones políticas estructurales y las coyunturales, éstas últimas hablan de un pragmatismo, es decir de una inclinación a tomar decisiones mas que prácticas, incluso las que desoyen los valores propios, en aras de aprovechar una oportunidad única o excepcional; y las estructurales que son aquéllas decisiones inherentes a la persona, partido o sistema, sin las cuales perderían identidad, forman parte de su lógica y son la entraña misma de la naturaleza de su existencia.

En pocas palabras las estructurales son las propias y las otras son las que se aprovechan aunque contradigan principios, porque deben ser estratégicamente aprovechadas.

Para Obrador lo que era coyuntural: incorporar a Manuel Bartlet ex secretario de Educación de Salinas, a Gómez Urrutia el fugitivo líder minero que nunca ha sido minero, a Nestora Salgado, con acusaciones de secuestro; a zedillistas y calderonistas; así como a futbolistas y actores con mala fama, poco a poco dejaron de ser soluciones coyunturales para afianzarse como decisiones de fondo, estructurales, que con la candidatura de Ruth Olvera en Atizapán se confirman.

Porque a esta líder política, que fue alcaldesa de Tlalnepantla por el entonces de moda PAN; le faltaba querer sorprender a los electores cambiando de piel; inscrita en un municipio de donde no es: Atizapán por el Morena, hoy de moda; Ruth se mete por una rendija para borrar su larga cola de conflictos y berrinches en la política.

La señora Olvera en otros comicios había probado suerte con la chaqueta del PRD, pero su mediocre administración a fines de los noventas de Tlalnepantla, la dejo fuera e imposibilitada a rehacer en ese importante municipio su carrera. Los recuerdos negativos pesaron.

En esta ocasión Ruth Olvera se quiere mimetizar en otro ambiente y sin importarle que su designación -llamase "dedazo"- estuvo en contra de la voluntad de los morenistas que llevan tiempo en esa localidad; se les metió, y nadie pudo con la sentencia central de Obrador y de la señora Yeidkcol Polevnsky líder del Morena y principal integradora de la política estructural de adquirir cartuchos quemados.

¿Pues que se comió Ruth Olvera para que Obrador la saque contra viento y marea? ¿qué le debe para hacerle un hueco en otro municipio?

Con esta muestra, Obrador define que va sacar zombies políticos para integrar sus cuadros en todos los niveles como una constante y no como una decisión aislada, porque si busca que la señora Olvera le aporte a sus aspiraciones electorales votos al viejo estilo priísta de donde es originalmente oriunda en lo político, se va a llevar un chasco porque su socio y expareja Rubén Mendoza su principal impulsor ya no está presente en esta arena terrenal.

Su actual manejador un colaborador de Manlio Beltrones, Carlos Román Marín que estuvo en el Partido del Centro Democrático de Manuel Camacho, no tiene la audacia y las tablas de Mendoza.

Y con esta maniobra se define lo que es el verdadero lopezobradorismo: un basurón donde el jefe se siente a sus anchas entre los recuerdos fétidos de malas administraciones y de los daños hechos a los ciudadanos, de parte de la banda que lo sigue, al estilo bucanero ufanándose de sus picardías.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 2 de 82