"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioDIARIO TIPS

Conozcamos en familia los signos de la Semana Santa

semana-santa-familia

 

 

Conozcamos en familia los signos de la Semana Santa

 

 

 

Por Silvia del Valle
@SilviaMdelValle @smflorycanto

 

 

La Semana Santa es la época del año que nos abre la puerta a la fiesta mayor que tenemos los católicos: La Pascua.

Pero para llegar a ella es necesario vivir adecuadamente los días santos y para eso te comparto mis 5Tips para tomar en cuenta los signos litúrgicos y vivir más intensamente la Semana Santa.

PRIMERO. Conoce los signos de cada día

Domingo de Ramos: la procesión y las palmas.

Jueves Santo: La institución de la eucaristía, la institución del orden sacerdotal y el amor al prójimo por medio del servicio.

Viernes Santo: la pasión, el acto máximo de Amor en la cruz, la muerte de Jesús por nosotros. También María que permanece firme al pie de la Cruz.
Sábado Santo por la mañana: Silencio contemplativo, espera expectante. No hay misa.

Sábado Santo por la noche: Vigilia Pascual en la noche Santa. El Principal signo es el Cirio Pascual. El fuego, el peregrinar con la luz que es Cristo.

Domingo: Jesús ha resucitado, estamos de fiesta.

SEGUNDO. Comparte estos signos con tu familia.

Es bueno platicar con nuestros hijos sobre estos signos para que estén atentos y vivan más cercanamente cada oficio que se realiza durante la Semana Santa.

De ser posible, nosotros debemos preparar material didáctico para nuestros hijos pequeños y buscar signos visibles que les ayuden a nuestros hijos adolescentes y jóvenes a recordar lo que se vivirá en cada oficio.

TERCERO. Que el ambiente de la casa esté de acuerdo con lo que vamos a vivir.

A veces es difícil pero seria muy bueno que la familia completa pudiera entrar en una dinámica de oración y de vivencia de estos días santos.

Si tenemos que salir a trabajar, pues que nuestra actitud sea acorde a lo que estamos viviendo como familia y como Iglesia.

Si vamos a salir de vacaciones, no olvides llevar contigo a Jesús y buscar lugares para vivir los oficios allá donde vayas a vacacionar. La idea es santificar los días de esta semana.

El testimonio también es importante.

CUARTO. Que no te de pena decir que estamos de luto.

Nuestros hijos necesitan vivir coherentemente, es decir, necesitan ver que vivimos lo que predicamos y que en verdad nos sentimos tristes por que Jesús ha sido aprendido, golpeado, martirizado y le han dado muerte.

Para que después también celebren con gran gozo la resurrección de nuestro Señor y así demos gracias al Padre por regalarnos a su hijito para salvación de la humanidad.

Y QUINTO. La mejor forma de vivir la Semana Santa es asistiendo a los oficios.

No importa que tengas hijos pequeños, es cuestión de prepararte y tomar precauciones.

Es muy probable que los más pequeños no aguanten los oficios completos calladitos y quietos, pero si podemos buscar lugares que tengan las mejores condiciones para que nuestros hijos estén bien.

Podemos tomar la precaución de sentarnos cerca de la puerta para que el aire les llegue correctamente y si hay necesidad de salir un ratito con ellos al atrio lo podamos hacer.

Si nuestros hijos son más grandes o ya son jóvenes, podríamos buscar que se involucren un poco más en la realización de los oficios, de tal manera que los puedan hacer suyos y que los Vivian de forma diferente.

Lo más importante es el testimonio que nosotros les demos, así que vamos a vivir una Semana Santa donde le hagamos mas caso a los signos litúrgicos y menos caso a las incomodidades y molestias que nos puedan generar los oficios.

Todo depende de tu actitud y de que quieras hacer verdaderamente santos estos días que estamos por vivir. Ojalá que acompañemos a Jesús en su pasión y muerte, pero sobre todo en su resurrección, que es la fiesta de las fiestas.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

¿Nuestros hijos deben hacer labores en casa?

trabajo-en-casa

 

 

¿Nuestros hijos deben hacer labores en casa?

 

 

Por Silvia del Valle
@SilviaMdelValle @smflorycanto

 

 

 

 

Muchas veces me han preguntado si es correcto que nuestros hijos, además de los estudios, sean responsables de una tarea o labor en casa.

Mi respuesta es siempre que si, ya que esto les ayuda a desarrollarse integralmente y a hacerse responsables, ya que como miembros de una comunidad familiar, colaboran al bienestar de la misma y también cooperan para que la casa esté bien arreglada y sea un lugar agradable.

Claro que para nuestros hijos el tema de las labores de casa no es el más agradable pero debemos tener paciencia y educar a nuestros hijos para que sean hombres y mujeres de bien, íntegros y que desarrollen al máximo sus capacidades.

Por eso hoy te dejo mis 5Tips para lograr que nuestros hijos nos ayuden en las labores de casa con gusto.

PRIMERO. Explícales en que consiste tener una cosa limpia y ordenada.

Nuestros hijos no saben lo que es el orden y tampoco saben en donde van las cosas. Es necesario que nosotros les enseñemos con el ejemplo y que les expliquemos como deben estar las cosas.
Una explicación concreta y corta es suficiente. Aunque debemos estar conscientes de que quizá sea necesario repetirles la explicación una o dos veces más para que les quede claro el punto.

SEGUNDO. De acuerdo a su edad, asígnales una labor.

Las labores de la casa son muy diversas y van desde las más sencillas como poner los manteles individuales de la mesa, tirar la basura o revisar que los baños tengan toalla, papel y jabón; hasta lavar la ropa, los platos o el baño, así como barrer, sacudir y trapear.

Debemos tener cuidado de asignarle a nuestros hijos tareas que vayan de acuerdo a las capacidades y la edad de cada uno. Así será más fácil que logren realizarlas y que sea algo alcanzable para ellos.

TERCERO. Enséñales a realizarla adecuadamente.

Al asignar cada labor es necesario que les explique nos como se hace correctamente.
De ser necesario hay que ponerles el ejemplo para que quede claro el resultado que buscamos obtener.

CUARTO. Tenles paciencia para que lo hagan mejor cada vez.

Es lógico que al principio les cueste trabajo y que la primera vez que hagan las cosas no queden perfectas, pero es necesario que les permitamos hacerlas para que poco a poco les salgan mejor.

¡Prohibido volver a hacer lo que ellos hacen! Ya que eso les desanima y les genera mucha inseguridad.

Y QUINTO. Reconóceles cuando logren hacerlo bien.

Una palabra de aliento, un ¨que bien te quedó, un ¨me siento orgulloso de ti¨ siempre son necesarios y ayudan mucho a que nuestros hijos quieran hacer cada vez mejor las cosas. Y a nosotros no nos quitan nada decirlo.

Las labores de casa deben verse como un bien que debemos todos procurar, como una tarea que aunque no es tan agradable, si la hacemos todos juntos, es más fácil y sale mejor.

Las labores de casa hay que cambiarlas constantemente para que no se cansen nuestros pequeños y también para que aprendan a hacer de todo. Así estaremos formando hombres y mujeres aptos para tener una familia y llevar una casa... ¡y cuanta falta nos hace a la sociedad esto!

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Educar a nuestros hijos para que sepan esperar

mexico-espera

 

 

 

 

Educar a nuestros hijos para que sepan esperar

 

Por Silvia del Valle
@SilviaMdelValle @smflorycanto

En este tiempo de cuaresma que estamos viviendo, escuchamos algunas expresiones que pocas veces usamos como es ¨espera expectante¨.

A mi me generó curiosidad y fui a buscar el significado de la palabra expectación por lo que busque su significado que es: ansiedad, inquietud u otra emoción intensa que produce la espera de una cosa de interés o curiosidad, en especial cuando son muchos los que la esperan.

Ahora comprendo con claridad el termino, espera expectante, porque es precisamente lo qué pasa en la cuaresma, esperamos con ansia y emoción la gran fiesta de la Pascua.

Y esto nos da la oportunidad para educar a nuestros hijos, por que los niños y jóvenes muchas veces no saben esperar y se dejan ganar por esa ansiedad o angustia que les genera la espera, por ejemplo, cuando tienen que esperar la llegada del niñito Jesús, cuando tiene que esperar las vacaciones para salir de viaje, cuando tiene que esperar a papá que se ausenta por varios días por trabajo, etc.

Pero en la actualidad, la mercadotecnia y la sociedad, estimula a nuestros hijos para que pierdan la capacidad de esperar y exijan tener todo en el momento en que ellos quieren y si no es así, la angustia y la ansiedad que no pueden controlar les hace reaccionar de forma violenta y agresiva, por eso aquí les dejo mis 5Tips para educar a nuestros hijos en la espera expectante.

PRIMERO. Explícales que la espera es buena.

Nuestros hijos pequeños no saben esperar y es nuestra misión enseñarles y explicarles que la espera es buena.

Es necesario que nuestros hijos sepan escuchar para que puedan comprender lo que les decimos.

Hay niños muy inquietos que no tienen esa capacidad, por lo que es necesario verlos a los ojos y darles la explicación.

Estoy segura que una vez comprendido lo que debe pasar y los pasos que vamos a seguir para lograr nuestra meta, será más fácil que aprendan a esperar.

SEGUNDO. Ejercita su voluntad poco a poco.

Con pequeños ejercicios de virtud y de fuerza de voluntad como el esperar un poco para comer el dulce que quieren o el guardar silencio por un minuto y poco a poco ir aumentando el tiempo.
La idea es que nuestros hijos se acostumbren a dominar sus instintos y que puedan decidir hacer o no hacer lo que desean.

TERCERO. Reconoce sus logros.

Es importante que les vayamos impulsando a ser mejores cada día y la mejor forma es reconocer sus logros.
Así que cuando puedan aguantar un poco, esperar para tener lo que quieren, etc., es importante hacerles ver que nos dimos cuenta y que estamos muy orgullosos de ellos.

CUARTO. Dale un sentido trascendente a la espera.

Este punto es muy interesante ya que pocas veces lo tomamos en cuenta y nos quedamos solo en el plano humano, pero siempre podemos darle un sentido sobrenatural al ofrecer nuestra espera a Dios para darle gloria y obtener mayores frutos de nuestras acciones.

Y QUINTO. Aunque puedas, no les des todo en el momento que ellos lo pidan.

Ya lo hemos dicho en otras ocasiones, a los hijos hay que educarlos con un poco de hambre y un poco de frío, es decir, no darles todo para que aprendan a esforzarse por lo que quieren y valorar lo que logran.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

La importancia del silencio en la educación de los hijos

La importancia del silencio en la educación de los hijos

Por Silvia del Valle
@SilviaMdelValle @smflorycanto

Educacion-hijosEn este mundo donde el ruido es lo que impera y donde el bombardeo de imágenes y de productos para comprar, nos mantienen en constante estrés, es muy necesario que eduquemos a nuestros hijos para que sepan apreciar el silencio.

Aquí te dejo mis 5Tips para que nuestros hijos valores, aprovechen y aprecien el silencio.

PRIMERO. Propicia los momentos de silencio.
Al principio debemos generar estos momentos de silencio y decirles a nuestros hijos que pueden hacer cuando hay silencio.

Es importante que nuestros hijos tengan claro que estar en silencio, ademas de que nos da paz interior, nos ayuda a conocernos a nosotros mismos, nos ayuda a tener una relación mas intima con Dios y nos ayuda a estar en contacto con nuestros sentimientos y pensamientos.

El silencio exalta el espíritu y nos genera una sensación de que estamos fuera del mundo, a pesar de que el mundo gira a nuestro alrededor, es como si por un instante el tiempo no pasara y nosotros podemos estar solos y en silencio,

SEGUNDO. Que sean de acuerdo a la edad y capacidad de nuestros hijos.
Es importante comprender que nuestros hijos pequeños no son capaces de estar mucho tiempo en silencio por eso es importante considerarlo para que las actividades que pensemos basadas en el silencio, no sean muy pesadas para ellos.

Nuestros hijos más grandes, los que ya son adolescentes y jóvenes, le tiene mucho miedo al silencio por que así han crecido, en medio del ruido que el mundo genera; pero es muy educativo formarlos en el silencio.

Podemos intentar que toda la familia, después de cenar, nos mantengamos en silencio durante unos minutos y después vayamos agregando tiempo y algunas actividades que se puedan realizar en la cuaresma.

TERCERO. El silencio debe ser auditivo y visual.
Esto debe quedar muy claro, el ruido también es visual por la estimulación exagerada de imágenes y productos que nos ponen al alcance en la sociedad, por eso debemos buscar momentos de silencio total.

Una idea muy buena es dejar el uso de los dispositivos por algunos minutos al día. Podemos hacerlo todos juntos y poner los dispositivos en una canasta y buscar el silencio interior.

CUARTO. El silencio no es sinónimo de aburrimiento.
Que bendición es que nuestros hijos puedan ir comprendiendo que en el silencio se puede orar, se puede pensar, se puede componer poemas, canciones; en el silencio podemos acercarnos a Dios y platicar con El, etc.

Es necesario que ellos mismos descubran todo lo que se puede hacer cuando hay silencio en tu vida, pero quizá al principio sea necesario que nosotros los guiemos y les propongamos las actividades a realizar en el silencio.

Y QUINTO. Educa con el ejemplo. El silencio también debe ser para nosotros.
Por supuesto, el silencio debe acompañar nuestras vidas y nuestros hijos deben ver que disfrutamos estar en silencio y que valoramos los momentos que se nos presentan para estar en silencio, así ellos también estarán dispuestos a aprovechar el silencio.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 1 de 94