"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioEDITORIALESEditoriales

¿Qué va a pasar en el caso de que Obrador gane? (Parte uno)

AMLO-reuters

Columna Geopolítica del 2 de abril del 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

Dicen los abogados cuando se necesita clarificar una hipótesis: "aceptando sin conceder". La frase avala sin detrimento de la posición que guarda cada quien, un intento para que se puedan explorar más elementos en una argumentación. Por eso titulo esta entrega de la manera que se considere como una probabilidad, el triunfo del hoy puntero en las encuestas.

No es que la de como hecho. Faltan muchos días para la elección, pero es indudable que se hace necesario un ejercicio conceptual para aproximarnos a lo que una parte del electorado se supone, quiere o cree que quiere, votando por López Obrador.

Pase lo que pase en el futuro próximo, pienso que hay que razonar antes de tomar una decisión que va afectar a la colectividad y por lo mismo a los individuos que la integran. Lo que leemos en mensajes cortos de la publicidad convencional o en redes, no abona al ejercicio de lo cerebral, sino primordialmente a la entraña donde las emociones se manifiestan.

Y por eso a muchos les parece aburrido hilar un razonamiento con otro, a despejar una interrogante con información y finalmente construir una decisión en la cabeza y ser consecuente con ella.

Por eso creo que se debe reconocer en primer lugar lo que sería obvio, pero no lo es: la naturaleza de la elección. En este caso, la elección presidencial como señala la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, un evento periódico cada seis años, para cambiar la cabeza del ejecutivo al frente de la administración pública federal.

Porque otra forma como la de alterar la elección cada dos años como quiere Obrador con confirmación de la permanencia del ejecutivo por aclamación, es decir por medio de manifestaciones masivas o incluso de tipo paralelo a lo electoral, no es lo que dice la Constitución. No existe tal procedimiento porque lo electoral está restringido de la consulta popular como se establece explícitamente.

Así que para empezar Obrador habla de otra cosa. No de ser electo presidente de México para un periodo de seis años, sino lo que busca es un mando nacional anticonstitucional que cada dos años va a ser aclamado por dos años más y de manera sucesiva. De esta manera alterar el calendario electoral, por uno distinto e inexistente, para hacerle como los bolivarianos, establecer consultas casi permanentes, en las que sólo él participará, para crear un consenso forzado para que se conviertan esos periodos, en el objetivo de hacer vitalicio su mando.

Este mecanismo es común a las dictaduras populistas. De hecho es una maniobra tristemente conocida en el tercer mundo que inicia con reformas populares y después deroga las constituciones vigentes y ponen otras a modo, como quiere López Obrador que anuncia una nueva "constitución moral"; que no es otra cosa sino un instrumento seudo legal para instaurar un régimen personalista.

No sólo los bolivarianos o los Castro, han usado esas engañifas paulatinas que comienzan con algunas mejoras sociales para ganar prestigio, y como son aisladas y causan crisis económicas, son el pretexto para derogar el sistema legal existente.

Personajes siniestros como: Muamar El Gadafi, en Libia en 1969 a los tres meses de asumir el poder cambió la Constitución por otra que se acomodó al objetivo de permanecer en el poder por 42 años; antes había duplicado el salario mínimo.

Otro, Bashar al Ássad de Siria lleva 18 años en el poder y es causa de la guerra que azota ese país la que se escucha y mira en las noticias. Éste continuó como su padre que fue presidente 29 años, con el mecanismo de "confirmación electoral", como el que quiere, López Obrador.

Pero... ¿cómo le va hacer?

Hay dos componentes indispensables: uno, el perfil de una mayoría precaria que hace el papel de masa crítica. Y esa mayoría precaria, aunque represente solo el 15% de los electores, porque la mitad del total del padrón se abstienen; va asumir el papel de una "mayoría" para la que Obrador va gobernar solo para ellos.

Esos votantes tienen un perfil muy parecido social y económicamente. Sus carencias educativas son similares; su ideología, incluso su tipo de religión sincrética lo son. Y solo gobierna para ellos, para ese tipo de perfil. Eso es lo que se define como populismo. Porque aunque Obrador se postula para gobernar a todos los mexicanos, no sería así. Solo para su clientela electoral. Los demás no son tomados en cuenta.

El segundo componente es operativo: tener un grupo de brigadas fascistas del lumpen obradorista. Adictos al líder: son activistas fanáticos que están ya en las redes como meritorios insultando, y el plan es que con sueldos de tres mil quinientos pesos mensuales, que Obrador le llama "becas" tendrán como trabajo el papel de asistir a todas las manifestaciones, votar cautivos siempre por el líder, arrinconar y agredir a los disidentes, la misma práctica de porros callejeros que apoyaban a Hitler y Mussolini.

Estas hordas incondicionales a Obrador, dice que serán dos millones y medio de jóvenes "ninis" seleccionados. La mayor e impagable nómina del gobierno. Un ejército de tipo maoísta en la revolución cultural, que dejó millones de masacrados en China.

Lo que menciono aquí me gustaría, amable lector pudiera checarlo en la Historia Mundial o hasta en el Internet. Obrador no es un peligro. Sencillamente está enfermo de poder.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

La Breve Historia del Origen del Primor

historia-morena

Columna Geopolítica del 12 de marzo de 2018

Jorge Miguel Ramírez Pérez

Un buen amigo Pepe Lobato me llamó en la semana, para recordarme los inicios de los amarres de Enrique Peña con López Obrador a propósito de lo que está ocurriendo sobre los ataques a Ricardo Anaya y el beneficio que obtiene el de Morena sin mancharse las manos, porque es el PRI y Meade su candidato, los que cargan con el desprestigio de un trabajo sucio, malo y gandalla.

Me recordó los prolegómenos de los acuerdos entre el PRI de Peña hace siete años y el jefe de lo que hoy se conoce como Morena, Obrador; es decir, los antecedentes de la alianza cupular que se conoce como: el PRI- MOR un amasiato que ha sido secreto para los que no lo quieren ver de esa manera. pero que a pesar que tiene ya varios años en plena operación, su éxito para beneficio del poder, radica en que es clandestino; porque siempre el ilícito entrañable, se mantiene opaco y sobre rieles paralelos que nunca se cruzan, pero que van a la par.

Transcribo el mensaje de mi amigo:

"Cuando el proyecto del entonces Gobernador del Estado de México Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República tenía importantes avances, había que consolidarlo dejando un sucesor de su propio Partido. Encabezaban las preferencias Alfredo del Mazo Maza y Eruviel Ávila, éste último era la segunda vez que manifestaba sus aspiraciones quedando sembrado en el camino por el propio Peña Nieto. Se corría la fuerte versión de que el finalista sería Del Mazo por la cercanía familiar con el entonces Gobernador. Se vislumbraba un espíritu de rebeldía en Eruviel que los integrantes del Frente Amplio Popular (PRD, PT y Convergencia) preparaban la invitación para hacerlo su candidato y con eso derrotar al PRI y hacer caer el proyecto peñista. Un ingrediente adicional formó sorpresivamente el escenario, el PAN se sumaría a la candidatura de Eruviel, que contrariedad.

"Entonces interviene un personaje protagónico y controversial, Andrés Manuel López Obrador, quien realiza una gira por el Estado de México manifestando su desacuerdo con la alianza izquierdista con lo que llamó la derecha ultraconservadora del PAN, impulsando la candidatura de su incondicional Alejandro Encinas, solo con el PRD, reventando con esto la posibilidad de propinarle una estrepitosa derrota al tricolor, sería casualidad ,pero automáticamente con esta decisión López Obrador abonó favorablemente a los planes del mexiquense. La cereza del pastel fué que el PRI finalmente postuló a Eruviel eliminando cualquier posibilidad de fragmentación del proyecto priista, obteniendo con resultados electorales bastante exitosos iniciando con ello la recta final triunfante de Pena Nieto. Ya en la campaña por la Presidencia, AMLO jugó otro importante papel: mandar a Josefina Vázquez Mota candidata del PAN al tercer lugar, quedando él en segundo lugar, a diferencia de 6 años antes donde paralizó a la Ciudad de México, reclamando n aparente fraude electoral por parte del PAN dados los cerrados resultados electorales, en el caso del triunfo de EPN no reclamó por la diferencia de votos, sino por un escandaloso

dispendio económico por parte del PRI que hizo la diferencia del triunfo, pero ahí quedó todo. Poco más de un año después el entonces IFE otorga el registro a Morena sin mayores objeciones. Habrá Alianza fáctica entre Peña Nieto y AMLO?"

Es cierto, que fue López Obrador el que hizo el trabajo sucio en las dos últimas elecciones en el Estado de México; en la primera tronó la alianza del PAN con el PRD, traicionando los acuerdos. Para eso primero designó con todo el método del dedazo, a la señora Yeicol, como candidata a quien puso como un adobe "pa´tapar el hueco" mientras lograba se sumara a la traición Encinas.

Fue cuando tuvo que salir López Obrador del PRD que dejó fragmentado.

Pero no se quedó Obrador sin cobijo, porque el Partido del Trabajo, el PT de Alberto Anaya le dio entrada por órdenes del verdadero propietario, de esa agrupación de "línea de masas", nada más y nada menos que Raúl Salinas de Gortari.

Peña cumplió y pagó la maniobra. Le dio órdenes al INE, y le regalaron a Obrador MORENA, sin ninguna objeción, ni dilación: López Obrador se convirtió en protegido de Peña.

Así de fácil.

Chéquelo por favor. Para que vea que Obrador lleva rato haciéndole de patiño con Peña.

Por eso saben los consejeros del INE que tienen que estorbar los debates, que son la sepultura de Obrador, porque les consta que como en la Universidad, Obrador pasó con boletazo, sin exámenes.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

¿Porqué tantos independientes?

candidependColumna Geopolítica del 16 de octubre del 2017 de Jorge Miguel Ramírez Pérez

Se registraron 74 precandidatos independientes dizque para competir por la presidencia de México. Tal vez el improvisado gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez alias el bronco que saltó de una alcaldía chica, la de Apodaca, para ser gobernador; y con ese cargo y su logística inherente pueda generar apoyos; los demás incluyendo a Margarita Zavala y al periodista Pedro Ferríz de Con, hijo del locutor y experto en OVNIS, del mismo nombre y apellido; es muy difícil que alcancen por sí mismos, las más de ochocientas mil firmas, en al menos 17 entidades, que se requieren para ser registrados formalmente y salir en las boletas de julio. Sería un garbanzo de libra.

En el listado hay de todo, faltaba más: un guerrerense que se autonombra el jaguar, no se si por el coche inglés o porque es muy feroz, Rios Pitter, ligado a Ebrad que es senador gracias al PRD y tal parece que su lanzamiento obedece a alguna fumada para restar los votos de ese grupo al PRD. Está una señora del EZLN, para jalar otros votos de la oposición al PRI, en las zonas indígenas; parece que el hijo del fundador del Yunque, un líder empresarial: Ardavín; si el inscrito es el que estaba en la CONAGUA con Luege, es una persona muy poco amigable, dijéramos poco tratable no le quitaría ni cien votos al PAN. Se ve en la lista a un Ruíz Ponce que desde que estaba en la facultad de Derecho de la UNAM hacía que una media docena de porros lo subieran en hombros vitoreándolo. Y ahí se van por el estilo, muchos de esa lista, que dadas las circunstancias y su poco peso en la política, definitivamente deben responder a un esquema mayor que los usa con otros fines, dicen los observadores agudos.

La versión que corre es que al PRI le conviene que haya muchos en la boleta, para que con el argumento sobado de divide y vencerás, ellos, que andan en el tercer sitio, no pierdan la esperanza de seguir manejando el presupuesto y ganen entre tanta chiquillería inútil.

La especie es rebuscada, porque no sería nada fácil la manera de operar esa opción hipotética; porque en ese caso, el PRI debería ordenar a los gobernadores que logren que la Zavala, el Bronco, y otro se puedan inscribir con las firmas suficientes. Que ya las quisieran para ellos en sus estados y no en aras de confundir raza. Por supuesto que el riesgo de esa maniobra es menor en el mundo de la tranza electoral, el que cuenta, porque el cochupo se hace con los líderes, quienes juntarían las credenciales y ninguno de los identificados sabrían por quién supuestamente firmaron. El INE como siempre tan obsequioso, se presta a todo.

En pocas palabras se trata de que consigan dos millones de firmas con el método expresado de "pago por evento" y entre los conjurados por lo menos que lleven unas 500 mil firmas adicionales, que el Bronco tal vez a la hora de la verdad si tenga una parte para él y otra menor la Zavala, para ella; y para entonces según este plan ranchero, se lleven la nominación, que dejaría 2 millones y medio de votantes fuera de la posibilidad de competir; pero ayudando teóricamente a reducir Margarita y el Jaguar los votos del Frente Ciudadano por México, léase PAN-PRD-Movimiento Ciudadano.

Pero la versión no explica lo obvio: El Bronco, le seguiría reduciendo al PRI, porque es un producto de la brosa de ese partido, y..... acertó mi querido lector, el que se beneficiaría es Obrador. jamás el PRI.

Porque el Jaguar en realidad como señalé no le quita a Obrador unos cuantos votos, los del Ebradismo, sino al Frente.

Es muy lamentable que se geste algo como lo que está pasando porque sigue confirmando mi esquema inicial que Obrador tiene el apoyo del poder actual y me recuerda el dicho ese, de que no hagas pleito y la gallina es tuya. Por eso tan callado.

¿O no?

  Escribir comentario (1 Comentario)

Las armas potenciales de México si Trump declara la guerra contra el TLCAN

nytimes-naftaEduardo Porter (The New York Times)

¿Cómo podría México infligir el mayor daño en los Estados Unidos?

En tiempos normales, esta cuestión no sería de primera para los políticos mexicanos. Los gobiernos mexicanos durante el último cuarto de siglo han rechazado constantemente contra el resentimiento histórico de la nación hacia Estados Unidos, con la esperanza de construir una relación más cooperativa con su arrogante vecino del norte.

Pero estos no son tiempos normales. Mientras el Presidente Trump prepara el gambito de apertura en su proyecto para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte o retirarse, el objetivo estratégico más importante de México es reducirse a una sola palabra: la disuasión.

Debe convencer al señor Trump de que, si hace estallar el acuerdo comercial sobre el cual México ha apostado sus esperanzas de desarrollo, al tender su economía cada vez más a la de Estados Unidos, Estados Unidos también sufrirá.

La pregunta crucial es si la amenaza de México será convincente.

El principal desafío de México al enfrentarse a un gobierno de Trump hostil es la enorme asimetría de la relación bilateral. Finalizar Nafta perjudicaría a Estados Unidos: seis millones de empleos en Estados Unidos dependen de las exportaciones a México, según funcionarios mexicanos. Pero para México, podría resultar devastador.

México se ha basado en el pacto para atraer capital extranjero al país, no sólo asegurando a las empresas multinacionales un acceso estable al mayor mercado de consumo del mundo, sino también garantizando que su inversión sea segura, señaló Luis Rubio, director del Centro de Investigación para el Desarrollo En la ciudad de México.

Los preparativos de una estrategia mexicana para defender sus intereses comenzaron a enfocarse el lunes, cuando el presidente Enrique Peña Nieto declaró que las negociaciones para una futura relación con Estados Unidos no se limitarían al comercio.

"Vamos a traer a la mesa todos los temas", dijo en un discurso. "Comercio, sí, pero también la migración y los temas de seguridad, incluida la seguridad fronteriza, las amenazas terroristas y el tráfico de drogas ilegales, armas y dinero en efectivo".

Su esperanza es que al introducir una incertidumbre más amplia sobre la relación bilateral, ¿seguirá México cooperando en la lucha contra el narcotráfico? ¿Detendrá que los terroristas extranjeros utilicen México como una estación de tránsito hacia Estados Unidos? - México puede aumentar lo suficiente para que el Sr. Trump reconsidere su enfoque de "América primero" para el comercio.

"México tiene muchas fichas para jugar", dijo Jorge Castañeda, ex secretario de Relaciones Exteriores que ha apostado por un enfoque combativo.

Que el señor Trump saque a los Estados Unidos de Nafta, argumenta. En lugar de detener a los migrantes centroamericanos en su frontera sur, México debería dejarlos entrar en su camino hacia Estados Unidos. "Y veamos si su muro mantiene a los terroristas fuera, porque no lo haremos", agregó Castañeda.

La vista desde la ciudad de México no es uniformemente sombrío. Algunos analistas creen que hay un potencial para una situación en la que un nuevo Nafta beneficia a todos. "Siempre he creído que uno nunca debería dejar que una buena crisis se desperdicie", dijo Arturo Sarukhán, ex embajador de México en Estados Unidos. "Existe la oportunidad de que podamos terminar modernizando y mejorando a Nafta".

La opinión de que hay un potencial revestimiento de plata para la hostilidad del Sr. Trump hacia el Nafta también es popular en algunos círculos de Washington. El acuerdo de un cuarto de siglo se debe a una cierta modernización de todos modos, aunque sólo sea para hacer frente a cosas como la protección de datos, la delincuencia en línea y el comercio electrónico - que no estaban alrededor de principios de los años noventa. Las débiles disposiciones de Nafta sobre estándares laborales y ambientales también podrían ser mejoradas.

Muchos de los aspectos del Nafta podrían ser mejorados, dicen expertos en comercio. Podría ser con nuevas reglas para abrir proyectos gubernamentales a los licitadores de los tres socios de Nafta. Permitir que las empresas de transporte de larga distancia de México y Estados Unidos entraran en los mercados del otro podría hacer que el comercio entre los dos fuera más eficiente. Además, la frontera mexicano-estadounidense podría beneficiarse de más inversiones en infraestructura para integrar redes de energía, reducir las líneas obstruidas en los cruces fronterizos y similares.

Ahora que el Sr. Trump ha formalmente anulado la Asociación Transpacífica, que habría vinculado a Norteamérica ya otras nueve naciones de la Cuenca del Pacífico en un gran bloque comercial, algunas de sus disposiciones podrían redactarse en un nuevo acuerdo de América del Norte.

Gary Hufbauer, del Instituto Peterson para la Economía Internacional, pro-comercio, en Washington, sugiere que el nombre "Nafta" sea retirado - tiene una mala reputación. Pero mucho de su sustancia podría permanecer, tal vez en la forma de acuerdos bilaterales separados con Canadá y México.

"Trump quiere algunas victorias fáciles", señaló Hufbauer. Si él puede marcar puntos políticos usando su alimentación de Twitter para persuadir a algunas compañías de mantener puestos de trabajo en los Estados Unidos, ¿por qué arriesgar la economía estadounidense al abandonar el acuerdo comercial de América del Norte? "Tal vez esa sea la reconciliación", dijo Hufbauer.

Aún así, es difícil conciliar la propuesta de un pacto comercial mejorado y más efectivo en Norteamérica, con la frecuente representación del Sr. Trump del comercio como un juego de suma cero que inevitablemente hace fracasar a los Estados Unidos.

A los ojos de Trump, mejorar Nafta parece significar eliminar el superávit comercial de México con Estados Unidos y limitar la inversión de las multinacionales estadounidenses en México. Pero uno no puede eliminar rápidamente un superávit comercial de US $ 60 mil millones con un nuevo Nafta, a menos que tenga límites increíblemente draconianos sobre las importaciones o requisitos de contenido local que podrían ser tan perjudiciales para México como abandonar el pacto por completo.

Muchas autoridades mexicanas temen que sea precisamente este tipo de cambio draconiano que el Sr. Trump tiene en mente. Sería políticamente rentable, al menos en el corto plazo. Y señalaría la dureza a China - un rival más formidable que es siguiente en la lista del Sr. Trump. Si Canadá se mantiene fuera de la lucha, cortando un acuerdo separado con los Estados Unidos para reemplazar al Nafta, México quedaría solo en una lucha existencial por su futuro.

En este caso, México puede no tener otra opción que aumentar las apuestas y esperar llegar a la mesa de negociaciones con una amenaza al menos tan creíble como la promesa de Trump de retirarse del acuerdo.

La posición negociadora del Sr. Trump tiene algunos puntos débiles. Por un lado, dijo Mickey Kantor, negociador comercial estadounidense que concluyó las negociaciones del Nafta durante la administración Clinton, "está bajo presión para entregar un acuerdo".

Si México se mantiene firme e incluso permite que el Nafta se disuelva, enviará su propia señal a China: La resistencia no es inútil. Y la amenaza de Trump de elevar los aranceles contra México al 35 por ciento podría ser fácilmente cuestionada bajo las reglas de la Organización Mundial del Comercio.

Esta es, por supuesto, una estrategia muy arriesgada para México. Cuando el Sr. Trump entró en la carrera presidencial en junio de 2015, un dólar valía unos 15 pesos. Ahora vale alrededor de 22. Una confrontación frontal con los Estados Unidos podría enviarlo a 40, temen los funcionarios mexicanos, alimentando la fuga de capitales.

Y sin embargo, esa puede ser la carta más fuerte de México.

Como señala C. Fred Bergsten, director emérito del Instituto Peterson, una ironía del enfoque del Sr. Trump con respecto a México es que debilitando tanto el peso, va a aumentar el déficit comercial bilateral, aumentar la competitividad de México y hacerla más Atractivo para las empresas estadounidenses para invertir allí. "Eso va a anegar todo lo que logre con sus esfuerzos de compañía por empresa", añadió.

Eso es si México logra aguantar. La situación más ominosa es aquella en la que Estados Unidos presiona demasiado y México -su economía, su gobierno impopular, su orden público y su estabilidad política- se dobla. Estados Unidos ha disfrutado de una pacífica frontera sur durante 100 años, desde que Pancho Villa realizó sus incursiones saqueadoras en el suroeste durante la Revolución Mexicana. "Eso vale oro puro en este y en cualquier otro mundo", dijo Castañeda. "El mejor argumento de México es 'No te metas con eso'".

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 3 de 82