"Promoviendo la Participación Ciudadana"

sd-05

InicioDIARIO TIPS

Nuestra historia personal deja una huella en nuestros hijos

matrimonio-historiaNuestra historia personal deja una huella en nuestros hijos
Por Silvia del Valle
@SilviaMdelValle @smflorycanto

A veces pensamos que lo que hacemos en la vida sólo nos afecta a nosotros, sin darnos cuenta de que todos nuestros actos van creando una historia, tanto personal como familiar y le van imprimiendo un estilo a nuestra familia.

Así que debemos hacer conciencia y buscar que actuemos siempre conforme a lo que Dios nos manda y la moral permite.

Así también debemos darle testimonio a nuestros hijos a actuar para ayudar a los demás, por eso aquí te dejo mis 5Tips para educar a nuestros hijos en este estilo de vida.

PRIMERO. Actúa como si todo dependiera de ti.
Es necesario poner todo de nuestra parte para que nuestros actos sean buenos y conforme a lo que los mandamientos nos van marcando.

Es necesario también que demos testimonio con nuestras acciones de que Dios es el centro de nuestras vidas y por lo mismo hacemos las cosas para agradarle a El, aunque al mundo no le agraden tanto.

Debemos ser valientes. Debemos actuar bien para dar siempre frutos buenos, mucho más cuando los beneficiados son nuestros familiares.

Seamos generoso y humildes para que nuestros hijos lo sean también.

SEGUNDO. Reza como si todo dependiera de Dios.
La oración es parte importante para que nuestras acciones den frutos buenos en nuestra familia.

Es necesario sobrenaturalizar lo cotidiano y la mejor forma de hacerlo es con nuestras oraciones y ofrecimientos diarios.

Es importante tener claro que la acción sin oración se vuelve infecunda.

Si nuestros hijos ven que nosotros oramos a Dios en todo momento y con todo nuestro corazón, seguro que ellos lo harán de forma cotidiana y constante, logrando sobrenaturalizar lo cotidiano.

TERCERO. Ofrece todas tus acciones.
Otra forma muy buena de que nuestras acciones vayan dejando huella en la historia de nuestros hijos es que las ofrezcamos a Dios para que sea El quien las haga fructificar en nuestros hijos.

Además así, estaremos dándole un sentido trascendente a nuestro vivir y por lo mismo haremos todo para que nuestros hijos se sientan orgullosos de formar parte de nuestra familia.

Las acciones ofrecidas a Dios se vuelven capital de gracia para nuestra familia.

CUARTO. Plática con tus hijos para que lo comprendan.
También es necesario explicarles a nuestros hijos el estilo de vida que llevamos como personas y como familia para que ellos también puedan participar.

Es importante que comprendan todo lo qué hacemos para que después lo hagan suyo y lo vivan por gusto y no por obligación.

Y QUINTO. Busca hacer siempre el mayor Bien posible.
Si ya comprendimos que todo lo que hacemos les beneficia o perjudicas nuestros hijos, entonces debemos buscar hacer el mayor Bien posible.

Así, siempre escogeremos entre dos vienes el mayor y con este testimonio nuestros hijos estarán capacitados para siempre actuar confirme al bien, la moral y lo que Dios nos manda.

¡Atrévete a ser diferente!

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Educar a nuestros hijos en la amabilidad

niños-compartiendo

Educar a nuestros hijos en la amabilidad
Por Silvia del Valle
@SilviaMdelValle @smflorycanto

En nuestros días vemos accidentes muy fuertes que se dan por la falta de amabilidad de las personas implicadas.

La sociedad está cargada de violencia y esto provoca una predisposición de parte nuestra a buscar atropellar a todos para obtener nuestras metas sin darnos cuenta a quien nos llevamos entre las patas.

La amabilidad es una virtud valiosa que debemos de inculcar en nuestros hijos para que vean el mundo de forma distinta ya y sean capaces de cambiar las circunstancias que les rodean, aquí están mis 5Tips sobre este tema.

Primero. Por favor, gracias.
Palabras que te abren puertas pero que algunos ya no están acostumbrados a decir.

Es muy fácil lograr que nuestros hijos sepan que deben decirlas ya que podemos inculcarles esto y si algún día no las dicen, hay que corregirles con amor y con firmeza para que ellos sepan que sin estas palabras no obtendrán nada.

Desde pequeñitos es necesario ayudarles a decirlas y poco a poco hacer que ellos lo vayan haciendo y el día que lo olviden, hay que recordarles para que se les haga el hábito.

Segundo. Respeto.
Es importante que enseñemos a nuestros hijos a respetar en todo momento.

Todos merecemos ese respeto, así que es necesario que comprendan que el respeto implica no agredir de ninguna forma a la persona que tengo al lado, no soltar la lengua sin mesura para criticar a los demás, no hacer groserías a las personas mayores o que tienen alguna discapacidad que le impida su desarrollo normal y sobre todo que sepan respetarse ellos mismos, así no permitirán que les falten al respeto.

Tercero. Amor.
El Amor todo lo cambia. Y sin el Amor nada puede ser igual.

Cuando tenemos amor en nuestra vida, las cosas caminan bien y somos alegres y dispuestos a ayudar, pero cuando el amor falta, nos volvemos amargados y lo único que compartimos con los demás es esa amargura que tenemos en el corazón.

Pero, cuál es el parámetro del Amor, la verdad es qué hay que amar a nuestros hijos pero darnos cuenta de qué hay detalles que debemos permitir en su sano desarrollo.

Ahora está muy de moda que todo se puede comprar, debemos decir que el Amor es algo que no se puede comprar con dinero. El Amor se gana y se da por medio de nuestras acciones concretas.

Cuarto. Testimonio.
El ejemplo es la clave para que nuestros hijos sean amables ya que nuestros hijos nos imitan todo el tiempo y reaccionarán con la gente conforme lo hacemos así.

Los pequeños nos observan todo el tiempo y aprenden de nosotros. Así qué hay que tener cuidado en ser amables en todo momento y sobre todo cuando manejamos y tenemos prisa.

Es importante que si algún día debemos reaccionar con más fuerza y menos amabilidad, expliquemos a nuestros hijos el por qué de esa reacción y después se trate de reparar esa relación que fue dañada.

Y quinto. Fe.
También está involucrada la fe ya que el que sabe que Dios ya nos ganó la vida eterna y que El es el dueño de nuestras vidas, pues irá siempre tratando de que los demás sepan esta gran noticia, feliz de que la salvación es un hecho consumado y la consecuencia lógica es la amabilidad.

Una persona amable es aquella que se siente amada y que sabe que debe compartir ese amor con los que le rodean.

Ojalá que nuestros hijos aprendan a ser amables con todos y a regalar ese Amor que Dios les ha dado.

Dios te bendiga y mamita María te cubra con su manto.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

¿Por qué insistimos en hacernos daño?

camara de diputados2018Por Silvia del Valle
@SilviaMdelValle @smflorycanto
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Es increíble que nuestras autoridades sigan intentando legalizar diferentes formas de hacernos daño.
El aborto, la marihuana, la eutanasia, el cambio de sexo, etc. son acciones que nos provocan daños graves en nuestra personalidad que generan cambios fuertes en nosotros.

Así una persona sana y segura de sí misma puede hacer frente a los embates de sociedad enferma en la que vivimos, pero una persona que solo busca ser aceptada quedando bien con todos sin importar que tenga que hacer a un lado sus principios, cualquier aire nuevo o capricho de algunos cuantos les serán motivo suficiente para hacerse daño con tal de ser popular.

Está en nuestras manos que nuestros hijos crezcan sanos y seguros de sí mismos y para eso te dejo mis 5Tips para enseñar a nuestros hijos a qué valen mucho y merecen respeto.

Primero. Ámalos para que no busquen amor.

En muchas ocasiones nuestros hijos caen en situaciones complicadas o que atentan contra su vida por esa falta de cariño que a veces sienten y que van a buscar a costa de lo que sea.
Si ven en nosotros a papás amorosos a los que se pueden acercar en cualquier momento no tendrán esta necesidad de encontrar quien les dé amor y estarán más protegidos de las personas que de mala fe los puedan buscar para hacerles daño.
El que busca lastimarse a sí mismo o que alguien más los lastime es porque no se siente amado y valorado.
Seamos la fuente de amor para nuestros hijos.

Segundo. Tu presencia les da seguridad.

Debemos ser papás presentes a pesar del tiempo y la distancia, sin importar la edad de nuestros hijos.
Mientras más pequeños, más necesita de nosotros, pero en la adolescencia es crucial que estemos con ellos, claro que debemos tener cuidado de no asfixiarlos.
Sentir a papá y a mamá cerca les da seguridad y los hace sentir importantes y eso les da estabilidad.

Tercero. Enséñales que la dignidad les viene de que son hijos de Dios.

Si les decimos desde pequeños que son templo del Espíritu Santo y que son hijos de dios y que por eso es necesario que se cuiden y respeten nuestros hijos aprenderán a hacerlo durante todos su vida, sin importar lo que la sociedad les quiera imponer.
Los valores y principios se transmiten a los hijos con el ejemplo y desde pequeños.

Cuarto. Enséñalos a decir no sin sentir culpa.

Esto es muy importante ya que en muchas ocasiones nuestros hijos permiten abusos por qué no saben decir no.
Y nosotros debemos permitirles aprender sobre la marcha, por ejemplo, si no quieren saludar de beso a alguien o si no les gusta estar cerca de alguien debemos respetarlos. Claro, la educación siempre es importante y todo se puede hacer de un modo amable.

Y quinto. El respeto ante todo.

Es vital que les enseñemos a qué deben respetarse y hacerse respetar.
Que sepan que ellos mismos pueden propiciar, con sus actitudes, situaciones complicadas que atenten contra su dignidad.
Así que, esto lo deben aprender de lo que viven en casa, de nuestra forma de tratarlos y de tratarnos como papás; de cómo tratamos a las personas que los rodean y cómo nos dejamos tratar.
Cuidemos a nuestros hijos, son nuestro mayor tesoro y así lograremos que ellos estén capacitados para cuidarse a pesar de las circunstancias que los rodeen.

Dios te bendiga y mamita María te cubra con su manto.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Intrusos en la educación de los hijos

intrusos-educacionPor Silvia del Valle
@SilviaMdelValle @smflorycanto
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Es muy común que existan personas que, de buena voluntad, quieran aconsejarnos en cómo debemos educar a nuestros hijos o cómo debemos organizar nuestra vida familiar.

Esto provoca grandes problemas que si no tenemos una buena comunicación familiar puede dañarnos gravemente.

Lo que es claro es que nosotros, los papás, somos los primeros y principales educadores de nuestros hijos, así que aquí te dejo mis 5Tips para evitar esos intrusos en la educación de nuestros hijos.

PRIMERO. Papá y mamá son los responsables de la educación de los hijos.
Es un derecho natural que está reconocido en muchos pactos internacionales, como el de San José entre otros, y que debemos aprender a ejercer.

El Papa Francisco nos lo ha dicho claramente, hay que regresar del exilio y comenzar a educar a nuestros hijos.

La educación es un derecho, pero también una obligación que debemos cumplir por el bien de nuestros pequeños, no importa la edad que tengan.

SEGUNDO. Todos los demás pueden opinar.
Es importante tener en cuenta que los que están a nuestro lado no podrán dejar de darnos su opinión, pero es solo eso, una opinión.

Cada cabeza es un mundo y cada quien ve la vida de forma distinta por eso es necesario escuchar todo y solo tomar lo que nos puede beneficiar.

Escuchar no quiere decir hacer todo al pie de la letra.

TERCERO. No deben discutir por lo qué los demás opinan.
Es importante que como esposos lleguen a un acuerdo para no discutir por las opiniones de los demás.

Por el contrario, agradezcan todo y filtren lo que les vayan diciendo.

Esto también aplica con nuestros hijos más grandes ya que ellos ya se dan cuenta de los que los demás dices.

Debemos llegar a un acuerdo y saber que en casa se dialoga lo que los demás dicen como opinión sobre nuestra familia.

CUARTO. Es importante poner las reglas claras.
Todos los miembros de la familia las debemos conocer.

Poner límites es muy sano, no solo hacia afuera de la familia, sino hacia adentro también.

Si nuestros hijos ven que alguien está terqueando sobre cómo deben ser educados, ellos no deben participar de la plática y esperar a que seamos papá o mamá, los que opinemos y pongamos el límite.

Y QUINTO. La última palabra la tiene papá y mamá.
Lucas opiniones podemos tener pero al final quienes deciden cómo se van a educar a los hijos somos los papás.

Así que hagamos oración y tengamos un discernimiento para saber que rumbo vamos a tomar como familia y cómo vamos a educar a nuestros hijos.

  Escribir comentario (0 Comentarios)

Página 1 de 91