"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioDIARIO TIPS

Cómo vivir la Semana Santa en familia y digitalmente

semanasanta

 

Tips del 1 de abril de 2020

 

 

 

Cómo vivir la Semana Santa en familia y digitalmente

 

 

Por Silvia del Valle

@SilviaMdelValle
@smflorycanto

 

 

 

 

Nos han tocado vivir esta situación histórica, donde hemos tenido que modificar la forma de celebrar la Semana Santa.

Si Dios lo permite, habrá transmisiones de cada celebración los diferentes días, pero también la CEM (Conferencia del Episcopado Mexicano) ha preparado un subsidio para vivir la Semana Santa en familia.

Ahora más que nunca debemos apuntalar nuestra Iglesia doméstica, nuestra primera comunidad de fe y amor.

Nosotros como papás debemos educar a nuestros hijos para que vivan esta Semana Santa lo más profunda y espiritualmente posible, por eso aquí te dejo mis 5Tips para lograrlo.

PRIMERO. Dispón un espacio adecuado para cada celebración.

Es necesario hacer de nuestra casa una verdadera Iglesia doméstica y para eso es necesario también disponer de un espacio digno para vivir las celebraciones de la semana mayor.

Y todo debe ir de acuerdo a nuestras posibilidades. Si tenemos una casa amplia, podemos designar una habitación para ver las transmisiones, pero si no es así, podemos tratar de tener el espacio siempre limpio, digno, libre de juguetes, comida o cosas que nos puedan distraer.

Otro punto importante es dejar a un lado los dispositivos para evitar la tentación y la distracción.

Si debemos usar el espacio de la sala o del comedor, debemos tener la precaución de tenerlo digno y a tiempo para la transmisión de las celebraciones.

SEGUNDO. Vístanse dignamente.

Es una gran tentación participar en las celebraciones en pijama o en ropa poco digna ya que nadie más nos verá, pero es necesario participar lo mas dignamente posible pues al que se le debe el respeto es a Cristo y ahora entrará a nuestro hogar por medio de las redes sociales.

Trata de evitar los shorts, las chanclas, las blusas escotadas, estar descalzo o mal sentado, etc.

TERCERO. Prepara todo con anticipación.

Como te decía, es necesario tener el espacio listo con tiempo, pero también tener a mano los signos que se van a usar en cada celebración, por ejemplo, el domingo de ramos debemos tener algunas palmas u hojas listas y hasta pegadas en la puerta de la casa, un cirio o vela para encenderla en las celebraciones, etc.

También es bueno que revisemos la señal del internet para ver que tengamos conexión adecuada o si es necesario cargar los videos con tiempo desde el YouTube para que podamos verlos de forma fluida.

De ser posible ten a mano la biblia o el misal para que te sirva de apoyo y guía.

Recuerda que es muy bueno ver en vivo las celebraciones, pero si no puedes hacerlo por que tu conexión a internet no te lo permite, puedes esperar a que termine el en vivo y verlo un poco más tarde.

En Flor y Canto Santa María Reina de la Paz estamos preparando videos de los subsidios que la CEM ha puesto a nuestra disposición por si son de utilidad, estos estarán disponibles el día anterior a que se lleven a cabo para que puedas revisarlos y preparar lo que necesitas para vivirlos al máximo.

CUARTO. Que la familia tenga una actitud de recogimiento.

Es importante que todos en casa tengamos una actitud acorde a lo que estamos viviendo.

La Semana Santa es la semana mayor para nosotros los católicos, por lo mismo, debemos darle su lugar y estar con una actitud adecuada, aunque la vivamos dede casa.

Mientras esté la transmisión debemos evitar los gritos, pleitos, enojos, jugueteos, el uso de los dispositivos, la platica entre nosotros, etc.

Tampoco se vale ver las celebraciones mientras barremos, hacemos ejercicio o comemos. Hay que darles la importancia que tienen. No son una película o un documental.

Y QUINTO. Ve toda la celebración o el video y participa interactivamente

A veces se nos hace fácil solo ver las lecturas y la homilía y luego, por que son aburridas o por que hay prisa, quitar la transmisión.

Debemos verlas completas, como cuando estamos en el templo, no nos salimos antes.
Si la transmisión es en vivo hasta que termine, y si es un video pregrabado, podemos hacer pausas para hacer las meditaciones a las que nos invitan, o traer la Biblia para hacer las lecturas que se hacen.

Y debemos buscar que nuestros hijos participen también, que contesten lo que toca y que hagan las peticiones que ellos tengan en el corazón.

Nos ha tocado vivir esta era de la Iglesia Digital por la necesidad que nos ha generado la pandemia, por lo mismo debemos reeducarnos para comprenderla y participar activamente.

Para una época nueva, una Iglesia con medios nuevos; pero siempre de acuerdo al magisterio, la doctrina y la tradición.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Cuida a tus hijos de la depresión en tiempos de contingencia

depresion niños

 

Tips del 26 de marzo de 2020

 

Cuida a tus hijos de la depresión en tiempos de contingencia

 

Por Silvia del Valle
@SilviaMdelValle
@smflorycanto

 

 

Es una realidad que al mantenernos en casa y sin hacer nuestras actividades normales, nos genera una situación difícil, donde la depresión se puede hacer presenta con mucha facilidad y sin que nos demos cuenta ya que la podemos confundir con la flojera.

Y no me refiero solo a nosotros, lo más preocupante es que la depresión también puede afectar a nuestros hijos.

Por esto debemos tomar medidas y tratar de mantener el ánimo arriba para evitarlo a toda costa, por eso aquí te dejo mis 5Tips para evitar la depresión en tiempos de contingencia.

PRIMERO. Observa a tus hijos.

Es importante que estemos atentos a los diferentes estados de ánimo de nuestros hijos y para eso es necesario observarlos.

Cada hijo reacciona diferente por lo que es necesario estar atentos, sobre todo, a los cambios de humor y de estado de ánimo.

Al principio no habrá problema, pero con el tiempo es más fácil que se cansen de estar en casa y poco a poco se vayan deprimiendo.

Nuestra labor es estar atentos y detectar los primeros síntomas para poner manos a la obra y no dejar que caigan en depresión.

SEGUNDO. Planea actividades variadas dentro de tu casa.

La inactividad y la ociosidad son súper propicios para desencadenar procesos depresivos, así que debemos mantener a nuestros hijos bien ocupados, con cosas formativas; aunque ellos no se den cuenta.

Las actividades pueden ir desde ver películas, leer libros, hacer obras de teatro y muchas manualidades; hasta hacer algunos proyectos y actividades escolares.

Y si les están mandando trabajos o tareas de la escuela, debemos darles un tiempo a diario para realizarlos, así será todo más fácil y ayudaremos a que la disciplina y el orden no se pierdan.

TERCERO. Cuida lo que dices frente a tus hijos.

Nuestros hijos escuchan todo y en muchas ocaciones las noticias son muy amarillistas y generan angustia y miedo en ellos ya que no saben filtrar lo que escuchan y lo pueden tomar literalmente; esto les puede generar una gran depresión.

También debemos cuidar lo que decimos porque ellos nos escuchan en todo momento y hacen sus interpretaciones, a veces no tan acertadas.

Si hay que explicarles lo que esta pasando pero siempre a su nivel, con un lenguaje que puedan comprender y poniendo ejemplos claros. Así ellos sabrán qué pueden hablar con nosotros de todo porque nosotros hablamos con ellos de lo que está pasando.

CUARTO. Que tu actitud sea siempre positiva.

La actitud de nuestros hijos depende mucho de como afrontemos nosotros las cosas. Si ellos ven que somos positivos, que hacemos caso a las indicaciones que nos dan, que ponemos en práctica lo que nos sugieren, nuestros hijos aprenderán y lo imitarán.

Es importante no hacer menos lo que nos indican, pero es necesario tomarlo con calma y con paz en el corazón.

Y QUINTO. Haz oración en familia. Será tu fortaleza.

En tiempos difíciles, como los que estamos pasando, voltear los ojos a Dios y pedirle su protección nos puede traer mucha paz.

Hacer oración en familia nos ayuda mucho ya que es una forma muy eficaz de estar unidos y que nuestros hijos comprendan que lo que se nos sale de las manos debemos dejárselo a Dios, con humildad y confianza, pues sabemos que Dios es nuestro padre y nos ama.

Orar juntos estrecha lazos entre los miembros de la familia y con Dios. Es por esto que debemos dedicar un tiempo a orar, para fortalecer el espíritu, acrecentar la fe, la esperanza y así poder vivir la caridad para con el prójimo.

No olvidemos que María Santísima es nuestra madre amorosa y ella nos ha dicho que no nos angustie esta, ni ninguna otra enfermedad, por eso debemos pedirle a ella, como madre que es, pidámosle que nos mantenga bajo su cuidado y protección.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Por el bien de todos, nos quedamos en casa. ¿Qué puedo hacer?

familia-cuarentena

 

Tips del 18 de marzo de 2020 

 

Por el bien de todos, nos quedamos en casa. ¿Qué puedo hacer?

 

 

Por Silvia del Valle

@SilviaMdelValle
@smflorycanto

 

Ante la situación de contingencia por la pandemia del COVID-19 nos han recomendado que nos quedemos en casa.

Tengo un amigo en España que me acaba de escribir para decirme que nosotros, en México, estamos como estaban ellos hace un mes; que debíamos aprender de ellos y adoptar las medidas que ellos han tomado antes de que las cosas se pongan más difíciles.

Es por esto que he tomado la determinación de quedarnos en casa, a menos de que sea indispensable.

Y vienen aquí una situación que para muchos tiene cara de problema ¿Qué hago con mis hijos tanto tiempo en casa?

Aquí te dejo mis 5Tips para pasar en familia estos días en casa.

PRIMERO. Explícales a tus hijos lo que está pasando. Es tiempo de guardar no de vacaciones.

Para evitar el caos es necesario que todos tengamos claro lo que está pasando y nuestros hijos también deben comprender que estamos en un periodo de contingencia y no de vacaciones.

Es por esto que no es bueno salir a lugares públicos para diversión, tampoco debemos asistir a lugares con muchas personas y mejor quedarnos en casa.
Es importante explicarles que la obediencia es vital para evitar contagiarnos y pasar momentos difíciles. No siempre es fácil obedecer, pero en este caso es de vital importancia hacerlo.

SEGUNDO. Estén atentos de las indicaciones que se vayan dando.

Conforme vaya avanzando el tiempo, las condiciones van a ir cambiando pues habrá mas casos y se volverá más estricto el control. Así que debemos estar atentos y dispuestos a acatar las indicaciones por el bien de todos.

Esto nos lleva a hablar con nuestros hijos para formarlos en la generosidad, esa capacidad de trabajar por el bien de los otros, aunque debamos sacrificar un poco nuestra comodidad o bienestar.

TERCERO. Hagan un plan de actividades para este tiempo.

Los primeros días puede ser muy sencillo todo porque nuestros hijos sentirán que están de vacaciones, pero en realidad no es así.

Es necesario adecuar nuestro tiempos para tener actividades variadas dentro de casa. Podemos hacer un horario del día para coordinar los trabajos o también podemos programar varias actividades al día y dejar un poco flexibles los tiempos para cada actividad según la disposición de nuestros hijos.

¿Qué actividades podemos realizar?
Podemos organizar un cine club y ver películas que tengan algún mensaje positivo, que fomenten valores o que nos ayuden a acrecentar nuestra fe.

También podemos tener momentos de lectura, tanto familiar como personal, quizá podamos incluir momentos para realizar manualidades y por supuesto, momentos para estudiar o por lo menos repasar lo que se ha visto en la escuela.
Los tiempos de juego en los dispositivos electrónicos o consolas deben estar muy bien regulados para evitar que nuestros hijos caigan en excesos. También podemos propiciar los juegos de mesa quesos ayudan a la convivencia familiar y un sano esparcimiento.

CUARTO. Es necesario adecuar los espacios en casa y los roles.

Como estaremos más tiempo dentro de casa, es necesario adecuar los espacios para que nuestros hijos tengan más comodidades y no se sientan asfixiados en casa.

Si tenemos hijos pequeños, quizá sea bueno guardar los objetos que se pueden romper y para evitar accidentes.

Por otro lado, con nuestros hijos en casa se nos reduce el tiempo para realizar las labores propias de las mamás, por lo que debemos hacer roles para que todos cooperemos en tener la casa en orden, por eso podemos hacer una lista de las tareas que debemos realizar para asignarles responsables de acuerdo a la edad de nuestros hijos y a sus capacidades y gustos.

También esta puede ser una actividad para convivir y servir en familia, solo es cuestión de darle el sentido adecuado a todo esto.

Y QUINTO. Hagan oración en familia.

Cuando las cosas están mal, como ahora, debemos voltear los ojos a Dios y pedirle que nos ayude a superar nuestros problemas.

Una oración nos puede ayudar mucho, pero la oración en familia es mucho mejor.

Primero tenemos el DETENTE, que es una imagen del Sagrado Corazón de Jesús que al rededor tiene la frase "Detente, el Corazón de Jesús esta conmigo" podemos imprimirla y ponerla en un lugar visible para todos los miembros de nuestra familia. Además esta la jaculatoria, "Jesús, en tí confío" estas dos pequeñas oraciones nos pueden ayudar si las decimos muchas veces al día, cada vez que nos sentimos angustiados o con poca fe.

Hace tiempo, cuando hubo una epidemia de peste en Marsella, se repartieron miles de estas imágenes por toda la ciudad y la peste cesó, por la fe de las personas y la intercesión del Corazón de Jesús.

Otra oración eficaz es el Santo Rosario, que si lo rezamos en familia puede ser hasta divertido. Para los pequeños podemos preparar algunas hojas para que iluminen mientras rezamos. Si nos mas grandes nuestros hijos, podemos ponerles canciones entre cada misterio para que no sea tan cansado para ellos. Si ya son jóvenes nuestros hijos, podemos hacer una pequeña meditación de cada misterio que nos ayude a profundizar en lo que estamos rezando.

Pero lo que no puede faltar es hacer un ofrecimiento, desde el corazón, de nuestra oración para que Dios nos ayude a superar esta prueba que nos ha tocado vivir y que ademas, nos proteja de la enfermedad y nos ayude a no perder la fe en estos tiempos de crisis.

Otra forma de hacer oración es leer la Biblia y meditar juntos lo que Dios nos va diciendo en cada capítulo. Los más grandes pueden ayudar a leer, los más pequeños pueden hacer algo dibujo de lo que van comprendiendo y todos podemos hacer Lectio Divina y hacer un propósito de acción para llevar a la vida lo que hemos leído y orado.

Por último, te comparto que yo me quedo en casa para poner un granito de arena en la solución de esta enfermedad que estará afectando a tantas personas.

Y además, obedeceré lo que ni obispo indique que será lo mejor para estos tiempos, ya que, aunque no me guste mucho lo que nos pida, la obediencia es la virtud de los santos y el que obedece no se equivoca. Estoy segura que si por algo, las indicaciones no son las mejores, con nuestra obediencia y ofreciendo nuestros actos a Dios, Él nos ayudará y nos dará la gracia para salir sanos y salvos de esta situación.

Y tú ¿estás dispuesto a quedarte en casa?

  Escribir comentario (0 Comentarios)

La obediencia

obediencia

 

Tips del 11 de marzo de 2020

 

 

La obediencia

 

 

Por Silvia del Valle

@SilviaMdelValle
@smflorycanto

 

 

En estos tiempos en los que cada quien quiere hacer lo que mas le plazca y en el momento en que se le le antoja, debemos educar a nuestros hijos para que sepan obedecer.

La obediencia es la virtud que nos puede salvar la vida y también a nuestros hijos.

Además es un tema tabú pues la mayoría de las mamás y papás, en algún momento de la vida, padecemos pues nuestros hijos se vuelven retadores y nos cuestionan por todo.

Es importante comenzar a educar a nuestros hijos en esta virtud lo más temprano posible.

PRIMERO. Educar en virtud es un proceso personal.

Es importante es comprender que cada persona es diferente y por lo mismo es necesario pensar en estrategias personales para cada hijo.

Algunos son más emotivos y requieren de palmadas para seguir intentando, otros más bien requieren disciplina para adquirir la virtud.

Lo importante es comprender que es un proceso y que no siempre va a funcionar todo lo que implementamos, pero todo es formativo y ayuda a nuestros hijos.

Es de sabios cambiar de estrategia si se ve que no está funcionando la que estamos implementando y también es muy bueno revisar constantemente el proceso de cada hijo para ver si es necesario dar un paso más en su formación.

Cuando nuestros hijos son más grandes, podríamos platicar con ellos para que lo comprendan también y se esfuercen por alcanzar la virtud.

SEGUNDO. Comienza por dar instrucciones concretas.

Cuando nuestros hijos son pequeños, es muy común que no comprendan completamente lo que les decimos por lo que es importante saber darles las instrucciones concretas y objetivas.

Esto requiere un poco más de esfuerzo de nuestra parte, pero vale la pena para que nuestros hijos puedan comprender lo que les decimos.
Esto nos ayuda con nuestros hijos en todas las etapas ya que también pasa lo mismo con los adolescentes.

TERCERO. Asegúrate que haya quedado claro.

Al terminar, es necesario aseguraron que nuestros hijos comprendan lo que les dijimos.

Pedirles que nos repitan lo que les dijimos puede ser un buen recurso cuando nuestros hijos ya tengan la capacidad adecuada de retención.

Cuando son pequeños, es bueno hacerles algunas preguntas que les ayuden a asimilar lo que les hemos dicho.

Para los pequeños deben ser instrucciones cortas y mas concretas.

CUARTO. Estimúlalos para que obedezcan.

Es necesario revisar el proceso y que ellos se den cuenta que vemos sus avances.

Los estímulos pueden ser desde palabras de aliento hasta algún premio.

No es bueno que los premios sean muy constantes porque entonces nuestros hijos se acostumbrarán a hacer las cosas por conveniencia.

Otra forma de estimularlos es que aprendan a ofrecer sus esfuerzos y sus logros a Dios, eso le da un sentido trascendente a lo que hacen.

Y QUINTO. Que comprendan que el que obedece no se equivoca.

Cuando en el intento de obedecer, les da la tentación de hacer lo que ellos quieren porque piensan que es mejor o es más fácil, es muy probable que las cosas no salgan bien.

Es entonces cuando debemos hablar con ellos para explicarles que, en lo que tienen el criterio mejor formado y adquieren experiencia para discernir lo que es bueno de lo que es malo, es mejor obedecer.

Nosotros como papás nunca les pediremos que hagan algo que vaya en contra de su bienestar.

Esto aplica para toda la vida.

Sólo es necesario que estén conscientes de que lo único que no deben obedecer es lo que va en contra de la moral, las buenas costumbres y la fe.

Y recuerda que el ejemplo arrastra, así que procura ser congruente.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 1 de 103